13 mar. 2013

Anna Wintour: el Diablo o Dios de la moda


Catalina Cabrera 

Toda joven amante de la moda vio la película The devil wears Prada y soñó con tener el trabajo de Andy Sachs (Anne Hathaway), aunque la contraparte fuese lidiar con una jefa como Miranda Priestly (Meryl Streep). Lauren Weisberger lo consiguió y a partir de esa experiencia escribió la exitosa novela que más tarde llegó al cine con la dirección de Rob Marshall.

La escritora Lauren Weisberger

Los personajes principales Miranda Priestly y Andy Sachs


Weisberger fue asistente de Anna Wintour, editora jefe de la edición norteamericana de Vogue desde 1988. Quien con su particular estilo ha llegado a convertirse en un ícono de la moda, inconfundible es su corte de pelo milimétrico y sus grandes gafas oscuras en todo momento. 


Se le conoce en la industria como “Nuclear Wintour  por su personalidad fría y su estricta forma de trabajar. Además, ha sido aclamada su capacidad para captar tendencias de moda y jóvenes promesas del diseño, entregándoles su incondicional apoyo. Al mismo tiempo, con esa misma influencia ha logrado destrozar la carrera de otros personajes. 

Su look: melena perfecta y gafas

Wintour transmite frialdad


El documental The September Issue muestra el trabajo de Anna Wintour y su equipo durante el proceso de creación del ejemplar de septiembre de 2007. Con 840 páginas (727 de anuncios) y casi 2,5 kg de peso se convirtió en la edición más grande de la cabecera americana hasta ese entonces (la publicación del mismo mes en 2012 tuvo 916 páginas). La producción audiovisual fue dirigida por R.J. Cutler, se estrenó el 28 de agosto de 2009 y fue premiada en el Festival Independiente de Sundance.

Documental que muestra el trabajo dentro de Vogue USA
 

En la cinta se logra ver el perfil elitista de Wintour y se puede entender, en cierta medida, la presión que tiene la editora al dirigir una de las revistas más importantes del mundo. Asimismo, se dice que el documental intentó restaurar la fama perdida por la fashionista en la película, donde fue retratada como una jefa déspota y tirana.


Tanto es su poder que una de sus colaboradoras cita en el documental que “Vogue es la revista de Anna y que ella la firma”. De hecho, fue la primera en llevar a celebridades a las portadas de las cabeceras de moda, decisión muy criticada pero sobre todo imitada. 


“A la gente le asusta la moda, a algunos les hace sentirse inseguros y por eso la odian” afirma Wintour. Ella defiende la industria y desacredita a aquellos que califican a dicho mundo como frívolo y superficial. “Llevar un vestido de Carolina Herrera en lugar de ropa comprada en centros comerciales no significa que eres un idiota”, afirma.


Finalmente, la edición de septiembre fue leída por diez millones de personas y movió 300 millones de dólares en la industria. Ésta presentó la temporada de otoño, llevando a Sienna Miller en su portada. En la actualidad, aún se vende por internet: 395 dólares una nueva y 170 dólares una usada. 

Portada edición de septiembre 2007


Para saber el contenido de la revista les recomiendo ver The September Issue, un documental absolutamente aclarador de cómo funcionan las cabeceras de moda. Sin embargo, la ganadora con esta producción audiovisual no fue Anna Wintour, sino Grace Coddington, directora creativa de Vogue USA de quien les hablaré próximamente…  

La dupla: Grace Coddington y Anna Wintour

1 comentario: