16 may. 2015

Experiencia en La Maison des Carrés

El regalo perfecto es un pañuelo. Me fascina este complemento. Para el cuello, el cabello, anudado a la muñeca o hasta puesto al final de una larga trenza. En todas sus formas y colores. En sus mil tejidos y estampados disponibles.
Y partiendo de esta base, puedo ser poco objetiva si cuento mi experiencia en la nueva pop up store de Hermés en Barcelona.  Se llama La Maison des Carrés y se trata de la recreación del foulard que se lanzó en 1937, usado en muchas ocasiones por Grace Kelly. La tienda ofrece una interesante experiencia hasta el 30 de mayo.
Al entrar en la tienda pude apreciar la importancia de cada detalle. Como la máquina que recrea el proceso de teñido de los pañuelos donde puedes pintar capa por capa y color por color hasta llegar al resultado final. Luego te llevas a casa un impreso con tu diseño.




También pude ver detalles como la Hermésmatic, una lavandería donde puedes llevar a teñir tus pañuelos Hermés. Puedes hacerlo en tonos rosa o azul. O la tarima donde encontramos a Lara Costafreda, una ilustradora que personaliza preciosos paipái con tu inicial. También pude relajarme en los cojines gigantes de la planta superior, tapizados con pañuelos de la marca. Y en el exterior, un precioso jardín diseñado por Bornai donde se puede degustar un helado orgánico mientras transforman la impresión de tu diseño del pañuelo en figuritas de origami.



Y entre tantos detalles, al fondo de la sala, una pequeña exposición de pajaritas. La nueva apuesta de la marca que se presentará el próximo día 25 de mayo. Un nuevo complemento donde la seda es la protagonista.




En este mismo rincón, pude descubrir muchas maneras de lucir un foulard Hermés.



Lo buena de la experiencia es que me llevo todo lo aprendido a casa y empezaré a aplicarlo con todo el repertorio de pañuelos que, no siendo Hermés, también ocupan un lugar especial en mi armario.



Neus_Lloveras


No hay comentarios:

Publicar un comentario