28 abr. 2016

El preocupante mundo de las falsificaciones

La falsificación es uno de los temas tabúes de polémicas infinitas en moda,  y la mayoría provienen del mercado Chino (un 63,2%), aunque le siguen Turquía, Singapur, Tailandia, India y Marruecos.

Interior de un negocio de falsificaciones en China

Sus asombrosas cifras es algo que preocupa, y que de hecho, año tras año aumentan hasta llegar al medio billón de dólares, que suponen el 2,5% del comercio mundial. En Estados Unidos por ejemplo, casi nueve de cada 10 artículos ilegales incautados en la frontera son copias.
Y, aunque los artículos más copiados son el calzado, la ropa y los productos de cuero, también se copia hasta maquinaria eléctrica, relojes e instrumentos médicos.

Todo esto es un fraude endémico que no se terminar por denunciar nunca y, que por mucho que ya existen entidades que intentan evitarlo en los propios países que lo exportan, las cifras no dejan de subir a ritmos descontrolados.



La mayoría de empresas occidentales subcontratan los esfuerzos de lucha contra las falsificaciones a investigadores privados que trabajan a comisión. Cuantas más incautaciones hagan, más dinero perciben.Todo este sistema crea poderosos incentivos para mentir en una industria con poca supervisión, y, como resultado, lo único que consiguen es que el dinero invertido para evitar las copias no mejora la situación, sino que en algunas ocasiones, incluso la empeora.

El problema es que las compañías que envían sus producciones a China o a la mayoría de países de producción, no vigilan lo suficiente, y en los mismos lugares en los que se fabrican los productos o prendas para las firmas, repiten ese mismo proceso de manera ilegal para imitarlo y sacarle el doble beneficio sin que la firma en cuestión lo sepa.
Se ha investigado mucho sobre el asunto y es algo con lo que todo el mundo ya cuenta, para bien o para mal, e incluso el negocio online de falsificaciones está ganando terreno con millones de webs que te consiguen desde medicamentos hasta el último modelo de Chanel, perfectamente imitado y disponible a toque de click desde cualquier parte del mundo.


www.aliexpress.com


Toda esta rapidez hace que las firmas de moda se preocupen cada vez más con la piratería y muchas han procedido contra juicios que han ganado, aunque el problema siga ahí. Notable es el caso de Hermès, que ganó un juicio por 100.000 dólares sin presentar cifras que dictaminaran las pérdidas que había tenido a causa de tales falsificaciones, entre muchas otras; True Religion (8.150.000 dólares), Tory Burch (164.000.000 dólares), Burberry(60.000 dólares), North Face (78.000 dólares) y Ugg (686.000.000 dólares).

Todo esto provoca claras consecuencias de ventas sobre Europa que preocupan a la industria de la moda y lo convierten en un grave tema a debatir.


Los costes que suponen a Europa 



Por Cristina Martínez Reus


Fuentes: Documental The Fake Trade, marketingdireto.com , vanitatis.com,


No hay comentarios:

Publicar un comentario