31 dic. 2014

El imperio del Vintage

En los últimos años ha llegado a  nuestras vidas un nuevo estilo... ”el Vintage”, que ha revolucionado nuestro día a día. 

El término en sí no esta reconocido por la Real Academia Española, pero sabemos que es una palabra compuesta que proviene del francés Ving( veinte) y age( años) y que se utiliza para referirse a objetos, accesorios y prendas  de los años 20. 

En la antigüedad las bodegas usaban el término para nombrar a los vinos que se producían en sus mejores cosechas y que eran añejados. Posteriormente el término se extendió a temas relacionados con la moda y el diseño.

Hoy en día cuando oímos hablar del vintage nos viene a la cabeza un concepto asociado a aquello retro o clásico. Las creaciones vintage intentan recrear productos antiguos que siguen siendo valorados. Aunque si bien es cierto relacionados el termino vintage con aquellos productos de segunda mano. El reciclaje es uno de los valores primordiales de lo vintage. 

No hay que confundir entre los términos retro y vintage ya que a menudo ambos términos se relacionan. Cuando hablamos de algo retro, nos referimos a objetos que evocan al pasado, pero que no deben necesariamente pertenecer a él, ni siquiera haber sido diseñados en otros tiempos. Por otro lado, vintage hace referencia al pasado a través de prendas u objetos que fueron diseñados y fabricados en la época a la que pertenece su estilo.

                                                                                                        



En los últimos años la moda vintage se ha consolidado como un auténtico referente en las pasarelas de todo el mundo. Por ello han proliferado tiendas que están especializadas en este tipo de prendas que apuestan por las tendencias que se hicieron protagonistas en épocas pasadas.




                                  Fuente: tienda Vintage & Coffee A Coruña


El vintage tiene como pilares la calidad (muchas veces se trata de productos artesanales o con materias primas de primer nivel), la exclusividad (por lo general son productos que fueron fabricados en pequeñas cantidades), la historia (el valor que otorga el paso del tiempo) y el estilo (se asocia al gusto refinado). Además de contar con el hándicap del precio (suelen ser prendas económicas y exclusivas).



             

Fuente: Vintage & Coffee



Muchas celebrities apuestan por este tipo de moda, entre ellas destaca Dita Von Teese, vistiéndose con corsés y prendas de otras épocas :


                                       



La siempre polémica Kate Moss también es fiel seguidora del estilo Vintage:







Otro referente de la moda vintage es la conocida Relaciones públicas y bloggera Olivia Palermo:

                                                                          
             
                                                



Lo que esta claro, es que el vintage ha llegado para quedarse y que poco a poco la gran mayoría sucumbe ante este estilo.


Belén Vázquez Merayo
@Beeeelvm

SOS: ¿Qué me pongo?


Y como cada año, día 31 a las 17h de la tarde y no se qué ponerme. Tengo que preparar la cena, vienen invitados a casa, no tengo mucho tiempo… Me apetece un look de fiesta pero sin ser demasiado, no quiero que parezca que voy a una boda.

No quiero ir de negro, siempre voy de negro, es elegante, da el toque de noche, lo voy a dejar como último recurso – como siempre.

Miro el armario, ¿un vestido? ¿una falda? No encuentro nada…

¿Salgo a comprarme algo? Las tiendas van a estar abarrotadas, mucha pereza comprarse algo que igual solo me pongo hoy y que realmente no necesito – aunque lo haga más a menudo de lo que debo. Y lo que es más importante, no tengo tiempo!

Sigo buceando en el armario… Un vestido plateado de lentejuelas mate, me encanta! Pero me parece demasiado para hoy… Me veo muy arreglada – sí, sólo me lo he puesto una vez. ¿Una falda larga verde botella? Voy a estar toda la noche preocupada recogiéndola y mirando que no me la pise nadie... 

¿Y pantalones? Por qué no ponerse unos pantalones con una blusa, para ir arregladas de noche no es necesario un vestido o una falda… ¿no?
Pero los pantalones que tengo los veo demasiado de calle y el que es más de vestir, como no, es negro.

¿Y zapatos? ¿Qué zapatos voy a ponerme? De tacón, no falla, pero qué color? Observo y el 70% de ellos son… negros – otra vez en las mismas.
Me decido por unos nuevos que me compré hace poco, son negros, sí.

Y, ¿Qué me pongo?

Doy otro repaso al armario… Cada vez tengo más claro que voy a acabar vistiendo cómo siempre: un look total black, eso sí, con unos zapatos estupendos.


¡Feliz Año!


PD. De lo que no me olvido y no es de color negro es de la ropa interior, roja ;)


Maria.


¡Un 2014 para recordar!

El 2015 llama a la puerta.

Antes de abrir debemos hacer balance. Toca fotografiar con la mejor perspectiva un año de cambios. Un año de innovación. Un año de moda y tendencias. Mirar lejos y ver que las marcas españolas han traspasado fronteras, que las celebrities marcan tendencia y que las pasarelas dan un paso más allá. 

¿Dónde vamos a llegar?

Aquí van los 10 destacados de este 2014. Pero habría muchísimos más…


1. El underwater de Alexander Wang para H&M

El flamante director creativo de Balenciaga crea para H&M una colección cápsula de prendas con aire sporty chic.





H&M



2. El Happy Meal de Moschino

Moschino se inspira en McDonald’s para su colección.



Victor Boyko / WireImage



3. La chulería de Desigual

El 2014 ha sonreído a Desigual y está cerca de convertirse en el tercer grupo español de distribución de moda por facturación.






4. Normcore, lo más moderno es no ser moderno

Vestirse de manera desintencionada consigue lograr looks que marcan tendencia.





Vogue.es



5. Las bloggers, las nuevas diosas del estilo

Instagram ha catapultado a centenares de jóvenes apasionadas por la moda hasta los principales diseñadores. Ahora, marcan tendencia y son imagen de colecciones y productos.



Theblondesalad.com



6. La red carpet, un clásico

De los Oscar hasta los Grammy. No hay modelito que no quede fotografiado. Este año uno de los más recordados: el de Lupita Nyong’o.





Abaca/Elle



7. Primark vende más que Zara en España

El low cost más económico consigue situarse en la primera posición a nivel de facturación en España. Nuevos hábitos de consumo.






8. Valentino pisa fuerte

Uno de los modelos más vistos este año entre los referentes de estilo de todo el mundo.



Valentino Rockstud shoes



9.  Zapatillas fashion shoes

El deporte ha sido uno de los protagonistas indiscutibles del 2014. Cuidarse es tendencia y vestirse y calzarse adecuadamente son algunas de las prioridades que han hecho situar a las zapatillas como nuevo calzado trendy.





mu-cephei.blogspot.com



10. La cara más amarga (o no) de Kim Kardashian para Jean Paul Goude en Paper


Las celebrities dan un paso más.




Paper


Ahora, con todo ello, debemos dejar entrar al 2015 con ilusión y preguntarnos: ¿qué nos traerá este próximo año?

Estaremos preparados para no perder detalle…


¡Feliz año!



@Neus_Lloveras

30 dic. 2014

¿Y de las luces de Navidad quién habla?

Llega diciembre y, con él, una explosión de luz y color en las calles (bueno, solo en algunas): sabemos que es Navidad cuando las luces de susodicha brillan a nuestro alrededor. *inserte icono de fiesta aquí*

Bien, a decir verdad, lo sabemos con antelación porque en Barcelona se encencieron el 22 de noviembre y en Madrid el 27. Esto es por si hay despistados que no recuerdan que en diciembre se ha de salir a la calle a comprar elegir en las tiendas qué regalos traerán Papá Noel y/o los Reyes Magos.

http://blogviajescarrefour.com/destinos/comienza-la-navidad-en-rockefeller-center

Y claro, esto se tiene que notar, porque los humanos somos de dejar huella: la NASA dice que las luces de Navidad se ven desde el espacio:

http://www.cnet.com/es/noticias/luces-navidenas-desde-el-espacio-nasa/

Con a la gran inversión que realizan las ciudades en adornos navideños, no hay que esperar menos...

Siempre se ha justificado el uso de las luces de Navidad con el estímulo que producen en el consumo pero ¿realmente funciona como tal?

Es cierto que la iluminación navideña tiene un aspecto económico remarcable que repercute en los comercios de las ciudades y en el ánimo de las personas. Las ciudades iluminadas dan una sensación de cercanía, se hacen más atractivas sus calles y se agradece que, a partir de las cinco y media que ya empieza a oscurecer, haya luces animando el espíritu. Parecen dulcificar el genio en los atascos, mejorar el temple en las cenas de empresa y refrescar el recuerdo infantil de los adultos.

Pero, más allá de mejorar el aspecto nocturno de la ciudad, las luces de Navidad son parte del negocio.

Hay ciudades que han dedicado una buena cantidad económica en realizar un concurso público para potenciar el sector: Barcelona, por ejemplo, puso en marcha "Encén el Nadal" para la creación de de las luces de dos calles con una categoría profesional y otra para estudiantes. Esto no solo mejora el aspecto de la ciudad, sino también la percepción que tenemos de ella.


Los ayuntamientos también tienen ayuda. Otra gran parte de las calles lucen adornos gracias a marcas que quieren formar parte de esta celebración. Pero no es por caridad, claro, estas marcas también apuestan por mejorar la percepción que tienen de ellas: gastar en luces, adornos o detalles para la ciudad, es invertir en branding. Es decir, no quitarnos a esas marcas de la cabeza y asociarlas con ideas positivas relacionadas con su personalidad.

Ejemplos pueden ser el grandioso árbol de Lotería de Navidad en la Puerta del Sol o el primer árbol de Navidad interactivo de España, propuesto por Tous y que está en Barcelona.


Esta marca, ha sido la primera en generar un vínculo entre un objeto navideño que se puede encontrar en la calle, animando la ciudad, con sus redes sociales, puesto que mediante el envío de un tuit con un hashtag concreto se podía leer nuestro mensaje en la cinta del árbol. Pero no solo eso, la marca también ha conseguido que sus bolas decorativas sean objeto de culto: han desaparecido todas las que se encontraban a mediana altura.

Otras ciudades, se vinculan con diseñadores de referencia en el mundo de la moda nacional y les ofrecen crear las luces para determinadas calles. Así, como viene haciendo el Ayuntamiento de Madrid desde hace un tiempo, se han vuelto a ver en puntos específicos de la ciudad las luces diseñadas por creadores de ACME:

Ángel Schlesser en Princesa, Ana Locking en Jorge Juan, Teresa Sape en Velázquez y Montera, Purificación García, en Plaza Mayor y zona centro, Hannibal Laguna en la calle Mayor, Ben Busche en calle Arenal, Preciados, Carrera de San Jerónimo, calles Hileras, Fuentes, Milaneses, Santiago, Escalinata y Mesón de Paños, Ballesta y alrededores, Roberto Turégano, en calle Alcalá (tramo de Cibeles a la Puerta de Alcalá), Victorio & Lucchino en la calle Goya, Adolfo Domínguez en la calle Serrano, Sergio Sebastián en plaza de Chueca y calle Fuencarral...


Esto no hace más que confirmar que las luces de Navidad no solo son necesarias como impulsoras del consumo navideño, sino que forman parte del negocio y de la publicidad de las marcas (ya sea una marca-ciudad o cualquier otra) y son articuladoras del sector de la moda en nuestro país.

Elisa 'Coco' Rodrigo
Encuéntrame en Twitter: @CocolaCoquette
Consulta mi perfil y CV en: ElisaRodrigo.com

29 dic. 2014

Reacias al e·commerce.

En los últimos años, parece que el mundo online ha avanzado a pasos agigantados. Toda pequeña, mediana y gran empresa, incluidas multinacionales, se han lanzado a este mundo sin ponerlo en duda, vistos los casos de gran éxito.
La vía online ha demostrado a lo largo de este período, que es capaz de dotar de mayor fuerza una marca, mejorando la relación con los consumidores, aumentando la interacción entre marca y cliente, etc.

Google Imágenes. E·commerce.
Y es que, lanzar una marca al mundo online puede favorecerla especialmente. Permite al usuario acceder más fácilmente a información corporativa de la marca en cuestión, contactar con su equipo corporativo y solventar dudas, estar al día de las últimas novedades sobre la marca, realizar compras online las 24 horas del día, evitar hacer colas y desplazarse, etc.


La compra de artículos y/o servicios vía online es uno de los recursos al cual han recurrido más frecuentemente las marcas en los últimos años. De hecho, hoy en día nos puede provocar hasta rabia y frustración querer adquirir un producto o contratar un servicio ofrecido por la marca X, y no poder llevar a cabo dicho acto.

En España, según datos de Kantar Worldpanel (Fuente: Abra Invest; El e·commerce de ropa está de moda y los inversores lo saben), la venta de moda online creció un 32% en 2013, y muchos inversores invirtieron en empresas de dicho sector, como El armario de la tele, financiado por Atresmedia (Antena 3). Eso se traduce en que se trata de un sector con gran potencial a nivel de e·commerce.

De hecho, varios estudios han demostrado que, entre los productos más consumidos por el segmento femenino de la población española, se encuentran: la ropa y calzado, los complementos y los productos de belleza; Éstos parecen ser los principales intereses de compra online de las mujeres españolas, aunque siempre hay excepciones.

Que una marca no disponga de shop online en su web, teniendo en cuenta la sociedad de consumo actual, es en cierto modo un “atraso” y puede incluso reducir el valor de dicha web, limitándose a ser un mero escaparate de productos al cual poder acceder desde cualquier lugar, mediante conexión a Internet. Algunos lo ven así, otros simplemente siquiera valoran de forma positiva o negativa que un website disponga de shop online, porque les “da igual” y no tienen interés en adquirir nada online porque “no les gusta/no se fían”, porque no podrían pagar nada de esa página web o porque pasan de “pagar el transporte” hasta su domicilio.

La gran mayoría de consumidores pero, ve muy positiva la incorporación del apartado “shop online o cesta” en una página web, ya que les aporta cierta tranquilidad por poder adquirir un producto, donde y cuando quieran.

Parece incluso obvio que toda marca tuviese que estar al 100% presente en el mercado online, sin embargo no es así.
Algunas marcas han decidido no estar presentes en el mundo online y es parte de su estrategia. Una shop online no puede sustituir, por ahora, la experiencia que se vive en un punto de venta. La exclusividad de ser atendido en una tienda de lujo o Premium no puede compararse con la fría compra online. El hecho de salir de una tienda con una bolsa corporativa de una marca de lujo es, para algunos, una sensación de satisfacción y felicidad.

Google Imágenes. Phoebe Philo
Phoebe Philo, creadora de Céline, según unas declaraciones en el Vogue Festival en Londres (Fuente: S Moda; El País) :  considera chic pasar desapercibida y “no aparecer en Google”, de ahí que la página web oficial de la marca no cuente con la opción de compra de sus productos.


La señora Philo, defensora de una postura conservadora, relativa a sentir la moda en primera persona, tocando y viendo en directo las piezas de una colección, para apreciar la riqueza de los materiales y su corte, sería contraria a las shop online.


Saber si una prenda de vestir te favorece o encaja perfectamente, sólo es posible yendo a una tienda física. Incluso un accesorio, como podría ser un bolso de mano, puede no ser en realidad lo que aparenta en una fotografía de una página web.
Ya sabemos que a día de hoy, toda web con shop online dedicada a la venta de ropa cuenta con su guía de tallas, para que cada mujer pueda comprobar si sus medidas van a corresponderse con una determinada talla. Aún así, nunca estaremos al 100% seguras de que X prenda vaya a sentarnos como un guante, aunque ya hayamos comprado antes en cierta marca. Por este motivo, uno de los atributos más valorados por los usuarios al comprar online, es la facilidad que se le ofrece al cliente para la devolución o cambio de un ítem.

A grandes rasgos, existen tres tipos de marcas en función de la disponibilidad de productos online:

1   · Las que venden TODO online: lo mismo que puede encontrarse en PV’s de la marca . Un ejemplo: Inditex, Mango o Grupo Cortefiel. Caso curioso el de Mango, que online ofrece determinados productos exclusivos, que no pueden encontrarse en tiendas. Este último caso resulta interesante, ya que traslada cierta exclusividad al mundo online, en contraposición a marcas de lujo que quieren seguir manteniendo la exclusividad en la venta offline.

2   · Las que venden PARTE de sus ítems online . Un ejemplo: Hermès. Vende solamente productos seleccionados a través de su página web, para que sus puntos de venta sigan resultado igual de atractivos e imponentes. ¡Menuda locura sería vender Birkin’s online!

3   · Las que NO venden online (¡Por ahora!) . Un ejemplo: Chanel o Céline. Hasta el momento, su avance ha sido la inclusión de los precios de los productos. Desde el punto de vista económico, las marcas que rechazan el e·commerce están dejando de lado un mercado potencial considerable.

Marcas como Louis Vuitton, Burberry, Saint Laurent, Mulberry, Marc Jacobs o Tiffany&Co., entre muchas otras, han apostado por el e·commerce; Se trata de una decisión personal de cada marca y de un modelo de negocio.

Google Imágenes. Tiffany&Co.

Mientras unas marcas, como las anteriores, han apostado por el e·commerce, otras se mantienen fieles a su afán por preservar la exclusividad de sus tiendas, los espacios que integran éstas, la atención que reciben los clientes, etc. Pero sobre todo por la experiencia única que se vive al realizar una compra en una tienda de lujo. 

Las marcas clasificadas como fast fashion, del tipo Inditex, Grupo Cortefiel o Mango, no pierden ningún atributo al abrirse al e·commerce, ya que lo que ofrecen en sus tiendas no es el concepto “lujo”, y por lo tanto, el shop online no estaría sustituyendo la compra del cliente en tienda ni la pérdida de la exclusividad, sino que el resultado es un incremento en el volumen de ventas.

Si lo que está de moda es tener shop online, entonces diferenciarse significa no tenerla. Si no tenemos shop online significa que nuestros clientes deberán desplazarse para poder adquirir nuestros productos, obteniendo la fantástica experiencia de vivir la marca, y eso nos hará especiales y exclusivos, porque supone que los productos de nuestra marca sólo podrán comprarse en nuestros puntos de venta oficiales. Además, desde el contacto directo con el cliente pueden transmitirse de forma más cercana e íntima los valores de la marca.

En conclusión, las marcas, la mayoría pertenecientes al sector lujo, que todavía no han apostado por el e·commerce tienen sus razones. Si no han dado el paso, seguramente sea porque hay una estrategia de diferenciación detrás y porque saben, por sus años de experiencia y know-how, que sus clientes fieles van a seguir yendo a sus puntos de venta oficiales, ya que no puede compararse esa experiencia con la pautada y fría compra online.


Carla Cerdá