31 ene. 2011

¿Abrigo o carta de presentación?

Estamos en la temporada del abrigo, momento en el que salimos a la calle cubriendo prácticamente todo nuestro cuerpo con tan sólo una prenda. El abrigo. ¡de cuantos apuros me habrá salvado! Cuando estás todo el día en casa con tus atuendos solo aptos para ser utilizados entre tus queridas cuatro paredes y de golpe tienes que salir a comprar sal, jabón o sencillamente a pasear al perro. Es entonces cuando agradeces tener un abrigo gigante que no solo te protege del frío sino también de la burla y el ridículo.
Con pelo: izquierda Chanel, derecha Loewe

El abrigo es sinónimo de protección, pero también de misterio, ¿ qué esconderá ? te preguntas cuando estás por ejemplo en la cola de una discoteca y por debajo de los abrigos femeninos asoman estilizadas piernas que terminan con stilettos dorados, ¿ será el vestido también dorado a lo burbuja Freixenet? O esa sensación que tenemos cuando somos nosotros los que nos quitamos poco a poco el abrigo y mostramos lo que hay debajo, con cierto rubor, bajo la atenta mirada de los presentes. Es todo un ritual.
Sorprendentes, de Versace


Esta prenda también dice mucho de las personas, hay gente que parece estar en el invierno eterno, parece que siempre lleven ese abrigo como si de una máscara se tratara, para cubrir su verdadera personalidad. En un principio podríamos encontrar a tales individuos misteriosos, incluso atractivos por ser desconocidos, sin embargo, hay casos tan extremos, en los que en un arrebato de impaciencia les desnudaríamos hasta dejarlos en ropa interior. Punto y a parte son esas personas extrovertidas las cuales llevan abrigo si, ya que no se trata de coger pulmonías, pero ese abrigo es casi transparente, o mejor dicho, es revelador del carácter de su dueño. Es por esto que la industria de la moda hace abrigos para todo tipo de identidades, para los tímidos el negro o el marrón oscuro, de líneas sencillas y sin bordados, para los mas duros el cuero o el abotonado militar, para los divertidos Custo o Desigual se encargarán y así un abrigo para cada uno de nosotros, hasta llegar a las personalidades transgresoras, aquellas que invierten en apuestas arriesgadas, que ya en su momento decidieron comprarse un híbrido en vez de un gasolina, o irse de viaje a Tailandia cuando todo el mundo visitaba el Caribe, la moda también piensa en ellos y la capa podría ser su elección, una prenda que protege con elegancia y distinción. 

negro y con clase, Lanvin


La distinción, algo que muchos buscamos y solo algunos reconocemos, ser distintos, aceptar que no nos gusta la normalidad. Más tarde salgo a la calle y observo a la gente, ¿ habrán pensado en su forma de ser a la hora de comprarse su abrigo? Seguramente la única capaz de hacerlo es una freaky como yo, sin embargo, observo a una chica con un abrigo negro y lleva puesta una capucha, cuando se cruza conmigo, justo en ese momento, baja la cabeza, ¿ será tímida? Son sólo intuiciones mías. 

La capa, preciosa y distinta, de Martin Bergström


Carla Valls Roca

“Cultura Chanel” en Shanghai

La exhibición “文化香奈儿Culture Chanel” se presenta en el Museum of Contemporary Art, en Shanghai, desde el 15 de enero hasta el 14 de marzo de 2011. El objetivo de la exposición es realzar el gran alcance de la influencia de COCO Chanel, a través de su diseño icónico, en la inspiración artística y la creación literaria.

En septiembre de 2006, Chanel abró su primera tienda en Shanghai, en la Plaza 66, el centro de las tiendas de lujo. Por ahora, Chanel dispone de 3 tiendas en Shanghai. En esta época en la que las marcas de lujo se introducen en China, se trata del momento perfecto para realizar esta exposición, como una nueva estrategia de comunicación. Como dice el presidente de MOCA Shanghai, Shanghai es la metrópolis cosmopolita de China; destaca, además de por su prosperidad, por poseer un extenso patromonio cultural, y una mezcla equilibrada entre oriente y occidente. El diseño clásico de Chanel siempre atrae a las personas del lugar.

Esta exhibición consta de 5 temas: Origin, Abstraction, Invisibility, Liberty, Imaginary. Selecciona 400 piezas de joyas de todo el mundo, incluidos los diseños de Chanel, obras maestras de los artistas, los autógrafos, las imágenes, el perfume... Además, hay diferentes actividades, como el taller para los niños o las conferencias de los especialistas.


Mi amiga ya la ha visitado, y comentó que los elementos de Chanel, como la camelia, LBD, el perfume No.5, la chaqueta tweed... influyeron a toda una generación. La ropa y las joyas de la exhibición se han convertido en todo un símbolo. 
En cuanto a Gabrielle Chanel, era una mujer extraordinaria. Aunque fue adorada por muchos hombres de distinta clase, prefirió permanecer sola. Parece que su único interés era el dinero, quizá por la soledad de su vida; por lo menos el dinero pudo protegerla.
Yo quiero visitar la exposición durante estas vacaciones, y sentir el ambiente de la cultura que COCO Chanel nos trae.

Horario:
del martes al viernes: 10 a.m-7 p.m
del sábado al lunes: 10 a.m-9.30 p.m
Tarifa: 20 yuanes (2,50 euros)


YUN ZHOU

¿Quién tiene el poder?

Enero muere mañana y el cerebro de muchos que trabajamos en la moda está empapado de información.
Hemos revivido una edición más del Bread & Butter en Berlín.Viajado hasta Florencia para ver las nuevas propuestas masculinas en el Pitti Uomo. Nos preguntamos si nuestros hombres se saludarán con sombreros Amish el próximo invierno tal y como proponen Dior en París y Dsquared en Milán. Seguimos devorando crónicas de la semana de la Alta Costura escogiendo entre los vestidos futurista de Armani Privée o los guiños cancaneros de Jean Paul Gaultier.

 Imágenes de Dsquared, Jean Paul Gaultier Couture y Armani Privée.
Estamos aún bajo la resaca de los cócteles que nos bebimos en la escueta The Brandery y calentando motores para ir con mente abierta al 080, al SIMM o a Cibeles.
Miles de nuevos inputs en la cabeza y una sola pregunta pendiente por responder sobre el papel que juega la moda y sus protagonistas en nuestras vidas : ¿Quién tiene el poder? 
 

En mi mesilla de noche he encontrado algunas pistas que quiero compartir con vosotros. Se trata de la obra de la lúcida psicoanalista jungiana de fama internacional Clarisa Pinkola Estés (1945).
Esta dama de currículum apabullante escribió en 1992 una obra reveladora que probablemente sea uno de los ensayos más profundos y revolucionarios sobre la mujer: Mujeres que corren con los lobos.

Portada  del la edición española del libro.


A través de cuentos populares de culturas ancestrales de América y Europa, la doctora Estés nos susurra que dentro de cada mujer existe una vida secreta. Un mundo lleno de buenos instintos y anciana sabiduría que dirige nuestro subconsciente y a quién es obligatorio aprender a escuchar. Se trata de la Mujer Salvaje. Aquella que está ya a punto de extinguirse por normas y restricciones que siglos de civilizaciones han ido decretando.
En la lectura de este libro vemos como van cayendo los prototipos de mujer moderna, sofisticada, competidora con lo masculino y se va revelando el conocimiento de nuestras raíces más profundas llenas de intuición y creatividad. 
Si la moda nos ha hecho preguntarnos una y mil veces por qué sucumbimos a sus encantos y a los de sus creadores (hombres en muchos casos). ¿Por qué soñamos en proyectar los mensajes que temporada tras temporada nos dibujan revistas, anuncios y escaparates? ¿Cómo es posible que con lo listos y preparados que estamos y lo modernos que nos creemos, quememos nuestras pupilas pasando look books y esbozando estilismos definitivos en colecciones efímeras? ¿Qué buscamos realmente y por qué nos causa tanta fascinación esta búsqueda?

Imágen de una caperucita moderna seguida por lobos.

En Mujeres que corren con los lobos se nos dice (pag.135) : “ En el simbolismo arquetípico, las prendas de vestir representan la persona, lo primero de nosotros que ven los demás. La persona es una especie de camuflaje que sólo permite a los demás ver de nosotros lo que nosotros queremos que vean y nada más. Pero la persona tiene también otro significado más antiguo…” 

No voy a ser yo quien desvele que otro significado hay detrás de toda persona vestida o por vestir, pero lo que sí que está claro es que la moda en general y el vestido en particular se han convertido en una arma amplificadora de deseos, temores e ilusiones.
Os recomiendo descubrirlo a través de la lectura estimulante de esta obra que, por su rotunda atemporalidad, nunca pasará de moda.

Cristina Rubio.

29 ene. 2011

Lisboa (que no los lisboetas) viste de Prada

Desde hace poco más de un año Lisboa se ha llenado de Starbucks, los proveedores oficiales del desayuno de Anna Wintour, y de tiendas de marcas de lujo. El fenómeno es raro si pensamos que Portugal atraviesa una crisis económica de las más fuertes en Europa, hasta el punto de que al país se le ha “aconsejado” recurrir a las ayudas del FMI, y vivió la semana pasada unas elecciones presidenciales donde la abstención fue de más del 50%. Quiero con esto decir que no es propiamente un país que esté estable ni inspire confianza para que marcas como Prada, Marc Jacobs, Tod’s, Louis Vuitton, Burberry, Hugo Boss o Dolce&Gabanna se pongan a abrir tiendas.

Sin embargo, y aunque cada uno de los espacios comerciales lisboetas de estas firmas esté lejos de la espectacularidad de sus “hermanos” neoyorquinos, franceses e incluso madrileños, estas ganas de arriesgar no parecen del todo despropositadas si miramos más allá de la superficie.

La recién inaugurada tienda Prada de Lisboa

Puede que la inversión de estas marcas de lujo en Portugal tenga como objetivo tantear el mercado y el tipo de comprador ibérico. De ser el caso estaríamos ante una situación un poco semejante a la de las “guerrillas shop” que Comme des Garçons lleva abriendo (y cerrando) desde el 2004, en ciudades alejadas del mainstream de la moda, para vender sobrantes y testear mercados con vista a posibles aperturas. Pero yo creo que esta fiebre de la marcas de lujo por abrir tiendas en Lisboa tiene un trasfondo menos inocente. Confío que sus razones están basadas en pruebas ya dadas y no tanto en experimentos.

Cuando pensamos que ni en Barcelona existe una flagship store de Prada, para disgusto de muchos turistas, principalmente de los asiáticos, nos cuesta creer que Lisboa se haya ganado el derecho a tener su propia tienda de la marca italiana, sólo porque sí…

Pero Lisboa no sólo es una ciudad que también atrae a muchos visitantes europeos, americanos y asiáticos, sino adonde muchos brasileños y angoleños con poder adquisitivo van para hacer sus compras. Para estos últimos turistas la capital del imperio es como un “gran” Centro Comercial.

Como se explica en un trabajo publicado en la revista Visão, una de las principales news magazines del país vecino, en Diciembre de 2009, “para los portugueses, Angola está a siete mil kilómetros de distancia; sin embargo, para los angoleños, Lisboa queda a tan sólo siete horas de avión”. Y la verdad es que se agradece su interés por comprar en Portugal. Porque, como explican todos los diseñadores de lujo, gerentes de las mejores tiendas de joyas y relojes o peluqueros de renombre a quienes la revista Visão entrevistó para su reportaje, los brasileños y angoleños son quienes mejor compran.

Infografía publicada en el reportaje "Angolanos no 'shopping' Portugal", de la revista Visão, a 10 de diciembre de 2009

Al momento, Brasil y Angola tienen economías con óptimas perspectivas de desarrollo (basadas principalmente en los recursos naturales) y sus ciudadanos con poder de compra no se cortan a la hora de invertir en las mejores marcas, que les puedan dar status no sólo en sus países como en contextos internacionales. En Lisboa tienen facilidad de comprar por el idioma y porque son tratados como verdaderos miembros de la realeza. Les dan todas las condiciones para adquirir cómodamente y a lo grande. Porque si hay algo que todos los entrevistados son unánimes es en afirmar que estos clientes “raras veces preguntan el precio antes de pagar”. ¡Pero esto no significa que compren la primera cosa que les ponen delante! Saben muy bien a qué tiendas ir y cuáles las prendas de las últimas colecciones.

Eso sí, buscan exclusividad. Por ejemplo en Luanda, a los eventos sociales importantes, asiste un grupo más bien pequeño de angoleños y si todos compran en Lisboa y en las mismas marcas existe el enorme riesgo de que más de uno se vea en una de esas situaciones en que está paseando por el salón, con su flûte de cava en la mano, mira a un lado y ¡ups!, ahí está, alguien con la misma prenda.

Otra exigencia es que, además de materias primas lujosas, la ropa y los complementos tengan logos bien visibles. Los bolsos Dior son los preferidos de las compradoras angoleñas y brasileñas “habituales” de la Loja das Meias, la tienda multimarcas de lujo de Lisboa.

Fuera del carro quedan, por eso, las marcas de diseñadores nacionales más conceptuales, que al no ser tan sonantes no logran atraer a este nicho de mercado. Fátima Lopes y Augustus, en cambio, se forran. De hecho hacen ya colecciones pensando en los clientes de estos países. Louis Vuitton, Burberry, Tod’s y Cia. o las recién inauguradas Prada y Marc Jacobs tampoco tienen nada de que quejarse y a estas horas se estarán frotando las manos de felicidad con los logros obtenidos en una ciudad que, contra todo pronóstico, al final vende.

Fátimas Lopes al final de su desfile Otoño/Invierno 10/11 en la Moda Lisboa

El diseñador portugués Augustus con algunas de sus creaciones

Para terminar os dejo con unas imágenes que ilustran perfectamente el tipo de comprador de lujo subsahariano. Las siguientes fotos las conocí en la pasada edición del World Press Photo y durante la elaboración de este post no me las podía sacar de la cabeza. Son del fotógrafo malí Malick Sidibé y fueron publicadas en el The New York Times, en abril de 2009, para ilustrar el reportaje “Prints and the Revolution”, sobre un grupo de individuos que en un país tan pobre como Mali son conocedores y consumidores de las mejores y más caras marcas de moda. Sin embargo, no se limitan a vestirse con las últimas propuestas de los principales creadores, sino que las integran en su propia cultura, haciendo un mix and match de prints que para nosotros sería “raro” pero que hace de ellos los style icons de su país.

Foto 1: Abdoulaye Diakibe (izq.) viste traje Viktor & Rolf, camisa Bottega Veneta, zapatos Dolce & Gabbana y sombrero Burberry. Mamoutou Kone viste camisa y traje Dries Van Noten, corbata Etro y zapatos Paul Smith.
Foto 2: Modibo Zounkara viste traje Ann Demeulemeester, polo Prada y sandálias Dries Van Noten. Kadia Coulibaly lleva vestido Charles Anastase, chaqueta de Tao Comme des Garçons, bolso Miu Miu, zapatos Chloé y pendientes Louis Vuitton.

Foto 1: Aichata Sylla lleva blusa Oscar de la Renta, falda Miu Miu, faja Marc Jacobs, cinturón New York Vintage, bolso Miu Miu, zapatos Cole Haan, sombrero Philip Treacy y pendientes Louis Vuitton.
Foto 2: Zacharia Sidibé viste traje y faja Etro, pantalones John Galliano y sandalias Tod’s.

Foto 1: Fataumata Cissé viste top y falda Junya Watanabe, bolso Miu Miu y zapatos Zoraide. Mamadou Gamara viste camisa Dsquared2, chaleco y pantalones Missoni y zapatos Gucci. Mariam Sidibé lleva vestido Nicole Miller, falda Tsumori Chisato, zapatos Christian Louboutin, sombrero Albertus Swanepoel y collar Dries Van Noten.
Foto 2: Abib Zounkara viste americana y camisa Marc Jacobs, pantalones Patrik Ervell y zapatos Giorgio Armani. Assan Sylla lleva chaqueta Duro Olowu, camisa Marc Jacobs, falda See by Chloé, zapatos Zoraide y sombrero Rike Feurstein. Sekouba Sidibé viste camisa Marc Jacobs, chaleco Adam Kimmel, pantalones Yigal Azrouel y sandálias Salvatore Ferragamo.

 

Mafalda Soares Caldas

La Maja de Intimissimi

Pensareis que me he vuelto loca y que ya delirio con tantos diseñadores. ¿La Maja no era de Goya?



Y la respuesta es sí, aunque con un leve matiz. Del pintor español es el cuadro pero no la forma de presentar el cuerpo de la mujer. Si os fijáis en el retrato, la mujer se expone a la mirada ajena, se viste o desnuda para el otro, tal y como sucede en la publicidad de esta marca de lencería.
 El baño Turco, Ingres
Según Anna Coll, coordinadora del Observatorio de la Mujer, “muchas representaciones del cuerpo femenino permiten mirar sin sentir vergüenza”. La mayoría de pintores presentan a la mujer con la mirada baja para que así el observador pueda mirarla sin avergonzarse de estar deleitándose con la fruta prohibida. La mujer en la mayoría de cuadros no interpela al “otro”, si no que asume un papel sumiso, impuesto socialmente. Cuando ese papel cambia es cuando nos sorprendemos.

Tal y como sucedió con el cuadro Olympia de Manet (1863), donde la figura protagonista mira directamente, retándo al observador a mantener la mirada, sin importarle su desnudez.  En cierto modo es lo que debe hacer la mujer cada día, reta a los hombres a respetar sus derechos sin importarle que su cuerpo este continuamente expuesto a las miradas ajenas.  No es una lucha encarnizada, pero sí constante, de guerrilla, la que desempeñamos cada día. 
Porque si os fijais en la publicidad que nos rodea veréis que tampoco ha cambiado tanto des de que Goya pintó La Maja desnuda.
 
 


Raquel Sans

27 ene. 2011

Moda reciclable

Este post no es acerca de los diseñadores que ahora se dedican a hacer moda sostenible, o amigable con el ambiente, como Stella McCartney; es quizás acerca de un tipo de indumentaria un poco menos usable, pero bastante interesante. Se trata del trabajo de estudiantes de la Facultad de Vestuario en la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Colombia que juegan con los conceptos de silueta y volumen de una manera particular.



La persona que dirige este trabajo es Mauricio Velásquez Posada, un profesor de esa institución que desde hace algunos años ha investigado sobre las superficies, los pliegues y el cuerpo humano. Así ha llegado a la papiroflexia, a los cortes del papel y en general a todo lo que  ayuda a manejar el papel como superficie en relación con el cuerpo para realizar fantásticas estructuras, conocer más la relación del cuerpo con lo que lo envuelve y proponer figuras que en lugar de imitar o rodear el cuerpo de manera armónica, cambian la relación del ser humano con el espacio y hacen que sea el cuerpo el que se adapte, muy a lo Balenciaga, pero con papel.


Estas personas no están solo creando formas que se ponen sobre el cuerpo, sino que a través de las distintas propuestas cuestionan los códigos de vestir actuales. ¿Al final qué importa más? ¿Lo que viste una persona, o la persona que viste algo? Usar el papel como vehículo quizás no solo sea una manera de experimentar con nuevas formas y con un material poco usado en la confección de prendas, sino también es una manera de entender lo efímero que es lo que nos ponemos (te lo quitas, lo arrugas, y a la basura) y qué tan fácil nos cambia.

 



El caso es que las estructuras no dejan de ser sorprendentes e innovadoras, recordando lámparas chinas, decoraciones y hasta creaciones arquitectónicas…




 Vestidos hechos para los más vanguardistas; y es aquí cuando me pregunto: ¿quién más quiere ver a Lady Gaga como muñeca de papel? Si ya ha usado carne cruda, qué es un pliegue por aquí y otro para allá.

Julia Saume Márquez

26 ene. 2011

Para las más "pretty"

Enero nos ha traído días de sol y de frío, pero también, días de rebajas y de nuevas colecciones. Y es que, ¿quien ha sido capaz de pasar sin mirar las nuevas prendas y no ha soñado con los largos y cálidos días de primavera paseando por la ciudad o tomando un café en una terraza? Yo la primera.
Zara, Mango, H&M y un largo etcétera casi inacabable han sacado ya sus colores suaves y primaverales. Pero no es de ellas de quien voy a hablar, sino de la que es sin duda mi marca favorita de zapatos: Pretty Ballerinas. Temporada trás temporada me cautiva con sus ingeniosos modelos, y esta vez, no ha sido menos.


Desde su nacimiento virtual en 2005, de la mano de la firma menorquina de zapatos Mascaró, estas bailarinas han ido ganando seguidoras en todo el mundo, y entre muchas otras, lucen los modelos Pretty Ballerinas celebrities de la talla de Claudia Shiffer, Elle Macpherson, Kate Moss, Lily Allen o la princesa de Asturias, S.A.R. Doña Letizia Ortiz. Algunas de ellas han colaborado incluso con la firma, dando su nombre a algunos de los modelos, inspirados en sus gustos y necesidades.
Desde las bailarinas en un solo color, a las que juntan un sinfín de colores y estampados, lazos, flores, plumas y demás. Esta primavera augura ser colorida y original, no apta para las más vergonzosas. 




Ahora solo queda esperar a que amaine el frío y llegue por fin la esperada primavera. 

Laura Rotger

24 ene. 2011

GRACIAS A LA CRISIS

La situación actual ha provocado que muchas empresas del mundo de la moda se encuentren en números rojos, sin embargo, hay quién ha sabido aprovechar esta coyuntura económica para potenciar su negocio.

 
Este es el caso de la firma de moda Código Básico, que en 2006, salió al mercado con una apuesta arriesgada de prendas básicas, pero de calidad.
Lejos de ser una firma transgresora o que sigue las tendencias, Código Básico apostó por lanzar al mercado prendas básicas, principalmente de algodón,  presentes en todos los guardarropas  tanto femeninos como masculinos.

 
Se caracteriza por diseñar, producir y distribuir prendas atemporales de calidad y a buen precio.Entre sus prendas, destaca el gran surtido, así como la gran gama de colores que ofrece para cada una de ellas.
Además, abarca tallas desde la S hasta la XXL, teniendo en cuenta un público, de todas las edades y tipos de físico.
 

 En cuanto a las tiendas, se caracterizan por ser de un estilo minimalista y con una atención muy personalizada. Prueba de ello, a parte del diseño, es el hecho de que todas sus prendas están embolsadas individualmente para que el cliente estrene el producto; ofreciendo una muestra más de calidad.

La suma de estos factores ha conseguido que la firma de moda se encuentre en expansión, incluso dada la situación económica.

Indirectamente, uno de los hechos más relevantes de Código Básico, es que se trata de una empresa española, potenciando así la capacidad de los españoles para destacar en el mundo de la moda.

Andrea Camilleri

23 ene. 2011

"Something Big is Coming"

Hay quienes habrán aprovechado un domingo por la tarde para sentarse ante el sofá para disfrutar una película. Otros como yo, hemos decidido que era el momento, después de una semana llena de desfiles masculinos en París, de dar una ojeada a lo que se nos presenta para el nuevo invierno 2011-2012.
Debo confesar que no miro todos los desfiles. Todos tenemos predilecciones y es que mi espíritu de diseñadora siempre acaba en tierras belgas, aunque antes pase por muchos otros nombres.
Cotilleando me encuentro a un Lanvin rebosante de elegancia y con notables influencias de la edad de oro cinematográfica, mostrando a un hombre muy sobrio; muy gentleman.
Dior Homme, esta vez desfilando en un apartamento totalmente vacío y de color blanco (la máxima expresión del minimalismo), muestra una pureza de líneas impecable, con pantalones cargo de cayente espectacular, con vida propia, combinados con abrigos gruesos, reversibles y blazers de cuidada estructura. Todo ello en una paleta de oscuros chocolate, negro, gris, combinados con pequeñas dosis de rojo.
Un Dries van Noten que presenta a un chico muy Bowie, un chico un tanto afeminado con el característico peinado del cantante con una enorme inyección de glamour en el detallismo de las prendas. Esas chaquetas de doble solapa con colores de enorme contraste entre ellos o materiales opuestos.. Un shock de color que combinado con los exquisitos bordados, tejidos y patronaje dan como resultado a un sorprendente Dries.

Mi mayor sorpresa llega con  Walter van Beirendonck. El tedy bear de Amberes me tenía acostumbrada a sus extremadamente excéntricas colecciones para “hombres oso”. En esta ocasión, la primera imagen que me encuentro es la de un delgado hombre de color con traje y falda, todo en un gris muy claro. Eso si, con un toque de color en los zapatos verdes y un aro de metal como collar. ¿Dónde están las barbas y las enormes barrigas?


Tranquilos, se trata de una falsa alarma. Enseguida, después de darle al botón del slideshow me doy cuenta que los siguientes trajes va introduciendo piezas estampadas. El color empieza por el zapato y va subiendo pieza a pieza hasta llegar a la cara de los modelos (todos ellos africanos seleccionados en un casting hecho en la calle). Desde la mitad del desfile los modelos llevan una boca de tiburón pintada en la cara.
Y por si fuera poco, también crecen las prendas a medida que avanza el desfile. Jerséis que se convierten en abrigos y ponchos hechos con miles de flecos de distintos colores. Señores, les presento a Walter van Beirendonck.






WVB tiene un público muy fiel. Aún y así, deduzco que el diseñador belga va a notar como sus ventas crecen durante la próxima temporada. Y es que en esta ocasión Walter se ha calmado un poco, ofreciendo elegancia en la confección de estos trajes y de estas magníficas faldas que protagonizan la colección de hombre para el próximo invierno.  





Como gran admiradora de su trabajo y de la excentricidad de sus diseños (siempre perfectamente patronados y escogidos) me consuela que Walter van Beirendonck salga a saludar con una sudadera en la que se lee  "Something Big is Coming". Me deja mucho más tranquila.

Núria Martí Casanova

¿Objetividad o cruce de intereses?

La salida de Carine Roitfeld de Vogue Paris y el nombramiento de Emmanuelle Alt, su alumna mas aventajada, como nueva directora de la cabecera francesa, me ha despertado curiosidad y perplejidad a partes iguales. Polémicas a un lado, llama poderosamente la atención el cruce de intereses y favoritismos presentes en este caso. Es cierto que, en algunos momentos, el mal periodismo es clientelismo y subjetividad, pero en esas ocasiones, los tratos de favor tratan de ocultarse y que no trasciendan a la esfera pública. ¿Por qué no en este caso?

  Me explicare mejor. Resulta que Carine, que después de casi diez años como directora de Vogue Paris ha revelado que tiene "alma de freelance", le daba aires a esa necesidad de trabajar por su cuenta siendo asesora de algunas marcas de ropa -relación negada convenientemente por la protagonista en los últimos tiempos-. Esta "relación" le causo más de un quebradero de cabeza a Vogue Paris cuando un enfadadísimo Nicolas Ghesquière le negó la invitación a Roitfeld y su equipo para su desfile de otoño / invierno 2010. Al parecer, la cabeza visible de Balenciaga se sentía algo molesto porque la marca Max Mara había sacado un abrigo con un sospechoso parecido a uno de los suyos. El abrigo, al que llamaremos “el abrigo clonado”, pertenecía a una colección a la que había accedido un círculo muy reducido de personas, entre ellos, una Carine que, al parecer, tenia tratos con Max Mara. Para Ghesquière fue algo como "blanco y en botella". 












Sea como sea, Carine es historia en Vogue Paris.  El problema es que no se sabe si los responsables de Conde Nast Francia quieren volver a tropezar en la misma piedra: la nueva directora es consultora -reconocida en este caso- de marcas como Balmain, Isabel Marant -a la que ha mimetizado, literalmente, con la anterior- o Gucci. ¿
Renunciará Alt al sobresueldo que le ingresan estas marcas o apostará por ellas en la revista?

En definitiva... ¿objetividad o cruce de intereses?


Eva Navarro

21 ene. 2011

The Brandery is comming soon…

The Brandery es el show internacional de moda urbana y contemporánea que se presentará en la Fira de Barcelona los próximos días 26, 27 y 28 de enero 2011. El objetivo es conseguir la unión de marcas como CK SHIRTS o CUSTO BARCELONA para trabajar juntas en un proyecto común de desarrollo y renovación de la moda: sobre todo en el ámbito de la comunicación.



El lugar donde se encuentra The Brandery estará dividido en ÁREAS y SECTORES. Las ÁREAS determinan la oferta y los SECTORES clasifican el tipo de género. Las ÁREAS son The City, The Fira, The Laundry y The Brandtown. Cada uno de ellos ofrece un servicio o actividad. Mientras que los SECTORES son: The Cathedral, The Loft, The Warehouse y The Stadium, donde se divide el género por tipo de ropa (deportiva, denim, marcas con nombres propios, etc...)

The Brandery da la posibilidad de abrir nuevas puertas a la creatividad, la innovación y los avances en tipo de cortes, patronaje, estilismos, etc. Participan todo tipo de marcas y de todas partes: italianas, francesas, españolas, internacionales, menos conocidas, complementos, ropa, etc.

Además de oportunidades para intentar solventar el problema de Internet y la moda. La comunicación 2.0 se ha convertido en una de las partes más importante para una marca y hay que intentar emmarcar la moda en este ámbito. Uno de nuestros queridísimos grupos grandes de la moda como Zara ya se ha convertido en líder de ventas por Internet y, según fuentes del sector mueve aproximadamente 5.000 pedidos diarios. 




Otros que también dan la cara en Internet son los outlets de marcas que venden stock a buen precio. Los outlets y sus rebajas continuas en tiempos de crisis provocan una disminución de las ventas en los POS (Points of sale), hecho que tampoco ayuda a la marca a la hora de intentar ubicarse en Internet.

Por lo tanto, ¿Cuál creéis que sería el mejor futuro para una marca online? ¿Presentar colecciones en Internet en lugar de desfilar?
Aunque, evidentemente, The Brandery no solucionará este problema, puede que, al menos, las “chances for changes” creen un viral de boca-boca.

Gemma Grau.

20 ene. 2011

EL ROSA SE IMPONE EN LOS PREMIOS GLOBOS DE ORO


El pasado 17 de enero pudimos contemplar, como cada año, la entrega de los premios “Globos de oro” y con ellos el marketing directo de los diseñadores de moda. 

Los Ángeles dio la bienvenida a las distintas celebrities y actores de la gran pantalla con un esmerado pero corriente evento en el que los protagonistas,  más que los propios Globos de Oro, fueron los modelitos que se vieron desfilar por la alfombra roja.

 La asistencia de los famosos produce un efecto de ansiedad por parte de los fotógrafos fuera de lo común. Es interesante captar la instantánea de los ganadores, pero más placentero y exitoso es, sin duda, obtener la foto de todos los looks, tan esperados por las lectoras y “vuayeres”. 

El color predominante fue el rosa en todas sus vertientes. Desde el fucsia, hasta el repetido rosa palo que supieron llevar con bastante clase y discreción muchas de las actrices del momento.
 Este color que significa dulzura y suavidad, provoca ternura y refleja el lado más inocente de quien lo lleva.

Scarlett Johansson nos trasladó a otra época con un vestido romántico en rosa palo de Elie Saab. Natalie Portman, con una ya evidente barriguita, lució un sencillo vestido rosa de Viktor and Rof. La imponente Megan Fox también se sumó a la lista de “las chicas rosa palo” con un modelo de Giorgio Armani Privé y Sandra Bullock causó sensación con un espectacular vestido de Jenny Packham y con un favorecedor flequillo, todo sea dicho…






Algunas como Claire Danes optaron por algo hipersencillo (además de rosa) con un básico Calvin Klein y otras como Julian Moore captaron flashes y miradas gracias a un ejemplar en fucsia, realmente genial, de Lanvin.

Julian Moore espectacular vestida de Lanvin

 Dentro de la gama de color, pero en otra expresión, apareció Anne Hathaway que lució un Giorgio Armani Privé de lentejuelas con un super femenino escote de espalda.

Anne Hathaway lució un exquisito Giorgio Armani Privé

 Bien sea por la inocencia que quieren transmitirnos estas reinas de la moda o simplemente porque está de moda ser la reina de la inocencia, lo cierto es que este color suele sentar bien tanto a rubias como a morenas, más o menos guapas, así que tomémoslo como referencia.  An the winner is…

Beatriz González Roiz