16 may. 2015

Hasta una moda fea perdura



La moda de lo “feo” ha estado presente en varias temporadas en los últimos años, desde ropa con hoyos y telas que lucen sucias hasta zapatos que simplemente tienen mal gusto.  


En el 2002 la moda revolucionó con la introducción de uno de los zapatos más feos del mundo, las Crocs. Estos zapatos de diseño zueco,  plásticos, producido en una alta gama de colores colores, con agujeros son bastante extremistas, y aunque mucha gente  apueste por su comodidad esta clarísimo que en el fondo todos sabemos lo feas que son.





Pero es desde el año pasado que otro “zapato feo” empezó arrasar en el mercado de la moda.  Las sandalias del momento, son las famosas Birkenstock.  Este calzado de cuero, alemán  y creado por Carl Birkenstock nació en el 1964. El tradicional modelo de sandalia Arizona Birkenstock siempre ha sido el icono de la marca y fue introducido en el mercado en 1973 creando un boom de popularidad en los años 70s.  Cabe recalcar, que al inicio, la sandalia fue creada para uso ortopédico más que estético, siendo un remedio para los soldados heridos en la guerras, sin embargo, después se convirtió en el primer producto de distribución internacional de Birkenstock.




Durante años este calzado se identificaba con conjuntos veraniegos, turistas americanos o europeos que utilizaban este modelo de zapatilla con calcetines blancos y bermudas. Reconocido como un icono representativo de la marca durante 3 décadas, el famoso modelo de sandalias celebró su aniversario en el 2003. Unos zapatos de look muy turístico en los años 90s llegó a transformarse una vez más en tendencia en el 2014 cuando famosas blogueras y celebridades salieron en los medios de comunicación utilizando las tradicionales Arizona Birkenstock.  Desde ese momento, famosos diseñadores de moda han adoptado este estilo de “ugly shoes” y lo han transformado en un zapato totalmente fashionista. 




                                                                                                                              Adina Burak 





No hay comentarios:

Publicar un comentario