4 ene. 2014

LA GUERRA CONTINÚA



Desde Gaudí - Cibeles hasta las nuevas 080 Barcelona Fashion y Mercedes-Benez Fashion Week Madrid, las dos ciudades han competido por ser el escaparate internacional de la moda española. Sin mucho éxito!

La histórica Gaudí, con más ediciones a su espalda, no pudo superar la expectación de Cibeles y la huida de las firmas catalanas a la capital. Con este tropiezo, junto con la mala gestión pública, plasmada en el Plan Internacional de Moda (2007) del conseller Huguet, terminó por decapitar la pasarela.   

Ya en el 2001, el gobierno de Aznar quería absorber Gaudí y establecer una sola pasarela como referente de la moda nacional. El Plan Global de la Moda quería equiparar Cibeles con la Semana de la Moda de NY, Londres, París y Milán. Ante esto, los políticos catalanes se plantaron, literalmente, para defender su salón. Los líderes de la ciudad y la comunidad autónoma acudieron a Gaudí, más por aguantar la lucha política que por su interés en el sector.   

La propia industria, desde las empresas de moda hasta los diseñadores, son partidarios de una sola exposición para poder competir de forma más efectiva con las principales pasarelas del mundo. Este proyecto sería económicamente más eficiente, atraería y no dividiría a los compradores y los diseñadores no se tendrían que posicionar entre Madrid - Barcelona. En contra esta lógica, el dualismo político y la lucha nacionalista/centralista reafirma que "la política no cose la moda española". El sector asume la "bipasarela" con la imposibilidad de llegar a un acuerdo.   

En lucha, las ciudades: 
Madrid, capital, acoge más diseñadores, tiene más inversión privada y, en global, con mayor nota de asistencia y expectación.
Barcelona, ciudad de moda, referente cultural y turístico, capital histórica del sector textil y con el objetivo de convertirse en el Milán español.  



Con el fin de Cibeles y Gaudí llega el nuevo patrocinio de Mercedes-Benz (patrocinador de muchas pasarelas "estrella") en Madrid y la plataforma 080 que apuesta por promocionar los diseñadores independientes. De este modo, sigue la lucha por el dominio del "suelo fashion" de la moda.   Los poderes públicos y la "bipasarela" hacen que las firmas y diseñadores abandonen sus tierras y busquen los focos internacionales. Aunque, en la última edición, la 080 ha dado un "subidón" y Cibeles muestre nueva imagen, la crisis también está en la moda y, se podría decir, que siempre ha estado en los Salones.  

Retomando la guerra, con el aumento de un 60% de la afluencia en su última edición y el retorno de sus diseñadores, parece que la 080 BFW gane el pulso a MBFWM. A la antigua Cibeles solo le queda ponerse las pilas si no quiere sumarse a los fracasos de Eurovegas y la candidatura de los JJ.OO.   

A nivel internacional, Barcelona - Madrid están en tablas, ausentes.  

La guerra continúa... que gane la mejor!
Laura Argilaguet

@LauArgi 

No hay comentarios:

Publicar un comentario