28 feb. 2011

TEJIENDO EL MAÑANA

La exposición "FUTUROTEXTILES 3" se instala en el Museo Marítimo de Barcelona para mostrar creatividad y ciencia sobre tejidos futuristas.

En el complicado y laberíntico mundo de la moda hay siempre un denominador común. Un elemento que aúna cualquier propuesta de colección. La base de todo y lo que pone en macha la rueda de esta industria tan peculiar: el tejido.
El tejido es sinónimo de civilización.
Desde las rudimentarias estructuras entrelazadas de lana, yute o seda, hasta las sofisticadas superficies de hilos inteligentes, pasando por la aparición de las fibras artificiales que abrieron paso a la modernidad en los años 60, el tejido ha sido siempre fiel barómetro de progreso.

Cartel promocional de la muestra.

Celebrando este fenómeno evolutivo, se presenta en Barcelona y hasta el próximo mes de Abril, la exposición “FUTUROTEXTILES 3: Surprising textilies, design and art”. Se trata de una iniciativa de la ciudad francesa de Lille que en su periplo mundial (ya ha pasado por Turquía, China y seguirá por diferentes ciudades europeas) hace escala en nuestro país eligiendo la sede del Museo Marítimo como aparador global. 

Bajo los abovedados techos de las antiguas atarazanas, la muestra embarca al interesado en un recorrido exquisitamente construido por las fibras del futuro y vertebra la visita en disciplinas que van desde el arte, hasta la ciencia y la biología molecular.
La parte más plástica de la exposición nos introduce en el recurrente binomio arte-tejido. En esta primera parte ejemplos tan espectaculares como los vestidos hechos con cinta reciclada de viejos cassettes o las prendas luminosas con materiales conductores y fibras ópticas conviven con estructuras tridimensionales y sobredimensionadas esculturas de microfibra de última generación. 

Los gigantes en microfibra "Silenus", de Max Stricher.
"Sleep Suit" del diseñador Forrest Jessee.
"Hairdress" de Ben Gregory realizado con cabello humano.

En otro de los itinerarios (menos impactante quizás pero de gran interés) varias carpas de aséptica presencia nos introducen en el mundo en constante desarrollo de los tejido técnico.
En las bautizadas como Medtex y Protex-Sportex se pueden ver diferentes avances en la colaboración de ingenieros, investigadores y biólogos, donde el tejido hace de soporte y conductor de substancias que benefician la salud.

Mostrador divulgativo de fibras textiles extraídas de elementos naturales.

Tomamos como ejemplo las codiciadas prendas con propiedades hidratantes y anticelulíticas, los pijamas hospitalarios a base de fibra de quitina con efecto cicatrizante, las sábanas terapéuticas y afrodisíacas o las piezas con sensores que permiten medir datos médicos en los enfermos.
También se aprecian resultados sorprendentes en equipos protectores antifuego, antifrío y antichoque pensados para los sectores profesionales que así lo requieran.
Es especialmente interesante ver como una nueva generación de tejidos configuran la materia base en la arquitectura efímera de los refugios usados en catástrofes humanas como el pasado terremoto de Haití.

A pesar de que gran parte de las piezas expuestas procedan de la ciudad francesa madre de la muestra, a su paso por Barcelona se le han unido varias propuestas de empresas catalanas que ejemplifican el buen hacer del sector más cercano. Nos anima pensar que aquí se sigue investigando y se apuesta por la innovación quizás por la obligación indiscutible de reorientar nuestra agonizante industria frente los gigantes productores orientales.  
Oxigenad agendas y recorred el último tramo de las Ramblas hasta el Marítimo para comprobar que más allá de pasarelas y escaparates, el tejido es protagonista de una auténtica revolución.

Cristina Rubio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario