26 feb. 2011

Con clase


Ni nosotras somos Kate Lanphear o Giovanna Battaglia ni Albert es viejo y rico (aunque esto debería confirmarlo él porqué, quizá, su familia tiene un palacio y él no lo ha querido desvelar todavía...). Cuando ninguna de estas condiciones se cumple pero tu sueño es salir en un blog de street styling como el de Scott Schumman, The Sartorialist, el gráfico que encabeza este post deja muy claro lo que hay que hacer. Debes ponerte encima todo lo que tienes en el armario e ir por la calle haciendo malabares (¡Sí, poder caminar por tu ciudad más o menos equilibradamente a pesar de los tacones de 15 centímetros cuenta como malabares!) o tener el tiempo libre suficiente como para asistir a todas las semanas de la moda (a cuantas más, más oportunidades...y no, Cibeles no cuenta).


Si intentas todo lo que te sugerimos y aún así no lo logras, no desesperes. No significa que el estilismo que te costó tantas horas delante del espejo no sea espectacular y digno de mención. Otra buena manera de darlo a conocer sería tener un ego blog en el que enseñar al mundo tus trapitos y la capacidad 'sobrenatural' que tienes para conjugarlos con gracia. Otra opción (modestamente, la opción ganadora) es unirte a nosotros en la próxima cena de clase. ¡Aquí somos democráticos! Defendemos que para tener estilo no es imprescindible que vistas con marcas de pies a cabeza. Ayer, viernes 25 de febrero, tuvimos muy buenos ejemplos de esta filosofía que dice que con un budget limitado (entiéndase el de becarios o jóvenes periodistas semi-mileuristas) se pueden hacer maravillas y, al final, lograr salir retratado en un post sobre street styling...


Empezamos por Ingrid, nuestra embajadora del estilo parisino en Barcelona, que vino con unos súper actuales botines de cuña y un bonito bolero/americana de tweed en tonos grises con aplicaciones de piedras, brillantes y tachuelas en los hombros.


Gemma, con su melena y los volantes de su camiseta bailando al ritmo del aire, aportó a la velada un toque de clasicismo. Nos encantó especialmente su calzado, femenino pero cómodo. Como los zapatos de las bailarinas de bailes de salón o los que vimos en Prada para la próxima primavera/verano.


Eva también apostó por los volantes. Estos eran de Zara pero podían muy bien pasar por Isabel Marant, Paul & Joe o Tommy Hilfiger, marcas que han diseñado prendas similares para este otoño/invierno. La mini falda rosa pálido sobresalía entre el conjunto negro como un tutú de bailarina. ¡Muy Cisne Negro!


Lorena apostó por los mismos tonos y por los vuelos, esta vez en la camiseta. Además, y quizás por estar recién llegada de Cibeles, y todavía influenciada por la energía exhibicionista que sintió en el evento, fue quién mejor posó para nuestro objetivo. Toda actitud.


Yun, con un estilo muy propio de su país de origen - China - basado en las sobreposiciones de materiales y motivos, vestía ayer una camiseta/vestido con encaje en los hombros y una calavera floreada estampada delante. La complementó con unas botas por la rodilla y un clutch beige que le daban al look un estilo muy urbano.


Albert (que quizá, visto lo visto, puede que efectivamente sea rico) vistió y calzó Lanvin. Además del toque de glamour, nuestro chico fue también el responsable de dar a la velada una pincelada de color con sus zapatos azules, diseñados por su homónimo para H&M.


Nerea, con su vestido de leopardo (el estampado que no pasa de moda y gusta a todos), y su abrigo de Zara apostó por otro de los tonos de la temporada: el beige. Fue muy lista porqué en el conjunto negro/blanco/gris de nuestro grupo se hizo notar.


Raquel F, de blanco y negro (una fuerte tendencia de la temporada tanto como de la cena), complementó su entallado vestido de H&M con unas bonitas piezas de bisutería falsa a imitación de joyas reales. Muy Chanel años 30.


Diana lució unos pitillos de plexipiel estilo Balmain y un top negro compuesto por dos partes con aplicaciones de lentejuelas. Modelo ideal para un encuentro formado por cena y 'pendoneo' como el nuestro.


Raquel S. también sobresalió con un estilismo muy girly. Y por el ínfimo toque de color con que complementó su vestido negro escotado en la espalda. Su cinturón rosa imitación de piel de serpiente no pasó desapercibido.


Mafalda eligió un vestido corto de lana gris con aplicaciones de paillettes doradas y plateadas en uno de los hombros. Lo complementó con botas tubo y cazadora de piel negra y un diminuto clutch 'made in Portugal' con aires de k7/cámara fotográfica.


Finalmente, en el look de Jessica, de satén negro, sobresalían su densa melena rubia, sus labios rojos y unas "piedras" en su dedo anular derecho que complementó con un 'prometido': Jordi. ¡Felicidades, guapa!

En definitiva, no sólo en las calles de los distritos neoyorquinos del Soho o Mepa se puede encontrar estilo. Ayer por la noche, en el barrio barcelonés del Raval, 12 jóvenes aspirantes a periodistas de moda también mostraron toda su naturalidad y chispa.




Texto y fotos de: Albert R. Dot, Diana Ibarra, Eva Navarro, 
Gemma Grau, Ingrid Rosiau, Jessica Laspalas, Lorena Coelho, 
Mafalda Soares, Nerea Cudinach, Raquel Febrer, Raquel Sans, Yun Zhou


1 comentario:

  1. Para repetir muchas y muchas más veces... Y a ver si en el futuro más compañeras se apuntan! =)

    ResponderEliminar