24 mar. 2011

Moda que repele hombres



Muchas manifestaciones de la moda no son fácilmente entendibles para la mayoría de las personas. Cuando vemos caminar por la pasarela un estilismo que recuerda al Yeti o Pie Grande, muchos cerebros no logran procesar lo que está pasando.

El Yeti, Colección O/I 2010 de Chanel, Pie Grande

Para muchos, la moda no es más que hacerse lucir atractivo para el sexo opuesto, aunque es algo que sabemos que va mucho más allá. Y de hecho, muchas casas de moda hacen ropa que cumple muy bien este objetivo, independientemente de que esta sea su expresa voluntad o no.


Colecciones O/I 2011 deVersace y Hervé Léger by Max Azria

Pero hay muchas otras firmas que no solo no crean ropa para atraer al otro sexo, sino que en muchas ocasiones y en el caso de las mujeres, repelen a los hombres.


No solo estoy hablando de los clásicos diseñadores que se salen del estándar, a lo Rei Kawakubo, Martin Margiela o Rodarte y Prada. En este grupo muchas veces entran casas tan amadas por todo el mundo como Chanel, Givenchy o Jason Wu. ¿Cómo? Turbantes, abrigos demasiado peludos, estampados, lentejuelas, el maquillaje de sus pasarelas, formas poco convencionales, etc. El campeón de esta tendencia repele hombres diría yo que es el famoso pantalón de harem que invadió muchos armarios en 2009 y que todavía sigue haciendo apariciones esporádicas por la calle, pero me salgo del tema...

La clave del man repeller-ism definitivamente es la manera de mezclar las cosas: el estilismo, la elección de los accesorios. Maestra de este arte es Leandra Medine.

Leandra Medine, creadora del blog "The Man Repeller", modelando un estilismo hecho por ella para el Lookbook de Kimberly Taylor.

Una neoyorkina amante de la moda, quien se dio cuenta de que su amor por la moda la estaba dejando sin el “amor” de los hombres. Todo sucedió cuando estaba de compras con una amiga, riéndose de cómo las cosas que a ellas les gustaban, seguramente asustarían a cualquier prospecto, cuando dijo: “Eso es, ése es el blog: The Man Repeller”.

Y es que ser “man repeller”, desde el punto de vista de Leandra, no es algo malo ni se trata de burlarse de la moda. Es una elección, es querer hacer un statement, es disfrutar de la moda sin complejos. Que luego eso traiga como consecuencia que los hombres no te encuentren atractiva o simplemente no entiendan qué rayos llevas puesto, pues nada… Como la misma Srta. Medine dice en una entrevista para el New York Times del 15 de diciembre de 2010:

“I do think there are men who would see a girl wearing this stuff and think, ‘She has so much confidence and she still looks great despite the fact that I don’t know where her crotch starts in those pants,’ (…) The men who really get repelled by what you’re wearing are a little shallow, and you probably don’t want to date them anyway”. (Yo creo que hay hombres que pueden ver a una chica y pensar ‘Tiene tanta confanza e incluso luce bien a pesar de que no sé dónde comienza su entrepierna con esos pantalones que lleva’. Los hombres que en realidad se repelen con lo que tienes puesto son un poco superficiales, y probablemente no quieras salir con ellos de todas formas).
Aún así, hay que reírse, y su blog es un buen lugar para ello. En él vemos un desfile de estilismos y accesorios que van desde lo que ella llama el look “amish” de Chloe (los Amish son una secta religiosa muy puritana, anti-tecnología y globalización que vive principalmente en Pennsylvania, E.E.U.U.) hasta los tan de moda “birth control glasses” (gafas anticonceptivas), que muchas en la clase llevamos, seguramente sin ninguna intención de repeler a nadie.

Leandra Medine: Reinterpretando el look Amish de Chloé (O/I 2011) y en el lookbook de Kimberly Taylor con sus birth control glasses.

Así que ustedes, ¿cómo definirían su estilo? ¿Man repeller o man getter?

Julia Saume Márquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario