24 nov. 2014

Revistas de moda: entre el papel y lo digital

Atrás quedaron los días en los que las revistas solo debían competir por la atención del público desde los kioskos. Hoy en día, el sistema de la moda se ha complejizado (o evolucionado) dando lugar a una diversidad de canales de comunicación, sobretodo digitales, obligando así a los medios impresos a repensar sus estrategias. Las revistas no solo deben llenar páginas impresas, ahora también tienen que alimentar los feeds de las redes sociales.


Milán, setiembre de 2009. Dolce & Gabbana sienta en la primera fila de su desfile SS 2010 a un grupo de bloggers junto a los editores de revistas más destacados, reconociendo así el nacimiento del fenómeno de los blogs de moda. Cinco años después, la historia sigue siendo la misma: temporada tras temporada, desfile tras desfile, los tan cuestionados bloggers ocupan varios asientos de las primeras filas en las principales capitales de la moda, codeándose con algunos de los actores más importantes de la industria. Es que los bloggers han ganado protagonismo, se han convertido en celebridades per se, y más importante aún, en verdaderos líderes de opinión. Nos guste o no, la voz de Leandra Medine es tan válida como la de Nicole Phelps, y la imagen de Chiara Ferragni tan rentable como la de Anna dello Russo.

Bloggers y editores en la primera fila de Dolce & Gabbana / Foto: New York Times
Chiara Ferragni / Foto: Valentine Avoh

Definitivamente las redes sociales han jugado un rol fundamental en el auge de los bloggers, de hecho mucho antes que Vogue tuviese Instagram, Bryanboy ya era un experto. La inmediatez se convirtió en su principal estrategia y las redes sociales fueron sus aliadas para hacerlo. Ellos reportaban antes que ningún otro medio, ganando así popularidad entre los fashionistas, al mismo tiempo que sus sitios se iban profesionalizando a nivel de contenidos y gráfico.

Ante este panorama los medios tradicionales tuvieron que replantear su posicionamiento – al final de cuentas en la jungla de la moda es solo una cuestión de supervivencia del más fuerte. De a poco las revistas entraron al mundo 3.0, primero con versiones de lectura para iPad, fanpages en Facebook, cuentas de Twitter y finalmente de Instagram, compartiendo allí los contenidos que aparecían publicados en las ediciones impresas. Pero eso no era suficiente. La necesidad de contenidos originales y dinámicos se convirtió en un aspecto fundamental de la digitalización de las revistas, algo que medios como Vogue y i-D entendieron rápidamente. Además de sus portales (Vogue.com y i-d.vice.com, respectivamente) en donde continuamente publican notas exclusivas – no siempre relacionadas a lo que se ve en sus versiones de papel – crearon canales de Youtube con videos que abarcan desde tutoriales de belleza al backstage de producciones y entrevistas a personalidades. Esto les ha permitido alcanzar a una generación que no está dispuesta a pagar a por la información ni leer largas notas, pero que consume contenidos visuales y, si les gustan, los comparten en sus redes.





¿Es este, entonces, el futuro de las revistas? Es difícil decirlo con certeza, pero definitivamente las publicaciones deberán poner un pie en cada esfera: el papel y lo digital. Uno aún no sistuye al otro, y cada uno tiene su valor agregado, pero a pesar del crecimiento de internet, el papel aún no ha caducado. Según la directora de Moda.es, Pilar Riaño, “las revistas impresas tienen que ofrecer otra cosa que no esté en internet. El ritmo de lectura es diferente, por lo que sigue habiendo lugar para el papel”. De todas formas, esto no significa que las cosas sigan estáticas en el ámbito impreso, definitivamente la forma de comunicar ha cambiado. “Las revistas van camino a convertirse en catálogos o en producciones artísticas” explicó la periodista Leticia García. Vogue y Elle son claros ejemplos del primer grupo, mientras que publicaciones como CR Fashion Book, Grey y Simply son verdaderos objetos de colección tanto por sus fotografías como por la calidad de la impresión. Este es el nuevo panorama del periodismo de moda.

Fotos: @GigiSampaio1, @collagevintage, We are design bureau y @kristiemacaulay 


Augusta Adriasola
@augus_ad

No hay comentarios:

Publicar un comentario