30 nov. 2014

El futuro de los wearables pasa por la moda

Más de 30 años han pasado ya del lanzamiento de aquel reloj de pulsera de Casio que nos permitía hacer cálculos además de consultar la hora...

Muchas cosas han cambiado desde los años 80, es cierto, pero la premisa sigue siendo que la tecnología esté a nuestro servicio.

Tras la sencillez de esta afirmación, sin embargo, existe un gran trabajo e investigación en aplicaciones tecnológicas y no siempre se traduce en éxito. ¿Quién no ha comprado un gadget que no le ha servido de nada o no lo ha sabido utilizar? ¿Quién se acuerda de los busca o beeper?

Kitt te necesito
KITT, te necesito
Que un instrumento sea útil y podamos utilizarlo en nuestro día a día es muy complejo y no solo depende de los avances tecnológicos, sino de las tendencias. De nada sirve tener una gran tecnología, si no tiene una gran acogida o no es el momento correcto.

Bastantes años después, nuestras muñecas visten de otra manera: dejamos de soñar con llamar a KITT y casi lo hemos hecho realidad a través de los wearables.

No solo podemos consultar la hora al mirarnos el reloj que seguimos teniendo en la muñeca, sino que podemos saber el tiempo, nuestro estado de salud, qué sucede en nuestro entorno, consultar nuestro correo...

Uan momen plis que todavía no tengo un reloj de esos...
Uan momen plis que todavía no tengo un reloj de esos...

La evolución de la tecnología móvil ha permitido que cualquier objeto deje de estar inanimado para poder ser controlado no mecánicamente, sino digitalmente. Claros ejemplos los tenemos en los coches, en la calefacción de casa o en las luces, en una cámara montada en un drone o colocada en la habitación del bebé... todos gadgets controlables desde un dispositivo.

Wearable man
Wearable-man

La diferencia sustancial de toda esa tecnología que nos rodea, con los wearables es, precisamente, eso: que nos rodea, que no forma parte de nosotros. Por eso los wearables van un paso más allá y rompen ese espacio, estando constantemente en contacto con nosotros.

Los wearables son dispositivos electrónicos que se colocan en alguna parte de nuestro cuerpo o ropa e interactúan constantemente con nosotros o con otros dispositivos con un objetivo determinado; pero, sobre todo, con la finalidad de obtener datos y poder reaccionar en consecuencia a esta información.

Es cierto que no acaban de aparecer, pero sí es el momento en el que la tendencia actual en el mundo de la moda y en la sociedad, permite un acercamiento con la tecnología.

AppleWatch

De este modo, los que son periféricos, se empiezan a incorporar dentro de nuestra estética y, aun llamando la atención por sus capacidades, dejan de parecer entes extraños desconectados de nosotros.

Aunque esa zapatilla lleve un chip que mide la posición y la pisada, es una zapatilla de verdad. Aunque ese reloj te permita apagar las luces de casa, es un reloj. Aunque esa joya calcule tus pulsaciones, nunca sabrás que lo está haciendo, porque es realmente una gargantilla de oro y diamantes...

La evolución de la tecnología wearable ha de pasar por la moda porque ha tender a camuflarse, a ser invisible.

Tal vez los smartwatches o las smartglasses tengan cabida ahora mismo pero, sin duda, la industria de la confección tendrá un peso importate en la introducción de nuevas tecnologías en los propios tejidos, y no ya a la producción. De este modo cualquier prenda que llevemos con nosotros será inteligente.

Alfombra que cambia de color
Tal vez solo cambie de color... pero es un comienzo y se pueden encontrar numerosas aplicaciones

De todas maneras, no pensemos que nos queda muy lejos o no vamos a poder tener prendas inteligentes: la tecnología y las aplicaciones son reales.

Hace un par de años nació "Everpurse", el bolso que permitía cargar el móvil, por ejemplo, y de los últimos a introducir la tecnología en el ADN de una confección ha sido Ralph Lauren con sus camisetas:


Y Victoria's Secret acaba de lanzar un sujetador que permite controlar el ritmo cardíaco recogiendo datos a través del tejido.

Iniciativas como la del pasado Madrid Fashion Tech, nos permiten constatar que empieza a haber un movimiento incluso en España.

La moda deportiva ha sido pionera en abrazar esta innovación y aunar esfuerzos con empresas expertas...

¿Se quedarán atrás las marcas que no se planteen incorporar tecnología wearable?


Elisa 'Coco' Rodrigo
Encuéntrame en Twitter: @CocolaCoquette
Consulta mi perfil y CV en: ElisaRodrigo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario