2 ene. 2015

Lo Cursi Mola, aceptémoslo.

A nadie le gustan las cursiladas, y a mí menos (soy más Punk que Pop), pero las audiencias mandan, y si estas adoran lo rosa y lo pasteloso, yo les voy a dar rosas y pasteles (con mucha nata y mucha fresa).


Hay que ser respetuoso con las cursilerías. Si culturalmente nos han educado que el rosa es para las chicas y el azul es para los chicos, entonces sigamos las normas del juego, que para lo contrario ya existen los rebeldes (que venden poco, muy poco). Porque el Mass Market pide tópicos, como la música Pop: productos frívolos y con fecha de caducidad protagonizados por rubias oxigenadas y virginales (como la caducada Britney Spears o la casi-caducada Lady Gaga).

Soy joven y quiero cambiar el mundo*, me gusta arriesgar. Me parece increíble la remodelación que hizo Putman en Le Bon Marché, Satie siempre me inspira, y ¡ Christo y Jeanne-Claude son mis mentores ! Pero a mi público no le interesa nada de esto. Le gusta lo “normal” (lo normalizado): como los dulces, los tulipanes, los gatitos, la moda, leer Best-sellers o ir al cine con el marido. Y yo, que he leído Walden, que aspiro a Hermès, o que prefiero regalar un libro a un bolso, adoro las audiencias: Porque si una estampa de una Lady vestida con un print de corazones consigue ser la imagen más compartida y comentada de la temporada, entonces mi titular es certero: Lo Cursi Mola, y aceptémoslo.


* Pero ahora no toca 


J.Deniel

























No hay comentarios:

Publicar un comentario