31 may. 2015

Cuando lo digital se fusiona con el tradicional retail

En la actualidad existen tiendas de moda y accesorios de todo tipo. Existen principalmente dos grandes tipologías, las cuales son las dominantes del mercado del retail: las tiendas de masas, conocidas también como tiendas de fast fashion y las tiendas de lujo. Éstas últimas suelen diferenciarse de las primeras por ofrecer experiencias únicas y exclusivas. Cabe decir pero, que existen otros espacios de venta de fast fashion donde también se intenta cuidar la atención al cliente y la experiencia de éste.
Volviendo a las tiendas de lujo, éstas trabajan y forman continuamente a sus equipos para ofrecer un servicio y atención al cliente excelente e impoluto.
Pero dadas las circunstancias actuales, parece ser que, al igual que la prensa impresa se vio forzada a ofrecer todas sus noticias e información al mundo online y digital, las tiendas de lujo están apostando por hacer vivir a su cliente una experiencia más allá del lujo y la ilusión.
Parece entonces, que ya no es suficiente con vivir la experiencia luxury, sino que además ahora exigimos vivir experiencias digitales en un espacio de consumo textil, de accesorios y joyas, donde cada detalle ha sido cuidado al máximo, incluso la fragancia de la tienda.

Todo ello nos transporta a un universo paralelo que se fusiona con la tradicional experiencia en tienda, para dar como resultado momentos únicos e inolvidables que, al fin y al cabo, es lo que pretenden este tipo de puntos de venta.

En algunos casos, la tecnología tiene lugar en el interior de la tienda, como es el caso de la Connected Store by Rebecca Minkoff en New York, la cual dispone de una connected wall donde poder consultar contenido de la marca, como los últimos desfiles o fotos de las colecciones, que también permite pedir un refresco o elegir los looks o las prendas que más le gusten al cliente para que se los lleven al probador. Una vez en el probador, el cliente puede interactuar con el espejo de la pared y elegir el ambiente que prefiera, modificando el tipo de luz del espacio, así como pedir más tallas o nuevos productos con solo tocar el espejo.


REBECCA MINKOFF CONNECTED STORE: Fuente: http://www.wsj.com/articles/designer-rebecca-minkoffs-new-stores-have-touch-screens-for-an-online-shopping-experience-1415748733

Otro ejemplo interesante y divertido es el de Kate Spade Saturday Window Shop. La marca ofreció durante un mes en New York una experiencia que se resolvía en un escaparate sin acceso al interior de la tienda. La magia tenía lugar en el exterior.

KATE SPADE SATURDAY WINDOW SHOP. Fuente:  http://www.allisonhenryaver.com/kate-spade-saturday-24-hour-window-shops/

KATE SPADE SATURDAY WINDOW SHOP. Fuente:  http://www.allisonhenryaver.com/kate-spade-saturday-24-hour-window-shops/
La acción consistió en la implantación de un sistema digital en un escaparate, donde a través de una pantalla, los ciudadanos podían realizar sus compras, navegando por el catálogo de la marca, recibiendo sus pedidos en una hora y de forma gratuita en las áreas de Manhattan y Brooklyn.



Estamos ante una revolución digital del retail que nos llevará a estrechar, todavía más, los lazos entre las marcas y los consumidores.


Carla Cerdá
|LinkedIn|

30 may. 2015

DIOR: MÁS ALLÁ DEL FRONT ROW

Dior Eyes” es la nueva experiencia óptica y sonora del backstage de los desfiles de Dior. Esta firma de lujo, pionera en este concepto tecnológico, tiene como objetivo mostrar el trabajo de los maquilladores, peluqueros y estilistas y de todo lo que ocurre detrás de las pasarelas. Un producto de alta tecnología aplicado la realidad virtual para vivir una experiencia fashion en sus 360º grados.






¡Aquí os dejo el video del making-of!









Ariadna Fernández
ariadnafernandezed@gmail.com




27 may. 2015

Cómo NO escribir una revista masculina

En este artículo vamos a delimitar los puntos clave para NO escribir una revista masculina. Siguiendo, o mejor dicho, evitando estos consejos prácticos, usted podrá crear su propio medio de difusión para un colectivo masculino amplio y activo.

1.  No te metas con tus lectores


¿Has oído alguna vez que el cliente siempre es el que tiene la razón? Pues lo mismo. Nunca tienes que hablar mal a tus lectores ni insinuarles que hay algo de ellos que no va bien. Nada de insinuarles que tienen que adelgazar para ‘sentirse mejor’. ¿Les estás llamando gordos? Ni se te ocurra decirles que se compren esta u otra crema para disimular sus imperfecciones. ¿Les estás llamando feos? ¡Nada de trucos para parecer más joven! ¿Les estás llamando viejos? La regla más importante que debes aprender es que ellos están estupendos estén como estén, y vamos a demostrárselo mostrando una amplia gana de formas, tamaños y rostros con los que puedan sentirse identificados y reflejados sean como sean.

2.  Evita las comparaciones odiosas

¿Para qué quieres poner a un tío alto, guapo, fuerte y musculado en la portada? ¡Y encima hacerles creer que su vida es divertida, perfecta y que lo consigue todo sin el mínimo esfuerzo! Con esto sólo conseguirás que se comparen con una imagen ficticia y poco creíble, y que se sientan mal consigo mismos. Pon siempre a una tía buena en portada, y si encima le puedes sonsacar que es promiscua, le encanta la pizza, los coches y que lo que más valora de un hombre es que la haga reír, has triunfado.

3. No te metas en su vida


Es un tema demasiado complejo, no te metas en esas movidas. ¿Para qué quiere un hombre pensar en lo que está haciendo mal con su pareja? Él es perfecto y si su chica o chico no están conformes, que se aguanten, hay que quererlos tal y como son. No les des consejos para ligar, ¡no los necesitan! En lugar de eso, háblales de sexo o de cosas que quieren las mujeres. Por supuesto hay un abismo infernal entre lo que tú crees que quiere una mujer y lo que de verdad quieren pero… ¿a quién le importa? ¡Ellos no lo saben!

NOTA: Si lo que quieres es crear una revista femenina, haz justo lo contrario a todos estos consejos.  



  Carla Esteve
@cordeorde