8 jun. 2014

SOMOS Y QUEREMOS SER MUJER OBJETO


Una afirmación tan grave la hago desde el circuito de Mugello de Italia.
En este ambiente, mayormente de hombres, me he dado cuenta de que las mujeres nos prestamos a lucirnos como si fuéramos trofeos o jarrones de decoración. Y nos gusta.

Cada equipo o marca de motociclismo tiene a su mujer objeto vestida de la manera más sexy posible para llamar la atención de los seguidores de motos y entretenerles.
Por otra parte, antes de la carrera, cada corredor tiene su "paragüera" que con un paraguas le tapa del sol. Eso sí, vestida lo más ceñida y escotada posible, no sea que pasen calor las chicas...



Cada una de estas chicas está encantada de que la miren y se hagan fotos con ella. Es como un logro y un orgullo gustar a los barones que hay alrededor.

Me pregunto cuánto se deben querer estas chicas que anteponen la felicidad de los hombres al respeto por ellas mismas.
Seguramente no sabrán el significado de la mujer en las sociedades actuales, o no verá en estos actos de exhibición femenina algo malo.
No hacen daño a nadie, es cierto, pero degradan la imagen de la mujer haciendo que el género femenino siga siendo el que está por debajo del poderoso género masculino.


En el paraíso de la mujer exuberante, en el país de diseñadores como Versace o Dolce&Gabanna, en la grande Italia, he visto como chicas de entre 18 y 25 años, todas de las mismas características físicas, seguían a la que era su "directora de eventos" como si fueran borregos que van al matadero.
Es por esto que os escribo recién llegada esta reflexión, porque me avergonzó lo asumido que las mujeres tenemos que somos carne de barones y debemos exhibirnos como tales.

Si nos tenemos que poner unas bragas transparentes y una corona de flores con un top que muestra el 90% de nuestros pechos, pues lo mostramos. Más gustaremos a los hombres y más contenta conmigo misma estaré. Da igual todo lo demás. Lo importante es conseguir ser la mas deseada por los hombres.
Este es el único fin: gustar al género masculino, al dictador que no nos deja levantar cabeza.

Adelante chicas objeto! destruir todo lo que las mujeres han conseguido con lucha y sacrificio durante muchos años. Lo primero es gustar a los hombres!

A cuantas más vacas hombre más poderoso. A cuantos más "pivones" mejores hombres.

Verguenza ajena. VERGUENZA!


Anna Martínez Llopart

No hay comentarios:

Publicar un comentario