1 feb. 2012

Querido Bread & Butter, vuelve....

 The Brandery Winter 2012
Pasear por The Brandery estos días ha sido realmente desolador. Atrás quedaron los días de gloria en los que el difunto Bread & Butter atraía a firmas de primera línea y visitantes que acudían desde cualquier parte del mundo para disfrutar de una feria inmensa, y no sólo me refiero a metros cuadrados, sino sobre todo en originalidad. Atrás quedó la atmósfera chic, los looks más sofisticados y atrevidos, los enormes stands decorados hasta el ultimo detalle, y los impresionantes modelos que ejercían como reclamo. 
Atrás quedó el derroche de los expositores, la lucha por parte de las marcas por obsequiarnos con la bolsa más grande, más brillante y más llamativa. Aquella que se convertiría en icono de la feria y la que se pasearía por toda Barcelona en manos de la fashion people que aprovechaba los coletazos de las rebajas y arrasaba en las tiendas, con esa ropa “tan rara” que nadie quería...Atrás quedaron las fantásticas fiestas de inauguración, llenas de gente guapa, regadas con gintonics y catering a voluntad. Pero sobre todo, lo más penoso, es que atrás quedó la creatividad y la sofisticación.


Imágenes de diferentes ediciones del Bread & Butter


Es cierto que The Brandery no es el Bread & Butter. The Brandery es un parche que se inventó para aprovechar el tirón que había tenido el Bread & Butter una vez que nos fue arrebatado. Y también es cierto que The Brandery empezó con la intención y la ilusión de continuar con ese universo que se había abierto y que podía posicionar a Barcelona como una de las capitales de la moda. Pero desde aquella primera edición de julio de 2009, en la que la que arrancó intentando seguir la estela del B&B, ya no queda nada. 
Hoy la feria de moda urbana de Barcelona, sólo ocupa un pabellón. Digamos que por sus pasillos se puede circular cómodamente, incluso en los días y horas de mayor aforo. Pocas son las grandes firmas que se han aventurado a estar presentes. A excepción de Custo BarcelonaAndrés Sarda o Replay, la mayoría de los expositores son de marcas emergentes, en stand ridículos y desnudos. Y sus visitantes están muy lejos de ser aquel público internacional, especializado y exigente en busca de tendencias y nuevas marcas.
Me llevo una impresión nefasta de esta edición. Seguramente la crisis haya influido. Y también puede ser que el hecho de coexistir con el 080 o que la Mercedes Benz Fashion Week Madrid empezase a la semana siguiente, no haya favorecido en nada el compromiso de asistir por parte de las marcas. Según los datos, el número de expositores ha bajado ligeramente y los visitantes profesionales se han mantenido,  lo que dada la coyuntura económica podría calificarse de éxito. Pero lo que está claro,  es que el nivel de la feria, ha bajado considerablemente. Y da mucha pena ver y palpar, que en The Brandery, ya no hay ni rastro de aquella atmósfera internacional, creativa y fashion que te hacia soñar....


Marina Azañón García-Granados

No hay comentarios:

Publicar un comentario