27 dic. 2012

CHINA VUELVE Y ARREMETE


Para nadie es un secreto que China es una fuerte productora textil, y no solo procesa sino que también produce la materia prima necesaria para su industria, sin embargo su demanda interna debido al aumento del poder adquisitivo de la población es creciente y necesitan mayores cantidades de materia prima que las que pueden producir.

Observamos una constante peligrosa en su sistema de producción y reservas de materiales; el cual consta en abastecerse de materias primas, en este caso concreto el algodón hasta generar desequilibrio, en primer lugar escasez de la materia prima en concreto y luego un stock estancado de producto terminado que atiborra el mercado y hace difícil competir, además de la inflación en los precios de la materia prima.


El gobierno Chino ya ha recurrido a este tipo de estrategias en varias ocasiones, cabe recordar la escasez de lana en los primeros años del siglo XXI, que se tradujo en una monopolización del mercado de la lana concentrado en China, y unos años posteriores con un stock de producto terminado estancado a causa de los primeros coletazos de crisis en Estados Unidos y Europa, fue una jugada maestra en la que China ganaba de punta a punta y aunque en un principio los países productores de lana estaban satisfechos de vender su producción a la emergente China luego se dieron cuenta de que era un arma de doble filo e iban a terminar comprando a China los productos terminados y la materia prima bajo las condiciones que ellos impusieran.

Al igual que el año 2010, en el que China bajo su producción interna de algodón, compro y abasteció sus reservas de materia y nuevamente el patrón se repitió, importantes algodoneras dejaron de funcionar toda una temporada a falta de materia prima y los elevados precios a los que hubieran tenido que comprar el material a los chinos hablando de una inflación de dos dígitos, con un precio record histórico con un 86% por encima de años anteriores.

Hoy se repite la zozobra, China está comprando algodón en un momento en el que el precio de este está subiendo vertiginosamente, comprando hasta 10 veces más de lo que compraba en años anteriores, mientras que el resto del mundo mira expectante sabiendo de antemano a que va a conllevar ese suceso, sin tener más remedio que esperar; China controlaría el mercado del algodón y frenaría el ya por si en mal estado comercio mundial.

Incremento en el precio del Algodon en Diciembre FUENTE: Expansion.com


Algunos expertos afirman que las consecuencias de que China liberara sus reservas de algodón, ayudaría a impulsar las industrias algodoneras, gracias a las crecientes exportaciones de Estados Unidos y que la crisis mundial no se asoma en los mercados asiáticos que generarían la demanda suficiente, pero yo lo considero que hay que ir con pies de plomo en una economía tan inestable y volátil y anticiparse a las variaciones del mercado para no tropezarse por segunda con la misma piedra.



ELIANA PACHECO AREVALO

No hay comentarios:

Publicar un comentario