9 dic. 2014

LAGERFELD REENCARNA A LA "LITTLE BLACK JACKET"

Reincarnation, el último fashion film de Karl Lagerfeld, nos tralada a Salzburg para reecontrarnos a Mademoiselle Chanel y revivir el que debió ser el momento de iluminación de una de las prendas clave que marcaron el estilo de la Maison.


La inspiración no avisa y eso le debió pasar a Mademoiselle Chanel cuando en 1954 tras su estancia en un hotel de Salzburgo empezó a tejer la idea de la Little black jacket
Cuenta la anécdota que Coco se inspiró en la chaqueta de botones del ascensorista del hotel - los men worker siempre como fuente de creación  - para  inventar una de las prendas protagonistas del guardarropa chaneliano. La Little black jacket es, sin duda, la chaqueta más aplaudida, popularizada e imitada. “En el mundo de la moda, hay cosas que nunca pasan de moda: los jeans, una camisa blanca y la chaqueta de Chanel”, dijo Karl Lagerfeld. 

Imagen de Gabrielle Chanel (izquierda) y la chaqueta de tweed.
Estructurada, recta y con bordes. La chaqueta fue elaborada en tejido de lana de textura irregular: el tweed. Chanel conoció el tejido gracias a los trajes del duque de Westminster. De inspiración masculina, la parte frontal de la chaqueta  no tiene pinzas en el busto y la parte posterior está separada sólo por una costura central. Tampoco tiene entretela lo que permite que se acople al cuerpo. El interior de la prenda está forrada en seda y en un dobladillo interior tiene una cadenita para dar peso a la chaqueta. La parte delantera tiene dos bolsillos superiores y dos inferiores. Además, se acentúa el aspecto gráfico por los delineados en los contornos de la chaqueta, los bordes de los bolsillos y los puños. La chaqueta tiene botones que parecen joyas estampadas y se pueden encontrar con el logo de las dos “C”, con el león -símbolo astrológico de Coco-,  granillas de trigo o camelias. 

Para garantizar la comodidad, Chanel tomaba las medidas de sus clientas con los brazos cruzados y las manos apoyadas en sus hombros. “Un traje Chanel está hecho para una mujer que se muevedecía Coco.
Para entender la meticulosidad con que se produce esta prenda, los mejor es echar un vistazo en la web de la Maison:  http://inside.chanel.com/es/jacket/video

En un momento en que el exceso era norma, Chanel volvió a revolucionar la moda y logró imponer la lógica funcional. “En su origen es una chaqueta de hombre convertida en un símbolo de elegancia femenina indolente. Aferrada al tiempo. A todos los tiempos”, ha declarado el director creativo de Chanel que añadía recientemente: "Tenía ganas de mostrar los orígenes de la famosa chaqueta de Chanel para que todo el mundo supiese que el origen fue el uniforme de un botones de un hotel de Salzburg".

El Kaiser reúne a Cara Delevigne, Pharrell Williams y Geraldine Chaplin

Y, al más puro estilo Karl Lagerfeld, nos ofrece el último fashion film: Reincarnation. Un vídeo protagonizado por la imagen de Chanel, Cara Delevigne, el autor de Happy,  Pharrell Williams, y una estupenda Geraldine Chaplin.
Imagen del fashion film de Chanel protagonizado por Geraldine Chaplin (derecha), Pharrell Williams (centro) y dirigido por Karl Lagerfeld (iquierda).

 Para promocionar la colección Métiers d'ars, que rinde tributo a les petits mains, Lagerfeld ha dirigido un corto inspirado en la anécdota de la visita de Coco a Salzburg. La idea es diseñar anualmente una nueva colección pre-fall que repase y reinterprete la historia de la marca, influencias e inspiraciones.

Con esta excusa, el director creativo de la Maison nos traslada a los '50 en el hotel Mittersill frecuentado por Coco. Cuando cae la medianoche, como si de la ópera del Cascanueces se tratara, los retratos de Sissi la emperatriz y el emperador Francisco- José y el príncipe heredero Rodolfo cobran vida. Cara Delevigne que aparece como una camarera tirolesa, se reencarna en Sissi la Emperatriz  y Pharrell Williams, botones del hotel, se convierte en el emperador. Ambos se marcan un vals mientras tatarean " CC The World". Tema que el propio Pharrell compuso para el film. Pharrell Williams interpreta el tema acompañado por Cara que se estrena en esto del arte de cantar y añade así un talento más a su polifacético currículo. La magnética mirada de Delevigne, el vals, los repetidos " si-si" del principe Rodolfo, el entorno casi místico, el útimo paso de hip hop de Pharrell y Cara  o la mezcla de todo es realmente insólito. Rompe con el aura que Geraldine Chaplin había creado al caracterizarse majestuosamente de Coco.
Quizás esa es la idea: unir tradición y novedad, la herencia de Coco y el nuevo savoir-faire de Lagerferl interpretado por Delevigne.  Pero me quedo con la reencarnación de Chanel pidiendo la habitación nº5 y contestado al botones: "Yo puedo hacer una para mí" . 
Miriam Calderé
@miriamcaldere






m

No hay comentarios:

Publicar un comentario