7 ene. 2012

Las crisis se superan con glamour


Parece ser que la moda tiene un comportamiento cíclico, así pues prendas o estilos vienes y van. En esencia pueden parecer la misma prenda, pero siempre hay aquel toque de novedad que la distingue de la autentica prenda vintage. La moda pero, no es el único elemento cíclico que hay, la política o la economía también sufren este comportamiento. Debido a la situación actual, me gustaría concentrarme en el paralelismo que se produce en periodos de crisis con el mundo de la moda.

De manera general, podríamos detallar 3 grandes crisis durante el siglo XX y lo que llevamos del XXI. La primera y hasta hace poco la mas paradigmática se sitúa en ese fatídico octubre de 1929. Esta crisis financiera que tubo el origen en el mercado de las acciones de NYC se extendió hasta finales de los años treinta e incluso principios de los cuarenta. La situación social de hasta entonces llamada Los felices años 20 fue un feliz periodo de androginia, cabello corto, silueta tubular y el sportswear. Fuera la crisis o el cansancio del modelo garçonne en la década de los 30 las mujeres volvieron a un modelo mas tradicional. Aunque durante el día abundaban los vestidos funcionales de noche el glamour y la sofisticación eran los protagonistas. Hollywood tubo aquí mucho que ver, ya que las divas de la gran pantalla eran adoradas e imitadas. Es posible que de esta manera se olvidaran de los duros y difíciles momentos económicos.

Izquierda Mae West, derecha Hedy Lamarr, años 30

Si avanzamos un poco mas en la historia, nos encontramos con la crisis del petróleo de 1973. La década anterior, los 60, nos había traído un periodo de siluetas infantiles, una androginia masculina, la minifalda, los mods y el movimiento hippy. Todo esto explosionó junto con la crisis en un caos estético. Hubo una nostalgia hacia el look retro y bucólico herencia directa de los hippies junto con una exageración y un auge de lo kitsch para culminar en la indumentaria típica de la música disco, el estilo afro, el look glitter, colores llamativos y formas ceñidas.

Estética años 70

La primera y única crisis del siglo XXI, por ahora, es la que empezó el 2008 y de momento sigue vigente. Esta crisis señalada por muchos especialistas internacionales como la crisis de los países desarrollados, tubo su origen en Estados Unidos. Podemos decir que se había vivido uno de los periodos de prosperidad económica mas largos hasta el momento. El culto al cuerpo presente durante todo el siglo persistía, en los 90 el minimalismo predominaba, el made in USA llega a España, comodidad y simplicidad, un guardarropa básico. También es la década de la customización y la moda deportiva. El cambio de siglo no trajo grandes cambios, el sportwear y la ropa cómoda seguían triunfando junto con el denim. Pero con la crisis de 2008 si se producen cambios, parece que como anteriormente las prendas tienden a exagerar, en colores, en estampados y en formas. Aparecen los prints de animales, colores fluor, abrigos de pieles, bolsos big size, joyas grandes y doradas.

Estética 2012


Es evidente que los periodos de crisis traen consigo épocas difíciles, y mas teniendo en cuenta que normalmente se proviene de una época de prosperidad. ¿Es por eso que se tiende a la exageración y la búsqueda, no siempre acertada, del glamour y la sofisticación? Es posible que intentemos tapar con ropa glitter las penas y dificultades que estos duros periodos económicos nos ofrecen? 

by Clara Compte

No hay comentarios:

Publicar un comentario