22 abr. 2013

Dries Van Noten


Foto: Mikael Jansson

Dries Van Noten es uno de los Seis de Amberes pero sin duda su estilo dista bastante del minimalismo y el conceptualismo que caracteriza a algunos de ellos.

El creador belga nació en 1958 en Amberes, hijo de una familia con reconocido pasado en el sector textil. Su abuelo introdujo el ready-to-wear en Bélgica, su padre dirigía una importante empresa de moda masculina y su madre tenía una tienda de telas antiguas. Perteneciendo a la tercera generación de una familia dedicada a la moda no es de extrañar que el joven Van Noten se sintiera atraído por este mundo.

A los 18 años se matriculó en la prestigiosa Artesis Hogeschool de Amberes donde estudiaba al tiempo que trabajaba diseñando colecciones comerciales para un fabricante de la zona. Este background le aportó los conocimientos artísticos, comerciales y de diseño necesarios para que, en acabar sus estudios, vendiera su propia colección a importantes tiendas como Barney’s (Nueva York) y Whistles (Londres).

El estilo de Van Noten se determina por concebir colecciones para hombre y para mujer, en las que la riqueza de las telas cobra especial protagonismo. El creador elige los géneros con sumo cuidado, tanto por la calidad como por su colorido, estampado y bordados. Las colecciones de Van Noten se configuran por unas prendas un tanto excéntricas en lo que a composición cromática y uso de prints se refiere, con reminiscencias al mundo del arte y a culturas exóticas, siendo esta unas de sus grandes aportaciones al mundo de la moda. Su estilo colorista con aires étnicos supuso una bocanada de aire fresco a los minimalistas años 90 sin llegar a resultar excesivo. Según la reputada periodista de moda Suzy Menkes, las colecciones de Dries Van Noten son una combinación de delicadeza y profundidad con un toque de frivolidad. Una combinación que, a juzgar por el amor que acostumbran a profesarle crítica y compradores (la compañía no pertenece a ningún grupo empresarial), da como resultado un trabajo impecable. Buena muestra de ello son los numerosos reconocimientos que ha recibido a lo largo de su carrera y que incluyen el premio al Mejor Diseñador Internacional otorgado por la CFDA (Council of Fashion Designers of America).

Dries Van Noten es un gran amante de la jardinería, dice que le ayuda a mantener los pies en el suelo. Una visión terrenal que contribuye a que su concepción de la industria de la moda sea pragmática y nada superficial. El creador es ajeno a algunas locuras del sector como el ritmo frenético de colecciones (no lanza colecciones crucero) y exorbitantes presupuestos en publicidad (nunca ha invertido en campañas publicitarias, utiliza sus desfiles como estrategia de comunicación). Asimismo, aunque posee tiendas alrededor del mundo, su centro de operaciones sigue siendo la portuaria ciudad belga de Amberes. Allí, en lo que fue un almacén de mercancías durante la Segunda Guerra Mundial, es donde dirige el engranaje de su compañía: diseño, marketing, etc. La ciudad también acoge el flagship de la marca. Situado en la concurrida y céntrica Nationalestraat encontramos Het Modepaleis, un edificio del siglo XIX de cinco plantas que antaño fue propiedad del máximo competidor de su abuelo y que a día de hoy constituye un espectacular espacio donde presentar las colecciones masculinas y femeninas de Dries Van Noten. Igualmente bellas y curadas al detalle son las tiendas que el creador posee en París y que fueron decoradas con piezas de arte y diseño seleccionadas con esmero por el propio diseñador y su pareja. 

Pese a su amor por la ciudad de Amberes, la ciudad elegida para presentar sus desfiles es París, lugar en el que presenta cuatro colecciones al año (dos masculinas y dos femeninas). En la pasada edición de la Semana de la Moda parisina su presentación fue aclamada por la audiencia que vio de buen grado la sutil combinación de elementos masculinos (zapatos Oxfords, grandes jerséis de lana y enormes abrigos) con elementos propios del armario femenino (plumas, taconazos, bordados y transparencias). Opuestos que se atraen en una mezcla elegante, sofisticada y de impecable factura. 
Fotos: style.com

Por Txell Hernández Gil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario