31 may. 2015

Cuando lo digital se fusiona con el tradicional retail

En la actualidad existen tiendas de moda y accesorios de todo tipo. Existen principalmente dos grandes tipologías, las cuales son las dominantes del mercado del retail: las tiendas de masas, conocidas también como tiendas de fast fashion y las tiendas de lujo. Éstas últimas suelen diferenciarse de las primeras por ofrecer experiencias únicas y exclusivas. Cabe decir pero, que existen otros espacios de venta de fast fashion donde también se intenta cuidar la atención al cliente y la experiencia de éste.
Volviendo a las tiendas de lujo, éstas trabajan y forman continuamente a sus equipos para ofrecer un servicio y atención al cliente excelente e impoluto.
Pero dadas las circunstancias actuales, parece ser que, al igual que la prensa impresa se vio forzada a ofrecer todas sus noticias e información al mundo online y digital, las tiendas de lujo están apostando por hacer vivir a su cliente una experiencia más allá del lujo y la ilusión.
Parece entonces, que ya no es suficiente con vivir la experiencia luxury, sino que además ahora exigimos vivir experiencias digitales en un espacio de consumo textil, de accesorios y joyas, donde cada detalle ha sido cuidado al máximo, incluso la fragancia de la tienda.

Todo ello nos transporta a un universo paralelo que se fusiona con la tradicional experiencia en tienda, para dar como resultado momentos únicos e inolvidables que, al fin y al cabo, es lo que pretenden este tipo de puntos de venta.

En algunos casos, la tecnología tiene lugar en el interior de la tienda, como es el caso de la Connected Store by Rebecca Minkoff en New York, la cual dispone de una connected wall donde poder consultar contenido de la marca, como los últimos desfiles o fotos de las colecciones, que también permite pedir un refresco o elegir los looks o las prendas que más le gusten al cliente para que se los lleven al probador. Una vez en el probador, el cliente puede interactuar con el espejo de la pared y elegir el ambiente que prefiera, modificando el tipo de luz del espacio, así como pedir más tallas o nuevos productos con solo tocar el espejo.


REBECCA MINKOFF CONNECTED STORE: Fuente: http://www.wsj.com/articles/designer-rebecca-minkoffs-new-stores-have-touch-screens-for-an-online-shopping-experience-1415748733

Otro ejemplo interesante y divertido es el de Kate Spade Saturday Window Shop. La marca ofreció durante un mes en New York una experiencia que se resolvía en un escaparate sin acceso al interior de la tienda. La magia tenía lugar en el exterior.

KATE SPADE SATURDAY WINDOW SHOP. Fuente:  http://www.allisonhenryaver.com/kate-spade-saturday-24-hour-window-shops/

KATE SPADE SATURDAY WINDOW SHOP. Fuente:  http://www.allisonhenryaver.com/kate-spade-saturday-24-hour-window-shops/
La acción consistió en la implantación de un sistema digital en un escaparate, donde a través de una pantalla, los ciudadanos podían realizar sus compras, navegando por el catálogo de la marca, recibiendo sus pedidos en una hora y de forma gratuita en las áreas de Manhattan y Brooklyn.



Estamos ante una revolución digital del retail que nos llevará a estrechar, todavía más, los lazos entre las marcas y los consumidores.


Carla Cerdá
|LinkedIn|

No hay comentarios:

Publicar un comentario