9 may. 2016

Moda y tecnología: Éxito seguro

Hace ya un tiempo que moda y tecnología van acercando posiciones. Lo que parecía que eran dos mundos totalmente alejados y hasta incompatibles han ido atrayéndose de una forma inevitable. Quizás es cierto aquello de que “los polos opuestos se atraen”. En este caso no es una disciplina la que se ha aprovechado de la otra, es algo mutuo, compartido, la tecnología ha sucumbido a la moda en algunas ocasiones y la moda ha sucumbido a las posibilidades que ofrece la tecnología aplicadas a su mundo en otras.

A continuación se recogen cinco ejemplos en los que se ve representado el vínculo entre estas dos disciplinas tan distintas pero tan compatibles a la vez.

1999. El primer GRAN y ESPECTACULAR contacto entre moda y tecnología. Alexander McQueen decidió hacer una performance en la que dos brazos robóticos cargados de tinta estampaban la pieza estrella de la colección in situ. La espectacularidad de tal acción así como el hecho de ser algo tan sumamente novedoso hizo que este desfile en concreto, siga formando parte de la lista de desfiles más memorables. Así pues, vemos como moda y tecnología comenzaron a encajar de forma perfecta hace ya diecisiete años. La acción en vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=VnA3XR5apQg



2014. Ralph Lauren consiguió ese año realizar un desfile sin modelos y en un entorno espectacular. Utilizó la holografía para presentar su colección Primavera/Verano de 2015. La espectacularidad y la repercusión generada consiguió que, como en el caso anterior, sea uno de los desfiles más recordados. En él no solo se jugaron con las modelos, sino que también el entorno era algo cambiante que se adaptaba a cada pieza de ropa. Aquí podéis ver el desfile: https://www.youtube.com/watch?v=ugBbTiBmZ2g 



Este mismo año, unos meses más tarde, fue Fendi quien se alió con la compañía más importante del sector tecnológico, el gigante Google. Esta colaboración consistió en grabar el desfile a través de drones para verlo desde una perspectiva que nadie había visto, toda una innovación. El desfile grabado por los drones se pudo ver en streaming desde la web de Fendi.



2015. Cambiamos de escenario, pasamos al producto, concretamente un producto de una marca de tecnología muy asociada al diseño, Apple. El lanzamiento del Apple Watch llevó a la compañía californiana a asociarse con Hermès para que la firma de lujo francesa diseñara correas para sus relojes. Esta fue una excelente forma de ligar dos marcas asociadas al lujo y la calidad. En este caso, fue la tecnología quién buscó en el mundo de la moda el complemento perfecto para uno de sus productos.



2016. Por último, y otra vez asociada al producto, nos situamos ante la pasada gala Met en la que pudimos ver una creación espectacular de Zac Posen con la que comprobamos que la tecnología no está reñida con la alta costura i que, además, puede convertirse en su aliado perfecto para triunfar. El vestido que lució Claire Danes sorprendió cuando en medio de la oscuridad, se iluminaron todas las luces L.E.D. incorporadas a un diseño aparentemente normal, clásico.



Estos cinco ejemplos son la muestra de que cada vez más vamos a ver como estas dos disciplinas, moda y tecnología, se complementan y, dada la tendencia que está siguiendo la sociedad actual, podríamos decir que incluso se necesitan o terminarán por necesitarse.



Marta Roquerols

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario