12 dic. 2010

Desayuno con diamantes




La mañana del pasado viernes no fue para mí como las demás.  Desde el 30 de noviembre la marca de joyas Tiffany and Co tiene tienda en Barcelona, en el mismo Hotel Mandarín Oriental situado en el Passeig de Gracia.

Mi curiosidad y el lujo de tener la mañana libre me dieron el empujón necesario para arreglarme para la ocasión: entraría en Tiffany's y solo esperaba que me atendieran bien, como cualquier clienta dispuesta a gastarse lo que hiciera falta por una joya bonita... Puse en práctica mis dotes interpretativas y efectivamente entré. Para mi sorpresa no había más que una pareja, bebiendo una copa de champagne, sentados frente una vitrina en la que había expuestos los exquisitos anillos de la colección de Elsa Peretti. 

Confieso que no fue fácil para mí, pero me mostré convencida, necesitaba escoger unos pendientes que supuestamente alguien me quería regalar, no importaba el precio, solamente que fuera algo discreto, sencillo y elegante...

No me ofrecieron champagne pero me atendieron con una amabilidad que me sorprendió gratamente, no es lo normal en una tienda en pleno centro de Barcelona, siento decirlo.

Y mientras, entre mostrador y mostrador iba fijándome en la decoración. Los techos , de color blanco con una cenefa como si del típico lazo que caracteriza los paquetes de Tiffany's se tratase, fotografías de Nueva York y luz, mucha luz. Pero se les olvidó un detalle importante, no había música y el silencio llegaba a ser un tanto incómodo. Una música ambiental, incluso un jazz clásico, una melodía que te invitara a relajarte y a mirar, probar, sin prisas.

Me escribieron la referencia de tres modelos, entre ellos un ejemplar maravilloso de la clásica colección de 1837,  y por una mañana me sentí como la misma Audrey Hepburn en la película Desayuno con diamantes.  Mi experiencia informativo-interpretativa había terminado y con toda la tranquilidad y educación les dije que estaba bien el precio y que ya vendrían a recogerlo... 

 




Os propongo que de vez en cuando os atreváis a poneros en la piel  de otro, jugad y experimentad,  ¡es divertido! y además es gratis, puntualización importante en los tiempos de  crisis que corren...

No hay comentarios:

Publicar un comentario