2 feb. 2014

Dunia, nacida para la mujer inteligente.

Dunia, una revista inteligente para la mujer.
Con este titulo fue nombrada la primera revista española de corte progresista.

Aprovechando que el régimen franquista había finalizado, nace en 1978, para dar la bienvenida y hacer un llamamiento a todas aquellas mujeres que querían formar parte de un momento liberal y de cambios sociales en aquel entonces.

Así apareció, marcando un antes y un después en las revistas femeninas. 






Es importante recordar que años atrás, durante el régimen franquista, España vivía sucumbida bajo una estricta y dura dictadura, por lo que la mujer ocupaba un rol muy claro dentro de la vida familiar, básicamente atada a la familia, a los niños y a la iglesia, lo cual intentar cambiar la imagen de la mujer dentro de la sociedad al igual que en las revistas ,fue un paso muy grande y algo muy diferente hasta lo que entonces se había visto.

Justo antes de aparecer esta revista, teníamos entre otras a las revistas Ama y Telva las cuales representaban a la mujer tradicional española, de clase, conservadora, ama de casa y de su hogar. Las revistas en general siempre han ido adaptándose a los cambios sociales y Dunia supo hacerlo consiguiendo dar una visión más amplia del mundo de la mujer dentro de la sociedad española y así conectar con muchísimas lectoras.

Dunia, lanzada por un primera vez por un grupo editorial extranjero Gruner & Jahr  (G+J ),fue una revista novedosa “para la nueva mujer” decía en su lema. 
Su nueva ideología quedó plasmada en sus primeras páginas; 

“En tus manos querida lectora tienes el primer número de Dunia: una revista inteligente para la mujer. Si la curiosidad te ha llevado a ojearla antes de leer esta presentación, no queremos insistir en nuestros propósitos: tú misma, estamos seguros, los has descubierto.
Si por el contrario esto es lo primero que lees, confiamos en que sigas con ella en tus manos. Todos sabemos que el campo de interés femenino ha ampliado sus fronteras y ha sufrido una lógica e importante transformación. La inteligencia de la mujer se mide hoy, tanto por su capacidad para abordar temas típicamente femeninos: modas, labores, cocina, como por su interés por todo aquello que ha entrado en su órbita y cuyos conocimientos la estimulan y ayudan en su lucha hacia nuevas metas.
Inteligencia y feminidad son dos conceptos que nunca deben separarse. Por eso Dunia quiere ofrecértelos unidos. Nuestras páginas te hablarán de muchas cosas que ya conoces, y de otras facetas de la vida actual que te gustaría dominar: psicología, arte, medicina, leyes, teatro...campos que por su continua evolución nuestra revista te los brinda actualizados para mantenerte siempre al día. Queremos, para terminar, pedirte un favor: tu colaboración. Tus sugerencias y opiniones. De esta forma, Dunia será no solamente lo que nosotras queramos, sino el resultado de una labor conjunta, y por ello, infinitamente más interesante. Nos despedimos de ti, querida amiga, con la ilusión de que volveremos a encontrarnos”
A través de este mensaje quiso acercarse a todas aquellas mujeres inteligentes que soñaban con abordar nuevos retos en sus vidas más allá de la vida en familia y a aquellas que se encontraban en un momento de lucha social en busca de nuevos temas de interés general.
Tal fue el éxito de esta revista que se mantuvo durante veinte años, dejando claro el deseo interior de toda mujer de poder ocupar otro estatus social, de reivindicar sus derechos y de forma parte al igual que los hombres, del mundo laboral.
Así pues, este es un pequeño homenaje a esta revista, que no pudo continuar en el mercado, pero aportó algo diferente a las otras, destacó por encima de todo la inteligencia de la mujer acercándola a nuevos conocimientos a la vez que la hacia partícipe de sus contenidos. 
Maryam Pérez.

1 comentario:

  1. De mis revistas favoritas de los 80's e incio de los 90. Todavía conservo muchos de sus números, las fotos me siguen encantando, también reportajes muy buena, definitivamente marco el final de mi adolescencia.

    ResponderEliminar