27 feb. 2013

Day – Moss: una alianza revolucionaria



Catalina Cabrera 

Lograr amistades reales dentro del mundo de la moda no es una constante. Sin embargo, como en todo orden de cosas hay excepciones. Es el caso dela modelo Kate Moss y la fotógrafa Corinne Day que cultivaron una bella relación y marcaron un hito en la historia de la moda del siglo XX. 


Corinne Day nace el 19 de febrero de 1962 en Ealing (Londres) dentro de una familia poco convencional. Su madre trabajaba en un burdel y su padre robada bancos, a raíz de ello fue criada por su abuela. Más adelante, a los 16 años deja la escuela y pasa por diversos oficios como azafata y modelo.
 
Corinne Day en su juventud

No fue hasta que conoció al cineasta Mark Szaszy en 1985 que sintió interés por la fotografía, aprendiendo casi de forma autodidacta. Cuatro años más tarde, ya era directora de arte de la revista The Face.

En 1990 conoce a una chica de sólo 15 años que en el futuro dominaría el mundo de la moda. Day estaba desarrollando una producción fotográfica titulada “The third summer of love”. Buscó por varias agencias y dio con unas fotografías de Kate Moss en formato polaroid. Ése fue el punta pie inicial para una alianza que revolucionó a industria de la moda en los 90. 

Primera portada Kate Moss
Producción "The third summer of love"


Corinne Day apostaba por una estética grunge y trash que pudo cultivar hasta el final de su carrera junto a su musa. Hizo una propuesta muy avanzada para la década, donde buscaba transmitir un estilo antisistema, descuidado y antiperfección. Conceptos absolutamente opuestos a los utilizados en ese entonces, donde la moda pasaba por un auge de lujo, poder, glamour y sobre todo belleza. 


Al mismo tiempo, Kate Moss fue el principal rostro de este fenómeno llamado Heroin Chic, que mostraba modelos muy delgadas, sin maquillaje, con aspecto demacrado y poses poco favorecedores. Evidentemente diferente a lo que transmitían íconos de la época como Claudia Schiffer, Christy Turlington, Cindy Crawford, Elle Macpherson y Linda Evangelista, por sólo nombrar algunas.

Topmodels de los 90

Dicha primera producción en conjunto, permitió que Moss apareciera en 1993 en la portada de la Vogue británica en un retrato muy sencillo y coherente con la propuesta de las amigas. Esto marcó un antes y un después en la industria, a pesar que la estética recibió muchas críticas por el hecho de utilizar adolescentes desnudas que proyectaban una imagen inocente y tierna.

Vogue británica 1993

Sin embargo, tuvo muchos más seguidores. Las topmodels estaban de retirada y el mundo le daba la bienvenida a una nueva tendencia que incluía a Nirvana, Calvin Klein y, por supuesto, Kate Moss. Fotógrafa y modelo fueron capaces de anticiparse algunos años, logrando un éxito prácticamente inmediato. 


La amistad se mantuvo hasta el 27 de agosto de 2010, día en que la artista fallece a causa de un tumor cerebral. Mientras Corinne Day luchaba contra en cáncer, Moss reunió 120.000 euros para que ésta pudiese continuar con su tratamiento. Aunque no pudieron vencer la enfermedad, lograron perpetuar una relación de sincera amistad en un mundo particularmente frío. Pero lo más importante, dos jóvenes mujeres modificaron el paradigma del cuerpo femenino que dictó autoritariamente el siglo XX. 

Amigas hasta la muerte de la fotógrafa en 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario