22 mar. 2012

A PROPÓSITO DE LOEWE ...


Tras dejar pasar la locura que, en los primeros momentos, originó el viral de la marca con el que se anunciaba la nueva colección de su bolso "Oro", no podía desaprovechar la ocasión de contribuir a aumentar el caudal de los ríos de tinta vertidos sobre el mismo.






Tengo varias reflexiones que hacer y, por las discusiones que, entre risas, he tenido estos días con distintos colegas, sé que muchas de las mismas no serán compartidas.

Durante estos días, el público, la gente en general, a quien ha criticado duramente ha sido a los protagonistas del citado vídeo. No a su director creativo, no al realizador del mismo, no a Loewe, sino a los chichos y chicas que han participado mostrándose en él. Y no lo encuentro justo.

Se les ha acusado de ser pijos, frívolos, tontos, … Se les ha parodiado hasta la saciedad … Se les ha tachado incluso de no saber hablar, en relación al momento en que Lorena Prain dice "Mucho vino bueno". A mí, lo que sí me horripila, es la rigidez intelectual y volitiva de ese público, de esa gente, que no alcanza a deducir que la chica está imitando una de las típicas frases con las que un  guiri puede responder cuando se le pregunta por nuestro país.

Pero bueno, vamos a ver, es una campaña de publicidad de una marca de MODA, se trata de Loewe. A quién iban a sacar en el anuncio; ¿¿a la "Vane" y al "Johny"??. ¿De qué iban a hablar?, ¿de filosofía, de física cuántica, del hambre en el mundo …?

Nunca escuché, ni leí, a la idealísima Alexa Chung o a la insustancial Olivia Palermo, ni tan siquiera a mi querida Alice Dellal hablar de tales asuntos, ni creo, por cierto, que a nadie interesarían sus reflexiones, y, sin embargo, tampoco escucho, o leo, crítica alguna hacia ellas.

Algunos de esos chicos, quizá serán "niños bien" ("¿Y qué?" me pregunto yo, mejor para ellos), pero también son ilustradores, artistas, fotógrafos, editores, actores, músicos y estudiantes. Quizá eso también sea criticable …


Loewe quería modernizarse, no quería a Tamara Falcó y sus amigos, sino coger a un grupo de chicos monos pero que tuviesen un toque creativo y cañero. Así que apostó por ellos como imagen, y sabía muy bien porqué.


Si hacemos una media con los contactos que esos chicos tienen, por ejemplo, en sus facebook, obtenemos una media que supera los más de 1.000 amigos por cada uno. Esos números implican que la gente les sigue, les conoce, les envidia, les observa, les suscita curiosidad y es eso lo que ha provocado que se haya liado, la que se ha liado.
Todos estaban ansiosos por verlos y muchos, por lo visto, por criticarlos. Así que realmente creo que les ha funcionado la apuesta. Gracias al video, muchos jóvenes, habrán conocido a Loewe y pasará lo de siempre: los grupies, morirán por conseguir uno, y el resto, los que los desprecian, no se comprarán el bolsito pero, sinceramente, creo que al público objetivo de la marca se la "trae al pairo" todo este lío. Ellos seguirán disfrutando de la deliciosa piel que comercia la legendaria marca.









 María Ruiz Barranco
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario