3 may. 2012

La historia de la cuña


El zapato con tacón de cuña se ha impuesto desde hace unos años como un imprescindible entre el calzado femenino. Los hay para todos los gustos, de todos los colores y de diversos materiales. Además existen modelos más informales y otros ideales para ocasiones señaladas. Pero lo más importante es que no suponen una tortura para nuestros pies y consiguen estilizar nuestras piernas de la misma manera.

Estos beneficios parece ser que ya los conocían las mujeres de los años 30, época en la cual se lanzaron al mercado. El diseñador que las ideó fue el italiano Salvatore Ferragamo. Concretamente creó la cuña ortopédica en 1935, y no fue hasta 1936 cuando diseño la de tacón. Su creación más conocida fue la cuña de corcho, ya que en aquella época había escasez del cuero y hule y el corcho era una material más ligero que la madera.

Las modelos de Ferragamo, durante los años cuarenta y cincuenta, llenaron las páginas de las revistas de moda más importantes del mundo exhibiendo calzado con tacón de latón en forma de jaula o las babuchas de gamuza en forma de cuña. Pero la actriz que marcó un antes y un después en la historia de las cuñas fue Marilyn Monroe, actriz fetiche de Ferragamo junto con Audrey Hepburn, Judy Garlan o Ava Garner.

Audrey Hepburn con Salvatore Ferragamo
Katherine Hepbrun en 1940


Salvatore Ferragamo fue considerado un visionario y sus diseños servían de inspiración a otros zapateros de la época. Falleció en 1960 a los 62 años de edad, pero su nombre continúa como una compañía internacional, cuya gama de productos abarca zapatos de lujo, bolsos, gafas, accesorios de seda, relojes, perfumes y una línea de ropa prêt-à-porter.



Sonia García

No hay comentarios:

Publicar un comentario