20 abr. 2015

EL ARTISTA QUE SE COLÓ EN LA MODA

El diseñador madrileño Pedro del Hierro, fallecido el pasado 3 de abril a los 66 años, ha sido uno de los máximos exponentes de la moda española. Repasamos su exitosa carrera a través de sus palabras, en las no muchas entrevistas que concedió a lo largo de su carrera.

Nieves Álvarez en un desfile de Pedro del Hierro.

Miriam Calderé
Artista de nacimiento, diseñador de vocación. Instruido en las artes plásticas y con un conocimiento exhaustivo del arte- su padre fue el conocido pintor Pedro Mozos- Pedro del Hierro ha sido uno de los maestros del diseño español. Él mismo se declaraba como hedonista y nihilista: “amo la belleza y toda mi vida la dedicaré a ella.  Su gran pasión fue siempre la moda, a la que dedicó más de 37 años de profesión.  

Con tan sólo 21 años monta su primer taller y en 1974 funda la marca Pedro del Hierro y presenta su primera colección ganándose el calificativo de nueva promesa. Sus colecciones tuvieron grandes éxitos tanto en España como en Europa y América. Y dos años más tarde, en 1976 ya es admitido como miembro de la Cámara de Alta Costura de París junto a grandes nombres como Pertegaz, Santa Eulalia, Lino o Pedro Rodríguez. Entendió la moda como una renovación y un cambio constante. “ El diseñador depende de la industria y debe representar a una época”, admitía él mismo.  Para él, moda e industria eran lo mismo y, en 1981, dio el paso al prêt-à-porter y fue el primer diseñador español con boutique propia en grandes almacenes. La moda sin industria no es nada, entendía el diseñador madrileño.  Fue pionero en vender un universo, a través de las licencias de gafas, zapatos o complementos. Tomando como ejemplo la visión comercial de Pierre Cardin en Francia.

En la temporada 1988/89 empezó a diseñar ropa masculina y empezó a distribuir sus diseños a través del grupo de distribución textil Cortefiel. 
De izquierda a derecha: Colección Prefall 1997, Colección masculina presentada en Cibeles en 1997 y Presentación en Cibeles de 1998.
En 1992, el grupo adquirió la totalidad de la firma, con la que Pedro del Hierro colaboró hasta su retirada en 2002, por problemas de salud. “Siempre pensé que iba a morir haciendo vestidos, pero la realidad ha sido distinta, declaró el diseñador en el homenaje a su carrera “Color, Belleza y Tiempo”,en el Museo del Traje en 2011, cuando se apartó definitivamente de la esfera pública. Entonces se dedicó exclusivamente al arte, como vaticinó en una entrevista en 1986: “Me gustaría liberarme de todo lo que condiciona el diseño de moda, de su utilidad, para hacer un arte más libre, con menos condiciones.. Dicho y hecho, en la última entrevista que se tiene constancia, en el Monográfico de TVE, abre las puertas de su casa al periodista de moda Jesús María Montes-Fernández, y le presenta sus propias obras que cuelgan de las paredes del museo que convirtió su casa.

.En 2003, cuando abandonó la firma, ésta continuó en activo y en 2012, Carmen March –que había cerrado su propia marca dos años antes – fue nombrada directora creativa.
Pedro del Hierro en la presentación del homenaje Color, Belleza
 y Tiempo en El Museo del Traje de Madrid en 2011.
Las creaciones de Pedro del Hierro proponían una mujer elegante y sofisticada sin excesos. Los diseños serán siempre una forma de expresión que ayudarán a buscar las mejores cualidades de uno mismo”, en palabras del diseñador en una entrevista en 1991, “mi labor es embellecer a la mujer .Entre sus referentes, estaban los diseñadores Hubert de Givenchy, Yves Saint Laurent, Balenciaga, Jean Paul Gaultier y Emanuel Ungaro, a quienes siempre elogiaba.

Propuso una elegancia sin estridencias, con el uso de líneas geométricas, vestidos arquitectónicos, en los que había un predominio de la línea recta y el uso de colores potentes.
Para Pedro del Hierro, la moda tenía un denominador común porque “en el fondo, la mujer es quién marca la moda. Nosotros sólo proponemos, decía. Este respeto por la mujer, saber entender que la elegancia no está reñida con ser una mujer activa, fue la filosofía que marcaron sus creaciones de prêt-à-porter. Humilde y esquivo con la prensa, admitía que “prefiero que mi moda hable por mí. Creo que tiene más interés la obra que no el diseñador”.  Pero entenderlo a él a través de sus palabras, es también entender su universo, su visión práctica de la moda sin perder el  gusto por embellecer. Sus palabras han enmudecido, pero sus vestidos seguirán siempre hablando por él.

Imagen del Homenaje Color, Belleza y Tiempo en la que se expusieron modelos del diseñador.




@imlady_rebel

No hay comentarios:

Publicar un comentario