16 abr. 2011

John Galliano sin Galliano


El mito definitivamente se hunde.
Después de su despedida en Dior, John Galliano se ve perder el reino de su propia marca detenida a 91% por el grupo LVMH. Según el escándalo provocado por sus dichos antisemitas en el café La perla de Paris, John Galliano perdió su puesto de director artístico en Dior  justo antes del inicio de la Fashion Week Parisiana OI 2011. Sydney Toledano, PDG de Christian Dior Couture y de Galliano, había declarado su deseo de jamás colaborar más con el diseñador británico. No obstante esperábamos un “castigo” por parte de la casa Dior por el comportamiento de su director artístico pero nunca hubiéramos pensado que LVMH iba a echar a John Galliano de su propia firma.



John creó su propia casa Galliano en 1984 justo después su graduación. 27 años de vida dedicada a ser el rey de la moda y diseñar tanto para su firma como para las grandes casas de costura como Givenchy y desde 1996 para Dior. Todos lo conocimos por ser extravagante, excéntrico, talentoso e iconoplasta. John revolucionó la alta costura y electrizó la casa Dior con sus desfiles espectaculares y provocantes.
Lo más potente fue en 2000, cuando John presento  el dicho  desfile "Vagabundos" deseando dar un homenaje lujoso y romántico “ a la ingeniosidad que despliegan los desheredados para vestirse ". Este desfile marcó profundamente la historia de la moda y creó un nuevo estilo sin equívoco, que se nominara el "pornochic". Un giro impresionante en el grupo conservador y lujoso LVMH que siempre había apoyado las extravagancias del diseñador.



Extravagancia que siempre había ido bien a LVMH… Pero el cuento maravilloso se acabó: LVMH decidió quitarle de las manos lo único que podía salvar la dignidad de Galliano después del triste capitulo de marzo: su propia firma.
Una vida destruida en 3 decisiones… La moda sublima como destroza en un momento.
“What a sadness story” como suelen decir nuestros compañeros británicos. ¿Qué le va a quedar a Galliano si LVMH tiene un mal placer en quitarle todo y sobre todo lo que le podía salvar para seguir adelante?
Claro, Galliano hizo daño al mundo de la moda, y sus dichos no pueden ser aceptables. Sin embargo, perder Dior, su dignidad y ahora su esencia no es un castigo extremo?
Galliano sin Galliano no tiene sentido. “ Business is Business” pero LVMH tendría que haberlo pensado mejor antes de tomar esta decisión injusta.
John Galliano será juzgado por insultos y difamación antisemitas antes el final del año y arriesga 6 meses de cárcel además de 22. 500 euros de multa.
La moda ya tiene suficiente. Guardamos en memoria los finales trágicos Mc Queen y  Decarnin. Deseamos que el triste cuento Galliano no se acabara con una sobredosis de alcohol y unos dichos antisemitas…  

Ingrid Rosiau Affansieff

No hay comentarios:

Publicar un comentario