9 mar. 2016

#FREE THE NIPPLE


No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”
Virginia Woolf



He tomado la iniciativa de encabezar este artículo con una de las más célebres frases de la escritora Virginia Woolf, sobre la libertad de expresión. Actualmente, son muchas las personalidades tanto del mundo de la moda como de la política, que han puesto en boga el derecho constitucional de la libertad de expresión, en relación al fenómeno mediático vinculado al cuerpo de la mujer #freethenipple (pezones libres). 

La libertad de expresión es un derecho constitucional básico, que aparece representado entre los primeros principios de la mayor parte de las constituciones Occidentales. No obstante, son muchos los que parecen olvidar el valor de éste y sus implicaciones a través del paso del tiempo. Es cierto que este derecho no se desarrolló para defender los valores del cuerpo, sino que su promulgación estaba encaminada a defender la libertad de prensa y sus estrechos lazos con la política. Sin embargo, parecía obvio pensar que la evolución de este derecho sería pareja al correr del tiempo. Pero al parecer, nos equivocamos al pensar tal cosa. Esta mañana, mientras revisaba las novedades de mi muro de Facebook, encontré una noticia que llamó mi atención y por la cual, me encuentro escribiendo este artículo. La revista I-D notifico el curioso caso de unas chicas del estado norteamericano de New-Hampshire, que fueron multadas por exhibir sus pechos en una playa local. Al parecer esta acción ha influido en la bajada del turismo de la región, por los que los legisladores de este estado han decido tomar cartas en el asunto y convocar un proyecto de ley, que prohíba exponer a las mujeres sus pechos en público. El representante republicano Brian Gallagher alego que "Es una vergüenza que haya gente más preocupada por mostrar sus pechos en lugares públicos que por el impacto que este nuevo comportamiento social pueda tener en sus familias e hijos" según ABC news. "Se trata de un movimiento para cambiar los valores de la sociedad de New-Hampshire". 

Resulta cuanto menos curioso que este tipo de fenómenos se desarrollen en 2016 en un país como EE.UU. que se declara en la vanguardia de muchos movimientos activistas por la liberación del cuerpo femenino. No obstante, Estados Unidos no deja de ser un país gigantesco y lleno de contrastes, con la cual la lucha para gozar de esta libertad sin repercusiones será lenta, pero no por ello desmotivadora. Muchas celebreties como Miley Cyrus, Lena Durham o Liv Tayler ya han mostrado su apoyo públicamente al movimiento #freethenipple que lucha por empoderar a la mujer a lo largo del globo. No obstante, al observar las imágenes de celebreties defendiendo esta causa, apoyadas por las industria de la moda, así como el artistas y mujeres de todo el mundo; me viene a la mente el trabajo de la arista cubana ya fallecida, Ana Mendieta. Ana revolucionó el arte en su día, a través de sus dos lineas de trabajo, una ligada a la naturaleza y otra ligada al cuerpo de la mujer. En relación a esta última linea, la artista trabajó en distintos formatos con herramientas como la propia sangre para escenificar el trato y la vejación que sufrían muchas mujeres al ser violadas y poco valoradas por la sociedad de entonces.

Por otro lado, resulta imprescindible remarcar el papel de las redes sociales en relación al fenómeno #freethenipple y la censura a la que se han visto sometidas aquellas fotografías en las que aparecían mujeres enseñando sus pezones. Son muchas las celebrities que se han manifestado en contra de las decisión de prohibir los pezones o cualquier imagen del cuerpo femenino considerada “impropia” en redes como Facebook o Instagram. Sin embargo, existen otras redes como tumblr. que si permiten cualquier manifestación del cuerpo femenino y masculino, sin ningún tipo de censura. Por lo que puede resultar cuestionable, en cierta medida, la legitimidad de estas celebrities al defender con orgullo el cuerpo desnudo de la mujer, al mismo tiempo que promocionas la red social que las prohíbe. No obstante, resulta encomiable que junto con muchas mujeres sigan luchando por la libertad de expresión total en las redes sociales. El problema es que estas empresas son de carácter privado, y por tanto, están en su derecho de censurar todo aquello que consideren inapropiado. 

Por último me gustaría añadir que, me confieso una persona inocente en algunos aspectos de la vida, quizás por la educación que recibí de mis padres o en la escuela, pero pensaba que las mujeres ya nos habíamos ganado el derecho de enseñar los pezones desde hace mucho. No me considero una persona extremadamente feminista, simplemente una mujer más que lucha por el derecho a la igualdad. Por ende os animo a reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y el mundo que queremos dejar a nuestros descendientes. Con esto no pretendo fomentar una llamada guerrillera o activista sino, impulsar la consciencia de los derechos de la mujer de un modo igualitario a los del hombre. Considerando que no existen grandes diferencias entre ambos sexos, excepto las evidencias biológicas. Por tanto, tenemos la obligación tanto hombres como mujeres de cambiar la situación actual, ya sea como activistas o a titulo personal. Mucha veces, son los pequeños hechos los que marcan las diferencias y perduran en el tiempo.

Ana Mendieta performance

Ana Rodríguez Bello


Bibliografía:

No hay comentarios:

Publicar un comentario