28 nov. 2010

Una de Estilistas

El otro día falté a clase pero me sentí feliz y realizada.
No relacionéis estos sentimientos con el hecho de perder la oportunidad de asistir a una clase de Comunicación y Periodismo de Moda, en absoluto. Todo lo contrario. Falté porque me pasé 15 horas de rodaje de un Spot que verá la luz próximamente y donde se me encargó la tarea de crear el estilismo de sus protagonistas con apenas una semana de antelación y un presupuesto low cost .
A pesar de opiniones como la de la experimentada y mítica Susana Frouchtmann que califica el estilismo de moda como una salida profesional casi “de consolación” para un diseñador de escuela nacional huérfano de pasarela (vale la pena leerlo en Modaes en su artículo del pasado Agosto “¿Diseñadores sin trabajo o sin pasarela?”) disfruté mucho con el proyecto.
El encargo, sin más preámbulos, era vestir a dos protagonistas féminas que bien podrían ser nuestras Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) y Charlotte York (Kristin Davis) de la ya más que laureada Sex and the City.
Las originales: Carrie y Charlotte en Sex and the City 2
El trabajo llegó a mi a través de la productora escogida por la agencia de publicidad contratada previamente por una potente marca multinacional (los 3 pilares de la producción de publicidad). El cliente había basado su estrategia de presentación del nuevo producto en la figura de dos mujeres cuyos looks parecieran salidos de la mismísima mente de Patricia Fields y que expresaran, en apenas 20 segundos, toda la novedad de un nuevo postre lácteo que promete revolucionar los paladares más fashion victims.

Patricia Field estilista de Sex and the City
Mme.Rose Bertin, asesora de moda de Marie Antoinette S.XVIII
 Ms.Field (Patricia) es para la moda contemporánea lo que Mme. Rose Bertin  fue para la reina fashion por excelencia Marie Antoinette a finales del siglo XVIII.
Sus estilismos han llenado portadas, creado tendencia, movido a toda una generación de mujeres a imitar sus propuestas y por supuesto, han hecho que Carrie y sus secuaces sean lo que son hoy y hagan agotar las baterías de los flashes en cada una de sus apariciones públicas.
Pocos nombres dentro del mundo del estilismo del cine y la TV suenan con tanta potencia como el de esta dama de pelo rojo chillón nominada para el Oscar a mejor vestuario por su excelente trabajo en  El diablo viste de Prada.

Os puedo asegurar que ni una de las prendas que finalmente fueron aprobadas después de una larga sesión de fitting llevaba la firma de ningún diseñador o marca de lujo. El resultado final convenció y fué, a mi entender, la mejor manera de llegar a un target de consumidor más que concreto.

Sarah Jessica Parker "con pinzas"de estilista.







 La publicidad, sea a lo Sex and the City o a lo Aída, condensa múltiples disciplinas con un único objetivo: vender o hacer que una marca nos embruje y haga jurarle amor eterno.
En mi granito de arena estilístico seguramente nadie me escribirá ninguna misiva romántica, pero sí tengo claro que la moda evoluciona con cada gesto y en cada una de nuestras acciones, propuestas o crónicas.
Su poder va más allá del marco de una imagen realizada por el fotógrafo mediático mas afamado a la icónica de turno y con el modelazo más caro del momento.
La influencia de la moda actual llega a nosotros por donde menos te lo esperas: en un tweet, desde una serie de Manhattan o en forma de anuncio de un nuevo yogurt.

Cristina Rubio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario