30 nov. 2014

Strike a pose lujo

-REFLEXIÓN-


La industria actual de la moda prêt-à-porter (en Occidente), poco ha variado desde hace años, reminiscencias de décadas pasadas y alguna que otra nueva estructura geométrica pero poco más, parece que nuestros diseñadores no están muy inspirados o les falta imaginación. Muchos al leer mis palabras pensarán que me equivoco, que hoy en día vivimos en una eclosión de texturas, formas, colores y materiales e inspiraciones varias pasando por la de los propios creadores, los cazatendencias y el ya llamado street style, todo ello enmarcado por el sistema bubble up; quizás sí, hay mucho movimiento y en ambos géneros, pero yo quiero profundizar en la marcas de lujo, es donde el estancamiento es más visible. Por alegría de muchos y desgracia de otros son las que dictan la moda –de verdad- desde arriba hasta abajo, en el también famoso sistema triclke-down. Si vas a un archiconocida cadena low-cost por ejemplo, y ves un pantalón (de material desconocido), pero con muchas flores que evocan a un barroquismo de otro tiempo, puedes llegar a pensar por unos segundos si eres bastante curioso/a quién dio “pie con bola” para que esa tendencia se haya aceptado con éxito y esté en ese establecimiento exponiéndose cómo uno de tantos de miles de productos por tiempo limitado, además mediante medios offline y online, te acabarán imponiendo una necesidad en ellos, así esa temporada si lo compras y los luces por la calle, la gente –que entienda- verá que si vas a la última, que sí sabes de tendencias y de moda, aunque sea a base de comprar copias a precios asequibles. De aquí reside el éxito del sistema.


Recobrando mi argumento de las primeras líneas, lo que hoy llamamos lujo, esas marcas que han marcado un hito en la historia de la moda y han conseguido consagrarse mediante éxitos en una esfera única creando un estatus social, y en la que les unen a todas hoy en día mucho: desde dueños comerciales de holdings, precios y calendario de desfiles. Pues bien, esas cabezas pensantes de estas casas no les veo muy en la labor de hacer grandes proezas, observo que no emocionan, no transmiten y el público se ha acostumbrado. Me gustaría que realmente hicieran alguna que otra proeza para llevar la moda contemporánea alguna dimensión cómo lo hiciera en su tiempo la Chanel de mitad del siglo XX, mujer a la quién admiro por ser valiente en muchos campos, además de mejorar la vida de la mujeres con prendas llevaderas y ser una visionara de lo que es hoy es la moda. Habría que preguntarse si hay que innovar cómo lo hiciera Coco, o mejorar proponiendo nuevos retos y desafío, ¿cómo?, indagando en campos que puedan resultar útiles y monetáriamente también.


Foto: Carolina Herrera saludando en un desfile (Google.es)

Ulixes Fernández
www.fashionanthropos.blogspot.com.es


Twitter: @fanthropos
Facebook: @fanthropos
Pinterest: @fanthropos
  Instagram: @photoulixesfg

No hay comentarios:

Publicar un comentario