8 jun. 2015

La Galería Johnson convierte a Barcelona en la meca del Rock & Roll

Que abran cualquier espacio dedicado a la cultura en este país siempre es motivo de enhorabuena y celebración. Pero cuando el espacio en concreto es un homenaje en sí mismo, la alegría es doble. La Galería Johnson de Barcelona nos ofrece el privilegio y el placer de hacernos viajar por el tiempo. Si esta exposición fuera un ascensor que nos transportara hasta el pasado, en él sonaría con estruendo las guitarras de de Star Me Up de los Rolling Stones, o los melodiosos compases de Lola, de The Kinks.

Este viaje filantrópico se lo debemos a un hombre. Se llama Phil Delécluse y, como muchos de nosotros, creció escuchando Rock & Roll y su obra no es una galería cualquiera. En ella reina lo que hoy llamamos estilo vintage y básicamente es un altar a la música que le ha visto crecer. Cincuenta años de rock, pero también de Blues. De hecho la exposición debe su nombre a un pionero del blues que, con tan solo 29 canciones, dejó su huella en las grandes figuras de la música del siglo XX, como Jimi Hendrix o Led Zeppelin. Su nombre era Robert Johnson, y tal y como dice una gran pintada en la entrada de la sala: “sin él, ni el blus ni el Rock & Roll existirían”. Dicen que Johnson vendió su alma al diablo a cambio de su virtuosismo y probablemente sea verdad. Primer miembro del trágico ‘Club de los 27’, el artista vio finalizada su prometedora carrera prematuramente supuestamente envenenado.

La Galería Johnson muestra y vende ediciones limitadas de fotografías numeradas individualmente, todas ellas con su correspondiente certificación y crédito en el que se explica todos los secretos de cuándo, dónde y por quién fueron tomadas. Esto no es una tienda de pósters, es un tributo de documentos que ya pueden –y deben- ser considerados históricos, unos archivos que con el tiempo adquirirán un valor incalculable.

David Bowie, Iggy Pop, Lou Red, Slash, Freddie Mercury, Patti Smith e incluso Madonna se reúnen en una treintena de fotografías de los artistas referentes en la historia musical. Y no se trata de imágenes cualesquiera, sino que están firmadas por algunos de los fotógrafos más prestigiosos en el mundo del rock. A partir de 300€ podrás hacerte con tu propio pedazo de historia de Rock & Roll.
Como su propietario, Delécluse, indica: ‘Al igual que los museos conservan su propia memoria, preserva tú la tuya!’ El galerista ha sido director de arte en París, Nueva York y Los Angeles. A lo largo de los años, ha podido aprender gracias a su profesión a discernir una buena fotografía de una mala, por lo que podemos decir que su selección de instantáneas para esta nueva galería será de lo más cuidadosa. Como él mismo afirma, ‘al final, la fotografía de rock se parece mucho a la música rock: no se centra tanto en la técnica sino en la emoción que destila cada instantánea‘.

Gracias a su personalidad y su conocimiento extensivo de la música rock -desde los salvajes sesenta a los rugientes setentas- Phil Deleclúse ha logrado abrir en Barcelona una galería estupenda de fotografías de rock, cuya localización es de lo más céntrica: puedes encontrar la Galería Johnson en el Passatge del Rector Oliveras 4, de lunes a sábado.


Carla Esteve
@cordeorde

No hay comentarios:

Publicar un comentario