22 feb. 2016

Evolución y Revolución del traje de Baño.




Una Revisión de estética y materiales del traje de baño femenino.

Por Juliana Sorondo

El traje de baño como se conoce actualmente es la consecuencia de la larga evolución histórica de una pieza destinada al baño público. Sus orígenes son tan remotos como el hombre mismo, y a medida que pasa el tiempo y se desarrollan las nuevas tecnologías, esta pieza se va estilizando y modernizando. El primer traje de baño conocido, fue un taparrabos velado que utilizó una cortesana egipcia, de nombre Tais, para darse un baño junto a Alejandro Magno y todo su ejército, estando todos los hombres en cuestión desnudos.
En tiempos de Griegos y Romanos se crearon baños y termas, edificios de grandes dimensiones dedicados al aseo y al desarrollo de la vida pública. Además, en estos recintos se podían practicar ejercicios y recibir masajes con aceites especiales. Tenemos conocimiento de la existencia de este tipo de instalaciones también en Egipto, en la ciudad de Tell el Amarna, o en el palacio de Knosos, en la isla de Creta.
Sir Lawrense Alma-Tadema
Los baños de Caracalla, 1899
Oleo sobre lienzo

En los mosaicos del siglo IV de la villa siciliana de Plazza Amerina, se representan a diez jóvenes de familias acomodadas bañándose en una piscina, jugando a la  pelota o practicando ejercicios físicos con un traje de dos piezas: calzón y strophium o banda sostén; siendo esta una de las primeras imágenes existentes del traje de baño.

Mosaico Romano Piazza Amerina
285-305 D.C

Durante la Edad media, el baño público, por consecuencias religiosas y sociales, perdió su auge y poco a poco empezó a erradicarse de las costumbres del día a día, incluso en algunos países llegó a prohibirse. Solo subsistieron los baños terapéuticos, como las termas de Pozzuoli en Italia, o las de Baden en Suiza. Estas termas estaban frecuentadas por mujeres adineradas que acudían a curarse de sus enfermedades, vistiendo una especie de camisa muy corta y escotada; los hombres usaban calzoncillos o un albornoz cruzado. Las personas que carecían de medios económicos para ir a estas estancias se conformaban con bañarse en el mar o en el río de su ciudad.
A finales del Renacimiento y principios del Barroco, aproximadamente en el siglo XVI, gracias a las reformas protestantes de la iglesia, el baño en países inclinados por la religión protestante, entiéndase luterana, anglicana o calvinista, fue suspendido por su alto contenido erótico debido a la necesaria desnudez.
Ya para el  siglo XVII, en Francia, donde el hedonismo estaba más presente y  permitía una cultura más “permisiva”, Madame de Maintenon consiguió que los parisinos no se privaran del espectáculo que suponía ver a las jóvenes bañistas a orillas del Sena. Los caballeros seguían el ejemplo de soberanos como Enrique IV o Luis XVI, y preferían bañarse en las orillas de la aún no contaminada Ille de France. Para este entonces el traje de baño era una camisa de algodón un tanto traslucida que guardaba las apariencias, al menos mientras no se entrase en el agua.
Grabado siglo XVIII

Para el siglo XVIII, las repetidas órdenes y prohibiciones policiales llevaron a más de un bañista a ser azotado y detenido en pleno chapuzón. “Al final, se optó por crear unos baños públicos controlados, piezas portátiles a manera de casetas de tela agujereada que se introducían en los ríos”.[1]





 


Los primeros trajes de baño femeninos se confeccionaban con los mismos tejidos de los vestidos de ropa interior, consistían en una parte superior como un corpiño con cuello alto y mangas hasta los codos, con falda hasta las rodillas y debajo unos pantalones tipo bombacho con medias negras y zapatillas de lona.

En 1880 se creó un dispositivo llamado "máquina de baño", utilizado por las señoras para evitar las miradas masculinas. Las bañistas podían cambiarse dentro de ella y colocarse una bata de franela sujeta al cuello. Luego se sumergían en el agua dentro de dicha máquina deslizándose por una rampa. Para este entonces desaparecen los calcetines de la vestimenta de playa, pero las mujeres todavía se ponen camisones, camisas largas y faldas. Los hombres pueden lucir pantalones cortos y bañarse libremente sin esta máquina de baño.

A partir de 1913, surge el traje de baño al que estamos más habituados, gracias al  diseñador Carls Jantzen, que al inspirarse en las atletas olímpicas da luz al primer traje para el baño funcional de mujer: una sola pieza ajustada al cuerpo, con mangas cortas, shorts y sobre falda. Tendencia que duró hasta los años 20’s. En 1930 estos trajes empezaron a ceñirse al cuerpo, a encogerse y a elaborarse con lana y fibras más elásticas.




En 1940, aparece por primera vez el traje de baño de dos piezas. Consistía en una parte superior estilo halter y unos pantalones cortos, sin embargo  hay que esperar hasta el año 1946 para que el ingeniero Louis Réard cree el famoso  Bikini, y hasta los años 60’s para que  su uso sea habitual.


Bikinis propuestos por Louis Reard.
En la década de los 50, las mujeres aun seguían usando un bañador completo que tenía la posibilidad de ser strapless, y solo pocas usaban un bikini más conservador de alta cintura. Con la invención de la lycra, una fibra textil que puede ser tensada y estirada hasta seis veces su longitud natural, en los años 60,  llegan los primeros trajes de baño elásticos. En 1964 el estilista californiano Rudi Genreich inventa el topless o monokini, un bañador negro sostenido por dos tirantes que deja al descubierto el pecho de la mujer.


A partir de ese entonces, el diseño en este ámbito empieza a variar y a ser más rico en cuando a posibilidades técnicas. En los años 90 hay más diseños y variedad a la hora de usar trajes de baños, pero los más destacados fueron los atléticos con escotes en la espalda y los de cintura alta, inspirados en el sportwear. A finales de los 90’s, inicio de los 00’s  los trajes de baño se caracterizan por tener diseños retro, con volantes, cinturas bajas o altas y diferentes siluetas. Surge en el año 1998 el tankini de Anne Cole, traje de dos piezas con la parte superior más larga, estilo camiseta.[2]



Actualmente, los trajes de baño son tan diversos como nuestra sociedad, diferentes diseños, texturas y siluetas tienen cita en las pasarelas de swimwear más famosas de la actualidad, como La Miami Fashion swim week o la semana de la moda de Sao Paulo. Lo que si nos queda claro es que, los diseños de trajes de baño, para la década del 2010, son igual de ricos y complejos que los del ready to wear.



Colección de Marina Swim wear en Merces-Benz Miami Fashion Week Swim 2014




Agua de Coco Swim Wear en la Sao Paulo Fashion Week







1 Ana Alvarez enhttp://www.estiloymoda.com/articulos/traje-bano-introduccion.php
2  María Cabaleiro en http://www.magazine.com.ve/moda/index.php?id=4177&idSec=5&accion=detalle y Alejandra Lazo en http://www.mexicanachic.com/2012/05/vamos-la-playa-la-historia-del-traje-de.html










No hay comentarios:

Publicar un comentario