25 nov. 2015

LOS 7 PORQUÉS DE CHARLES JAMES

Charles James, considerado el primer couturier de Estados Unidos, nació en 1906 en el seno de una familia rica establecida en Inglaterra.


·      ¿Por qué un inglés triunfa en Estados Unidos?
o   Su padre lo deshereda y se muda a Chicago, ciudad natal de su madre. Allí es de los pocos que se centra en la alta costura, mientras sus contemporáneos se especializan en ready to wear.

·      ¿Por qué se diferencia su alta costura de las demás?
o   Aun tratarse de alta costura, sus diseños eran prácticos y funcionales, y los combinaba con una obsesión por la manufactura artesanal.


·      ¿Por qué aparece en portada de Vogue?
o   Cecil Beaton fue su mentor y amigo que fotografiaba sus creaciones, lo que le facilitó publicidad en las editoriales.



·      ¿Por qué son tan icónicos sus vestidos?
o   Cada una de sus creaciones tenía un nombre propio, como el “Taxi Dress” (1933) pensado para que las mujeres pudieran cambiarse rápidamente dentro del vehículo, no se arrugaba y tenía cremalleras en espiral para facilitar el cambio. De esa manera, revolucionó el modo de vida de la mujer estadounidense. Otros vestidos reconocibles son el vestido paraguas (1938) o el vestido-trébol de cuatro hojas (1953) que tenía 4,5 kg de satén y terciopelo.


·      ¿Por qué es un genio olvidado?
o   No trabajaba a precisión temporal, no respetaba los tiempos de entrega de sus pedidos ni tenía un perfil empresarial. Además, nadie se ocupó de continuar su legado tras su muerte en soledad.


·      ¿Por qué se realizó la exposición del MET en su honor?
o   En primer lugar, para revivir la leyenda de un diseñador que tan sólo creó 1000 modelos en toda su carrera y, sin embargo, consiguió ser la inspiración de grandes como Balenciaga o Dior.

·      ¿Por qué se le dio el nombre de “Beyond Fashion” a la exhibición del MET?

o   Durante el final de su carrera, se le otorgó una beca para publicar su autobiografía, pero tras malgastar todo ese dinero únicamente dejó el título: “Beyond Fashion”.

Fuentes:

Escrito por: María Bertero, Mar Cinca, Alina Méndez

No hay comentarios:

Publicar un comentario