30 dic. 2010

La noche en 700 nm.

O lo que es lo mismo, la longitud de onda del color rey de estas fechas: el Rojo.
Alguien tenia que escribir sobre él!
Amado por muchos y odiado por otros, a nadie deja indiferente el simbolismo del color que habita en el extremo derecho del espectro cromático y hace de frontera entre lo visible y lo invisible.
Goethe, en su libro “La teoría del color” insiste de forma rotunda en la ambivalencia del rojo, afirmando que se trata del más elevado de todos los colores y el de mayor dignidad.
Además, según las tradiciones medievales que aún condicionan nuestro imaginario moderno, el rojo es el color para celebrar la prosperidad de la tierra, saludar al nuevo año y levantar ánimos y pasiones de los menos fogosos. Eso sí, en épocas remotas estuvo siempre escondido debajo de camisas y túnicas por considerarse pagano e impuro, lo que resulta en su evolución, como la apuesta más acertada para la ropa interior en la noche de fin de año. 

Adriana Lima de Victoria's Secret Invierno 2010.
  
Ahora más de uno debe sopesar la opción de dejar de luchar contra el bombardeo de rojo que encontramos en las tiendas de lencería más democráticas del momento y sucumbir a la compra casi obligada de una pieza de este color.
Para las que nos apartemos de tales imposiciones masificadas y tradicionalistas, propongo una alternativa para cubrir el expediente: el Zapato Rojo.
Rojas eran las zapatillas de ballet protagonistas del famoso cuento de Andersen. Rojísimos los que conducían a Dorothy por un camino de baldosas doradas en busca del Mago de Oz, y también los coquetos zapatos que esta temporada nos han hecho rendirnos ante Isabel Marant.

Poppy Suede Pumps de Isabel Marant Invierno 2010.
Bautizados como Poppy Suede Pumps han formado dueto y abierto las puertas del éxito a pitillos, faldas y vestidos agotándose en Net-a- Porter e inspirando a Zaras, Blancos y demás.
Algo tendrá el binomio “zapato + rojo” ya que ha sido fuente de inspiración para tesis psiquiátricas que se han centrado en descubrir que se oculta bajo su tacón.
El mejor ejemplo lo encontramos en Freud, primero en tratar la simbología erótica del calzado en su libro “Fetichismo”, relacionando calzado con sumisión y deseo sexual.

Pero si ninguna de estas opciones nos convence para cumplir con la liturgia en la última noche del año, siempre podemos optar por la mezcla íntima del rojo sobre nuestras pieles. Labios y uñas nunca estarán tan apunto para recibir besos y sujetar copas como con los incondicionales clásicos de Chanel. 
Si según todos los estudios, en tiempos de crisis se dispara la venta de pintalabios rojos, este es el momento sin duda!

Clásicos Rouge de Chanel con Monika Jagaciak, imagen de esta temporada.
Pintarse de carmín es también un gesto nostálgico y evocador que nos transporta a Marilyn, Coco Chanel o a la mismísima Evita Perón. Mujeres, todas ellas, que con su cromática elección estaban transmitiendo al mundo seguridad, pasión y determinación por la vida.
A ellas no les fue tan mal, al fin y al cabo. Vale la pena arriesgarse y probar.

Feliz año a todos!
  
Cristina Rubio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario