25 mar. 2015

Las it-babies. ¿Dónde está el límite?

Esta mañana hojeaba Vogue Niños del mes de abril cuando un artículo me ha dejado impactada. Noth West, la hija de Kim Kardashian y Kayne West, montaba un "bonito" espectáculo en el front row de Adidas -donde desfilaba su padre-  en la Semana de Moda de Nueva York. Parece que estar sentada entre Beyoncé y Anna Wintour no le pareció buena idea a la niña, que tuvo que ser sacada por su madre al no conseguir calmarla. 


Esto me ha hecho plantearme hasta que punto estas mini it-girls están preparadas para el mundo de la moda. Si esta justificada su presencia en desfiles o incluso si visten acordes a su edad. Hagamos primero un repaso de que quienes son las "divi-niñas" más conocidas. Porque si una cosa tengo clara, es que tendencia marcan. 

Empecemos por la protagonista de este post, North West. Con tan solo dos años -faltan unos meses todavía- , Nori (como la llaman cariñosamente) ya se ha convertido en toda una it-baby que cuenta con estilista propio, concretamente Ricardo Tisci, para no fallar en ninguno de sus modelitos. 
Es habitual ver a la pequeña vestida de riguroso negro, con pieles e incluso con encajes a juego con su provocativa mamá. En su primer cumpleaños le regalaron unos brillantes y con tan solo trece meses posó para una revista con un mini Chanel.



Si hay una it-baby por excelencia esa es Harper Beckham, porque con una madre como la suya fallar en estilismo es muy difícil. Con solo cinco meses la revista Vogue UK la incluía en la lista de las mejor vestidas. Asidua también a los front row, aunque solo a los de su mamá, Harper lleva un estilo más adecuado a sus cuatro años de edad. Es normal verla con un top knot y una abundante colección de zapatos. Nunca repite look y según la revista Glamour su vestidor esta valorado en más de 6.000€ (que para ser una niña no esta nada más). Además la pequeña tiene ya dos bolsos con su nombre. 



La pionera en todo esto de las mini it girls no podía ser otra que Suri Cruise. No levantaba mucho más de un palmo del suelo y se paseaba por Nueva York con unos mini taconcitos dignos de análisis. La niña tiene personalidad o eso parece. Suri, que ya tiene nueve años, parece vivir en un mundo de color de rosa donde priman las últimas tendencias. Considerada por Forbes uno de los diez niños más influyentes de Hollywood; tiene un armario valorado en más de tres millones de dólares. Sobre sus perchas cuelgan prendas de Versace, Dolce&Gabanna o Marc Jacobs. Además posee un colección de zapatos de Jimmy Choo y una cartera de Ferragamo valorada en 900 dólares. 



Y la última en incorporarse a esta pandilla de fashionistas es la sobrina del diseñador Alexander Wang, Aila Wang. Una egoblogger en potencia con tan solo cuatro años de edad que ha captado todos los flashes de los periodistas en la pasada edición de New York Fashion Week. La "sobrinísima" llego al desfile con un bolso de Balenciaga y una camiseta que poco después se vería en la pasarela. No es una cazatendencias, ella se adelanta. Siempre de negro, con los zapatos más a la última y cargada con mini bolsitos entre los que se encuentra un 2.55 de Chanel. Esta niña es toda una diva. 



Ahora viene el debate. ¿Hasta donde llegan los límites? 

A mi personalmente las niñas me parecen muy monas y muy graciosas. Pero dudo mucho que con algunos de los modelos vayan mínimamente cómodas, que al final es como debería vestir un niño. Además en muchas de las ocasiones parecen mini mujeres, desarrollando y fomentando muchos de los estereotipos que deberíamos empezar a apartar ya. Seguramente para gustos estén los colores y aquí haya opiniones de muchos tipos. Si me queréis contar que opináis en mi twitter @pauissima os espero!

Paula Ricarte 






No hay comentarios:

Publicar un comentario