10 may. 2012

ME VENDO

Me vendo entera. Y todo mi alrededor. Yo soy un producto, soy puro marketing!¿Cansada de buscar un trabajo decente? (con voz de teletienda por favor).
Sí, estoy cansada de no saber que depara el futuro, a dónde estoy llegando, de si todos mis objetivos serán alcanzados. Temiéndome mi fatídico fin hoy he decidido venderme. Con todo lo que supone.
Ahora mismo me hago un
egoblog y explico mi vida en verso. Me subo toda mi privada información a los Twitters, los Facebooks y los demás. Me hago una cuenta en Instagram y corroboro lo que me gusta y disgusta. Soy tímida pero da igual, eso en la red no se nota.
Me vendo y utilizo todo para venderme. Pero no solo un look, no! Cojo y vendo el estilo, el carácter, mi estilo de vida, mi postura, el sitio dónde estoy posando, mi modus vivendi, mi gente, mi gusto, mi fotógrafo, mi perfume, mi peluquero, mis ideales, mi cámara de fotos e incluso el programa de fotos que he utilizado para conseguir que sea La foto, no una cualquiera. 

Abajo pongo: "Habéis visto que feliz estoy pasturando aquí con las lechugas. El mono es vintage, me lo compré hace un montón de tiempo, y tenía unos kilos de más pero como me adelgazé ya me lo puedo poner. Y hoy hemos ido al campo de visita cultural porque en realidad soy una intelectual y me gusta la healthy life. Ah! Y los zapatos son del Zara." Así, tal cuál.

Y en otra:

"Mira, aquí estoy confesándole el secreto mejor guardado a M. Llevo esto y lo otro comprado en tal y prestado de pascual, que en realidad me lo han regalado! Y soy lo más!"

Y me quedo tan ancha. Si te gusta he triunfado, si no te gusta pues miras a otra.

Así vamos.

...

Y ahora me estoy acordando de un tema súper friky muy divertido del F.E.A. (Festival electrónico alternativo) de hace bastantes años atrás que parodiaba el tema de la anorexia y de las tendencias (probablemente muy adecuado para este escrito).
Imprescindible escuchar la letra, sino no tiene gracia (espero que nadie se ofenda ni que se sienta mal; sé que es un tema muy preocupante como para reírse pero hay una parte tan veraz en esta letra; a parte de ser un cachondeo) : 






Va! Fuera coñas!
Pero de verdad, esto es real. Tanto el vídeo, como las fotos y sus titulares en ellas.

En conclusión, lo que quería llegar a decir con todo esto es que la gente, en general, necesita creer en algo. Antes se creía en un dios todo poderoso y idas de pelota varias. Ahora la fe está dentro de una mismo. Y la gente tiene la necesidad de ser reconocido o si más no, de expresar lo que hace, lo que sabe hacer bien (o no tan bien). De mostrarse a si mismo ante un infinito y desconocido público sin pudor alguno. De vender su vida y su imagen como si de una marca se tratara. 


Y todo esto se emplasta en la red. Plaff! Inconscientemente, algunos, mejor dicho, mayoritariamente algunAs llegan a influir al resto, (otros evidentemente se quedan en el peor de sus intentos). Y sin quererlo, esos que nos influyen, en realidad nos hacen de guías.

La religión de la moda ha roto los varemos. Estamos en una nueva era de gente anónima hecha un mito sin ton ni son. O con mucho de los dos. Estamos delante del avance "tecnológico" de como se construye un mito a través de la comunicación de la moda. Con más o menos gusto (para gustos colores) han roto los esquemas en el sistema. Revolucionando el papel de la comunicación del negocio de la moda. Es una nueva étapa.
Podemos llamarla: "el fenómeno de las it girls".

Y yo me pregunto: ¿Quién son las it girls?
Y yo misma me respondo: No lo sé, bueno sí lo sé. Hay un montón.
Y yo me confirmo: Hoy en día, nos dictan las tendencias, nos dictan el icono de ellas mismas, nos dictan un ser inalcanzable y alcanzable a la vez, nos dictan la moda vendiéndonos simplemente su personaje real que es totalmente verdadero. Y que, a fin de cuentas, cumplen con sus objetivos: las seguimos como a gurús de la moda. ¡Ellas son las nuevas diosas!

¡Viva las suertudas!


Klara Privat
Abril'12

1 comentario:

  1. Me parece una excelente reflexión sobre toda esta industria.

    ResponderEliminar