17 ene. 2017

Lucile, la diseñadora que sobrevivió al Titanic

Aunque su nombre es recordado por ser una de las pocas supervivientes del Titanic, la modista británica Lady Duff Gordon ya contaba con un reconocimiento por ser la pionera en instaurar nuevos conceptos en el mundo de la moda. Más conocida como Lucile, la diseñadora obtuvo notoriedad desde finales del siglo XIX hasta comienzos del XX.



Podría considerarse la primera mujer de negocios de la historia, al crear un imperio con ateliers de alta costura en Londres, París, Nueva York y Chicago. Esto le permitió crear una marca internacional, que traspasó incluso el Atlántico. Además, innovó en la manera de presentar sus colecciones, creando los primeros desfiles con modelos de carne y hueso en teatros y cines, y no utilizando maniquíes de cera como se había hecho hasta el momento.



Lucile destacó por liberar el cuerpo femenino gracias una relajación de los corsés y una reinvención de la ropa interior con nuevos tejidos y colores. Según el historiador Reandy Bryan, “Lucile sexualizaba las prendas de vestir de una manera elegante”. La modista era conocida por sus vestidos de té y de noche y sus sellos distintivos fueron los botones diminutos, volantes de encaje, cintas y delicadas flores de seda. Maestra de la comodidad, Lucile rebajó los escotes y creó faldas largas con aberturas con las que se podía caminar con más facilidad.




Como mujer polifacética que era, también se atrevió con la creación del vestuario de la obra de teatro La viuda alegre, vistiendo a la actriz Lily Elsie. Por otro lado, la diseñadora escribía semanalmente de moda en un periódico y mensualmente en Harper’s Bazaar y Good Housekeeping.


Martí Ventura y Adriana Blanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario