3 jun. 2015

El perfecto complemento para los amores de verano

Nunca subestimes el poder de un pañuelo. O foulard. O bufanda. O pashmina. Incluso chal. Mirad si tiene éxito y versatilidad este complemento que no tiene suficiente con un solo nombre. Mientras las tendencias se encuentran un una carrera constante para mantenerse en la cresta de la ola de los must de la temporada el máximo de tiempo, el universo de ciertos complementos no necesita luchar para volver. Y no necesita hacerlo porque nunca se van. 

Foulards, aquella prenda que parece blindada al paso del tiempo y que sobrevive al convulso vaivén de los imperativos del mundo de la moda. Mientras algunas prendas resultan amores de verano (enamoramiento en 3, 2, 1, picos altos de pasión y rápida desintegración), algunos complementos son como las relaciones crecientes (te enamoras de sus cualidades con el tiempo, cada vez te acompaña más en tu día a día y sorprendentemente después de muchas temporadas aun encaja en tu ecuación). Al pensar en prendas tipo amor de verano y prendas tipo relación creciente no puedo evitar acordarme de una frase: “Viste como quieras, pero con estilo”. Esta fue la afirmación de la estilosa princesa serbia Smilja Mihailovich, que me recuerda a la diferencia entre tendencias temporales (amores de verano) y atemporales (relación creciente). Podemos vestir como queramos, apuntarnos a la tendencia con la que hayamos experimentado mayor flechazo, pero siempre habrá algo que se mantendrá inmutable. Este inmutable es donde reside el estilo. La elección que entra y sale de nuestro armario sin ser gobernada por conceptos como must o trendy es la que define nuestro sello.

Y aquí vuelvo a nuestros queridos pañuelos. Las nuevas tendencias poseen los vestidores pero nuestra prenda protagonista se mantiene fiel a los cambios.  Los pañuelos comprenden un universo por si mismos: dan un twist a cualquier look y son la pieza de la versatilidad por excelencia: visten nuestro cuello pero también pueden rodear la cintura o coronar el pelo. Y son capaces de imprimir estilo (¡propio!) en cada conjunto. Por qué… ¿habéis visto a dos personas envolverse con un foulard de la misma forma? Pues eso… estilo.


Foulards de la colección Primavera Vernano de Somlesdues - Fuente de imagen: Somlesdues



Si hablamos de pañuelos no podemos dejar de mencionar a Hermès. La firma francesa ha llevado a la máxima expresión el gusto por este complemento hasta convertirlo en una prenda transgeneracional que pasa de madres a hijas. De hecho, hasta el 30 de mayo se pudo ver una muestra de este oasis de objetos de deseo de Hermès en Barcelona. Los artículos de Neus Lloveras y Laura Montes así lo explican. Fue justo durante los días de esta exposición que yo descubrí mi propio universo de foulards. Se llaman Somlesdues y confeccionan pañuelos; aunque bien podríamos llamarles “pañuelos con alter ego de lienzos” por su belleza próxima al arte. Sus originales estampados inspirados en la naturaleza y la ciudad de Barcelona se vierten sobre una colección de materiales nobles capitaneados por la seda importada de Italia. Su confección se elabora 100% en Barcelona y alrededores y se vende online y en tiendas multimarca de Europa, Próximo Oriente y Japón. Según sus creadoras Gemma Grau y Roser Brufau “usamos tintes naturales y producimos en la ciudad de Barcelona. Así vivimos de cerca el proceso de fabricación para ofrecer la máxima calidad y acabado”. El resultado final son pañuelos suaves y blandos que ofrecen un delicado equilibrio entre volumen y caída.

Somlesdues forma parte ahora de mi lista de relaciones crecientes en moda. Si tú también quieres dejarte conquistar por sus pañuelos (fantástico complemento a los flechazos de moda) las encontrarás en https://www.somlesdues.com/ .

Adriana Barba Martinez https://twitter.com/adrianabarba/

No hay comentarios:

Publicar un comentario