22 feb. 2011

El éxito tiene cara de blogger



En mayo del año pasado, una de las francesas más conocidas de la blogosfera, Betty Autier de Le Blog de Betty, encendió la llama: Zara había utilizado su cara bonita como diseño de una de sus camisetas. Así, sin permiso, sin notificación previa. Nada de nada. La joven había estado de vacaciones en Miami y se había hecho una fotografía de las que acostumbra para mostrar a sus miles de seguidores su estilo a la hora de vestir. De pronto, se veía colgada en perchas de tiendas de todo el mundo. "Zara, we have a problem" aseguró la joven entonces. Y Zara desapareció de Le Blog de Betty.

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. En el caso de Inditex, en la misma camiseta. No contentos con lo ocurrido con Betty, la semana pasada eran otras blogeras las que se sentían "utilizadas" y "desvalorizadas" por el uso que, en este caso Stradivarius había hecho de su imagen. Casualmente o no, ninguna de las plagiadas eran egobloggers españolas.

 Louise Ebel, de Miss Pandora: ultrajada y, encima, copiada.

Podrán gustar menos, se las podrá criticar más, pero lo cierto es que el fenómeno blog en la moda está  ya más que asentado. Son las nuevas estrellas. Las marcas conocen el filón que estas chicas de a pie suponen para vender. La pasarela Cibeles ha estado copada de egobloggers luciendo estilo. Son las primeras en anunciar nuevos tratamientos, nuevos productos, algunas revistas femeninas las incluyen entre sus páginas...
 
Sin embargo, y como todo, su masificación puede llegar a cansar. De alguna manera, las pioneras consiguieron hacerse relativamente conocidas y bajo su estela han comenzado a crecer miles y miles de "imitadoras". Eso sí, como en cualquier otro sector, sólo las verdaderamente válidas podrán perpetuar su reinado. ¿Al resto? Veremos qué es lo que les espera.

Eva Navarro


No hay comentarios:

Publicar un comentario