31 dic. 2010

EN LA SENCILLEZ ESTA EL GUSTO


Aunque sea una frase hecha y muy recurrida, no se me ocurre otra definición mejor para catalogar a Laura Ponte.

Cansada de leer y escuchar el adjetivo “camaleónica”, podría fulminar de una vez por todas ésta palabra que todos los medios de comunicación se empeñan en subrayar (como si fueran los primeros en utilizarla), para encasillar el estilo de esta modelo gallega.

Puede que sea camaleónica en los desfiles o en las sesiones de fotos, pero la chica tiene un estilo bastante marcado. Nadie mejor que ella puede lucir una línea años 20 con tanta gracia y su presencia impone un “estilazo” que hace sombra al resto de asistentas que quieran destacar con un enorme escote o el tacón  más alto de todo el evento.







Personalmente creo que  Laura tiene un estilo innato. Es de las pocas mujeres que además de estar dotadas de una bonita silueta, tiene un gusto exquisito a la hora de combinar prendas. Ella convierte la ropa en moda, su estilo en emblema,  porque simplemente huye de las tendencias y se decanta por la comodidad.

No podría prescindir de mis camisetas, cuanto más grandes y gastadas mejor”, confesaba en alguna entrevista pasada. Sí,  a mí también me encantan las camisetas anchas y el look casual rozando la despreocupación de ir guapa, pero no me sientan tan bien como a ti Laura; algún truco tiene que haber…¿o no?.  








La cuestión es que su rostro tiene los rasgos muy duros y algo andróginos, así que tampoco tiene una belleza evidente; va todo más allá. Su estilo y su belleza no son comunes, ese es su principal atractivo.

El secreto es la sencillez.


Beatriz González Roiz


30 dic. 2010

¡Y yo sin un euro en el bolsillo!



¿Os gustan?

Iba a pedirle a Baltasar, mi rey mago favorito, que cruzara medio mundo desde Oriente hasta Zaragoza para regalármelos, pero me he dado cuenta de tres cosas: uno, que no tenía mucho sentido disfrazarme de bola de Navidad el día 6 de enero, cuando ya no iba a poder lucirme junto al árbol. Dos, que, aún a pesar de la generosa rebaja del 50% en Net-à-porter, 608 euros siguen siendo demasiados euros para Baltasar (incluso para Melchor y Gaspar, los tres juntos) Y tres: que son feos de narices.

Debo de tener un gusto muy extraño, porque a pesar de todo, los pantalones que completan este disfraz de bola de Navidad se han agotado. Sigo mirando, a ver si Baltasar se estira un poco:¡Un bolso, bien! Mi propósito de Año Nuevo es volverme adicta a los bolsos, que de los zapatos estoy aburrida. Una bandolera, a mitad de precio. 2.450 euros de nada, rebaja incluida. Tendrá diamantes dentro, supongo. O incluirá un dosificador de perfume para que huela permanentemente bien, porque si no, no me lo explico. Nada. Alguien con 2.450 euros se me ha adelantado. Sold out! Bueno, no pasa nada: si no tengo pantalones, tampoco consigo el bolso Burbuja de Freixenet.



Bueno, sí o sí. Este abrigo lleva mi nombre. El estampado animal es de obligado cumplimiento esta temporada. Y también está rebajado: ha pasado de más de 15.000 euros a costar "sólo" 10.756. Es una prenda 100% amortizable, como me exigiría mi abuela. Sólo le pongo un "pero": me faltan aproximadamente 10.756 euros para poder comprarlo. Bueno, eso y que está agotado.

Estoy acostumbrada a quedarme sin la ropa que me gusta de Zara pero, ¿en Net-à-Porter también? ¿Qué tiene el mundo contra mí?

¡Upsss! Pecado capital. Acabo de entender qué es eso del "valor del intangible". El estilismo navideño tiene nombre y apellidos: Christophe Decarnin, el hombre que sacó a la princesa Xena  de las tediosas repeticiones de La 2 y la subió a las pasarelas.

¡Si Balmain, como la Chanel de nuestro blog, levantase la cabeza!

Eva Navarro



Bvlgari se exhibe al Grand Palais de Paris, Francia

La gran casa italiana celebra sus 125 años de éxito con una gran exposición reuniendo más de 500 piezas, por ciertas, de colecciones exclusivas nunca expuestas al gran público.  
Un gran castillo de fuego para los ojos: rubís, diamantes, esmeralda, zafiro… El Gran Palais de Paris jamás había brillado tanto.


La exposición nos lleva al corazón de un grandioso diamante negro fragmentado en distintas salas relatando la evolución de Bvlgari durante 125 años desde la apertura de su primera tienda en Italia hasta hoy.
Todo empieza en 1884 cuando Bvlgari  abre su primera tienda “Via Sistina” en Roma. La sala inicial presenta creaciones de plata y las primeras joyas con diamantes. Cinturones y pulseras de plata con monedas pendientes recuerdan la época del imperio Romano. Los Collares de diamantes eran montados con platina, material poco usado en joyas a esa época.


Los Anos 30 se distingan por la gran tendencia del convertible: collares que se podían dividir en dos pulseras, pendientes intercambiables… Lo todo en unos detalles y un trabajo de las piedras increíbles. Bvlgari se afirma en creador de Joyas y no duda en mezclar cuatro colores de piedras: zafiro con diamantes y rubí, esmeralda con diamantes...



La segunda guerra mundial marca la vuelta a la “tradición” con formas más sencillas y colores  sobres, se usara en lo sucesivo el oro.
El boom de los años 50 y 60 marca la época de la Dolce vita Italiana y el gran éxito de Bvlgari muy codiciado por las divas de Hollywood. Joyas más espectaculares las unas que otras: broches, collares, pendientes, gemelos extravagantes en sus formas geométricas y centelleantes tan por la puridad de las piedras que por su nueva manera de ser tallada. Las piedras y a no son “cuadradas” sino mas “redondas”, pulidas, el estilo “ Cabochon” que caracterizara al estilo Bvlgari.



Bvlgari sigue su gran ascenso en los años 70, con joyas mezclando piedras naturales, oro y diamantes. Las creaciones son más innovadoras con  collares “raz du cou” o “sautoir”. 
La exposición se acaba con las últimas creaciones de 2000 y con una sala dedicada a la colección personal de Elizabeth Taylor, gran aficionada de la marca. Descubrimos las joyas míticas suyas que ella solía llevar en las películas: broche de flores, la pulsera en forma de serpiente que lleva en la Cleopatra, el gran collar “sautoir” de diamantes y zafiro…



Una experiencia bastante "brutal" para los ojos, apreciamos la gran multitud de joyas y la evolución temporal de la exposición que nos transmite realmente la esencia Bvlgari . Sin hablar del ambiente chic y sencillo que pone en valor las joyas y los croquis originales expuestos.
Nuestro « Coup de cœur » :la sala Elizabeth Taylor y su Broche «  Tremblant », colección de broches Bvlgari que tienen la particularidad de ser dotado de un mecanismo a muelle que las hacen centellear al el menor movimiento.

Elizabeth Taylor y su broche Temblant...

Efecto “Woohaou” garantizado.
Exposición Bvlgari, al Gran Palais de Paris, hasta el 12 de enero de 2011.
Ingrid Rosiau Affanasieff para DCMO_IDEC 

La noche en 700 nm.

O lo que es lo mismo, la longitud de onda del color rey de estas fechas: el Rojo.
Alguien tenia que escribir sobre él!
Amado por muchos y odiado por otros, a nadie deja indiferente el simbolismo del color que habita en el extremo derecho del espectro cromático y hace de frontera entre lo visible y lo invisible.
Goethe, en su libro “La teoría del color” insiste de forma rotunda en la ambivalencia del rojo, afirmando que se trata del más elevado de todos los colores y el de mayor dignidad.
Además, según las tradiciones medievales que aún condicionan nuestro imaginario moderno, el rojo es el color para celebrar la prosperidad de la tierra, saludar al nuevo año y levantar ánimos y pasiones de los menos fogosos. Eso sí, en épocas remotas estuvo siempre escondido debajo de camisas y túnicas por considerarse pagano e impuro, lo que resulta en su evolución, como la apuesta más acertada para la ropa interior en la noche de fin de año. 

Adriana Lima de Victoria's Secret Invierno 2010.
  
Ahora más de uno debe sopesar la opción de dejar de luchar contra el bombardeo de rojo que encontramos en las tiendas de lencería más democráticas del momento y sucumbir a la compra casi obligada de una pieza de este color.
Para las que nos apartemos de tales imposiciones masificadas y tradicionalistas, propongo una alternativa para cubrir el expediente: el Zapato Rojo.
Rojas eran las zapatillas de ballet protagonistas del famoso cuento de Andersen. Rojísimos los que conducían a Dorothy por un camino de baldosas doradas en busca del Mago de Oz, y también los coquetos zapatos que esta temporada nos han hecho rendirnos ante Isabel Marant.

Poppy Suede Pumps de Isabel Marant Invierno 2010.
Bautizados como Poppy Suede Pumps han formado dueto y abierto las puertas del éxito a pitillos, faldas y vestidos agotándose en Net-a- Porter e inspirando a Zaras, Blancos y demás.
Algo tendrá el binomio “zapato + rojo” ya que ha sido fuente de inspiración para tesis psiquiátricas que se han centrado en descubrir que se oculta bajo su tacón.
El mejor ejemplo lo encontramos en Freud, primero en tratar la simbología erótica del calzado en su libro “Fetichismo”, relacionando calzado con sumisión y deseo sexual.

Pero si ninguna de estas opciones nos convence para cumplir con la liturgia en la última noche del año, siempre podemos optar por la mezcla íntima del rojo sobre nuestras pieles. Labios y uñas nunca estarán tan apunto para recibir besos y sujetar copas como con los incondicionales clásicos de Chanel. 
Si según todos los estudios, en tiempos de crisis se dispara la venta de pintalabios rojos, este es el momento sin duda!

Clásicos Rouge de Chanel con Monika Jagaciak, imagen de esta temporada.
Pintarse de carmín es también un gesto nostálgico y evocador que nos transporta a Marilyn, Coco Chanel o a la mismísima Evita Perón. Mujeres, todas ellas, que con su cromática elección estaban transmitiendo al mundo seguridad, pasión y determinación por la vida.
A ellas no les fue tan mal, al fin y al cabo. Vale la pena arriesgarse y probar.

Feliz año a todos!
  
Cristina Rubio.

29 dic. 2010

Celebrar el fin de año es una Ley

Este viernes es la última noche del año. Desde la tradición, los humanos occidentales la celebramos en grande, aunque unos mas que otros. Según el apetito por celebrarla, o los bolsillos de cada uno. Si nos ponemos a pensar, sí es una noche más, y la mañana siguiente otro día como el anterior donde seguramente saldrá el sol y anochecerá. Sin embargo, en mi opinión debemos tratar la última noche del año con gran cariño, de un modo especial, ya que se trata de un cierre, del final de un año de tu vida, del principio de otro, de como medimos nuestro paso por este mundo.

Primer ingrediente: BRILLAR. Es la noche en la que debemos estar radiantes, y cuando digo radiantes, me refiero al sentido literal de la palabra; tenemos que brillar. Por lo tanto aun estamos a tiempo de salir a comprar sea lo que sea, una cinta con lentejuelas, una pajarita dorada, un colorete con virutas de oro como el de la firma Guerlain... o bien, para los mas pícaros, un conjunto de ropa interior con perlas o brillantes, a lo modelo de victoria's secret, olvidate del rojo tradicional y atrevete con el lujo dorado.

Olivia Palermo vestida de Givenchy, elegancia y glamour.

A continuación, VÍSTETE CON MODERACIÓN, no debemos caer en el barroquismo, aunque las joyas imperiales y los volúmenes estén de moda, debemos ser fieles al menos es más. Ya que para brillar estarán los complementos mencionados. Por lo tanto, escoge un vestido, o un conjunto mono color, el negro azabache es un clásico infalible, sin embargo, este año una gran elección también son los pasteles, los tonos nude, que se ciñen a tu cuerpo como si de una segunda piel se tratara, dando un efecto increíblemente sexy y a la vez angelical. Y una vez más, olvidate del rojo, a no ser que tengas la suerte de poseer un Valentino y estar invitada en Via Venetto esa noche.

La bebida de la noche, Veuve Clicquot
En tercer lugar, escoge un CHAMPÁN para brindar, y no solo para el brindis de las 12 campanadas, sino que vas a beber champán desde el aperitivo hasta las 00.30 aproximadamente, cuando empezarán los cócteles y el apreciado gintónic. Soy una fan incondicional del champán, concretamente del Veuve Clicquot, verde con etiqueta naranja, un clásico en la mesa de fin de año de mis padres, es por eso que este año voy a cenar con ellos porqué si no bebo Veuve Clicquot, el año no me resulta tan positivo. Sí, soy una catalana traidora, ya que no brindo con cava, pero la suavidad del champan en el paladar no es la misma que el de las burbujas Freixenet, o el brillante Codorniu, sin embargo, para gustos colores, claro está.

Llega el momento de SALIR, si es que la fiesta no continua en el mismo lugar donde has cenado... llama a un taxi por favor!!! ni se te ocurra conducir! Mal pie sería empezar el año con menos puntos en el carnet, o en mi caso, sin carnet... no gracias. Y sea cual sea el destino de esa noche, procura no enfadarte, pasarlo en grande, porqué, por mucho que nos empeñemos a decir que se trata de una noche más, de una fiesta más, siempre la recordamos, siempre sabemos qué hicimos el fin de año pasado o el anterior. Sal con tacones gigantes y , no te lleves unas cutres bailarinas de recambio, lo que debes hacer es beber más y así desaparece el dolor de pies, pero nunca bajarte de tus tacones, ¿ a caso no ves lo que te favorecen?

Me olvidaba de algo realmente importante: los DESEOS para el 2011, intenta ser realista, y acompañar tus deseos con voluntad propia para que se te cumplan, aunque estoy segura, como es también mi caso, que habrá algún deseo inalcanzable que también pediremos y seguramente será el que más queremos que se cumpla, casi siempre relacionados con el amor. Pero ¿ Qué seria del fin de año sin un poco de idealismo y romanticismo?

Finalmente, solo me queda desearos un Feliz 2011 a todas, y animaros a brillar este viernes!

Carla Valls Roca

La noche libre de Givenchy

El viernes por la noche Papa Noel dejó debajo de mi árbol un obsequio. Como todo gran regalo que se precie, el envoltorio era pequeño y nada hacia presagiar el valor que tenía, simplemente al cogerlo, algo en tu interior te dice que te va a gustar. Y así fue.
Al rasgar el papel de regalo encontré una pequeña joya de cine: How to Steal a million. Una película de 1966 dirigida por William Wyler y protagonizada por una de mis actrices clásicas favoritas, Audrey Hepburn.
La caratula del DVD es en sí un regalo. Se trata de un dibujo de los dos protagonistas,  tal y como se presentó en los cines de los 60 en Barcelona, donde la protagonista luce un conjunto de falda y camisa lencera.

Al apretar el botón de reproducir la pantalla se llenó con imágenes de Peter O’Toole y la bella Hepburn. Me deleité con los trajes sastre color beige, el vestido negro y la simplicidad y elegancia de las combinaciones de gabardina y sombrero.
Incluso hay la firma de Givenchy en el camisón de noche que la protagonista combina con unas simpáticas botas de agua negras. Y en ese momento te das cuenta que, aunque haya tendencias y gustos, algunos creadores saben interpretar a la mujer para que sus creaciones perduren. Givenchy, alumno de Balenciaga, fue el diseñador fetiche de la actriz belga.
La actriz lució su estilo por la pantalla pero también fuera de ella. Recurría a él para los eventos más importantes pero también para cumplir con su papel de madre. Pantalones capri, faldas de tubo,… Givenchy rodeó su delgado cuerpo y lo dotó de espectacularidad, más bella incluso que las sugerentes curvas de Marilyn Monroe.

Todo el vestuario de la película está diseñado por Givenchy, excepto el momento en que ella se viste de limpiadora. Instante en el que Peter O’Toole arroja su frase: "Hoy le daremos la noche libre a Givenchy".
Y así, rodeada de esos personajes humorísticos pasé la tarde de Navidad. Envuelta de la belleza de Givenchy y del marcado acento de la actriz me enamoré de los ojos azules de O’Toole y la indumentaria de la protagonista. Ahora lo único que deseo es tener la oportunidad de ponerme el camisón y las botas de agua.
Raquel Sans

Lady Gaga, ¿cantante o diseñadora?


La cantante Lady Gaga ha revolucionado el mundo de la moda en 2010. Sus excéntricos diseños han cambiado el mundo de la moda de tal manera que la revista Vogue en EEUU hoy mismo día 29 de Diciembre de 2010 ha publicado los diez momentos que han producido más impacto en el mundo de la moda en el 2010. Dos de ellos son el regreso de Tom Ford y la colaboración de Lanvin con H&M. El tercero es Lady Gaga, cantante más conocida por sus diseños que por sus canciones, pero que también han destacado en las listas más famosas del panorama musical.




La hemos visto vestida de árbol de Navidad por el diseñador Franceso Scognamiglio en los Brit Awards el pasado mes de febrero, vestida con filetes de ternera diseño creado por Reiss Issa, una de las marcas favoritas de Kate Middelton (extraña coincidencia) y que ganó el título al vestido más icónico del año.

Para la gira Monster Ball, Giorgio Armani fue el encargado de diseñar los vestidos para la cantante, entre ellos destacan un body de hombros muy pronunciados bordado de diamantes, uno multicolor, un vestido geométrico con espejos en las puntas y una gabardina de charol.



A todo esto, pienso que Lady gaga sólamente es un producto comercial porque vende más por su imagen que por sus canciones, aunque hayan sido de las primeras de los ránkings. Pero yo acostumbro a compararla con Maddona en sus comienzos, posiblemente muchos no estén de acuerdo pero de momento está siguiendo los mismos pasos. Maddona escojió a D&G para el diseño de sus vestidos en una de sus giras. Lady Gaga viste estrafalariamente como Maddona en los ’80 a su modo, ya que los tiempos cambian. Las dos revolucionaron el mundo de la música y el diseño. 


Gemma Grau.

27 dic. 2010

Va de felinos

¿Qué tendrá el estampado de leopardo que temporada tras temporada se convierte en "la tendencia" por excelencia independientemente del estilo, clase o profesión de quien la vista?
Zapatos, fulares, sombreros o bolsos para los outfits femeninos más discretos, y para las más atrevidas, medias, vestidos e incluso chaquetas y abrigos. Una apuesta segura para lograr un look estiloso y sofisticado, aunque también, para uno más casual y desenfadado, que se ha ido renovando año tras año sin quedarse caduco. 
Personalmente, aún conservo y calzo unas bailarinas Mascaró con ese estampado, compradas en otoño de 2004.
“Lo que he andado yo con ellas!!”
De la mano de marcas mundialmente conocidas y lujosas como Louis Vuitton, Jimmy Choo, Gucci o Dolce & Gabbana, asequibles solo para las buenas y cargadas carteras, hasta las versiones low cost que llegan de la mando de Zara, Mango o Primark, el estampado de leopardo llegó; en todas sus versiones; para quedarse, convirtiendo en una auténtica jungla fashionista nuestras calles y ciudades. 


Colección crucero Dior 2009


El estampado felino en todas sus versiones y colores


Christian Loubotin


Zara

Las más jovencitas sucumbieron a esta tendencia, pero también sus madres y, en algunos casos extremos, incluso sus abuelas. El leopardo llenó los armarios de adolescentes, universitarias, trabajadoras y vividoras, vistiendo desde los looks más hippies e incluso descuidados, hasta los más curosos y sofisticados, pasando por las versiones intermedias, con estilos más casual.
Para el día a día, o para asistir a una fiesta. Este estampado no falla.
Pero no solo las mujeres son las mayores fans del print, y es que en el guardarropa masculino ya se empiezan a notar los colores y estampados felinos. 


Gucci

Úrsula Mascaró


Christian Loubotin


Givenchy

Los zapatos son en complemento estrella donde plasmar el leopardo, y aunque por el momento, las prendas de vestir de estampado felino se reservan sólo para las grandes firmas, seguro que éste no tardará en llegar a los escaparates de Zara, democratizando así el estampado de leopardo entre el sector masculino. 

Laura Rotger

26 dic. 2010

El mito de Karl


 
El polifacético Karl Lagerfeld ha sido el escogido para el 2011. Siguiendo el estudiadísimo proceso de selección para la producción del calendario con más éxito del año, Pirelli vuelve a estar a la altura. Figuras de la talla de Demarchelier, Beard o Richardson han colaborado para que, a día de hoy, el calendario tenga un importante peso en el mundo de la moda y sea conocido a nivel mundial. En esta ocasión, ya en su 38ª edición, el calendario ha sido presentado en el teatro Stanislavsky and Nemirovich- Danchenko de Moscú, un gran referente para el país, escenario de importantes obras y ballets.






La verdad es que no se esperaba que nos defraudaran, al contrario, el diseñador, artista, estilista, fotógrafo... y así hasta no acabar nunca, vuelve a dar este plus de sofisticación que caracteriza a Pirelli.
En 2010 Terry Richardson nos regalaba otro de sus sensuales y provocativos trabajos. Una magnífica sesión de fotos ambientada en Brasil, con modelos como Ana Beatriz Barros, del mismo país, pasando por Lily Cole, o la mismísima Miranda Kerr, todas ligeras de ropa, en su estado más puro, sin apenas ser retocadas.
El calendario ha sido en muchas ocasiones tema de debate. Se ha cuestionado si sus trabajos seguían una línea simplemente artística o si tendían a lo erótico o pornográfico. Ante esta polémica, a la que Richardson se anticipó respondiendo “¿El desnudo sí escandaliza y la guerra no?“, Lagerfeld nos presenta “Mithology”, un viaje a la cultura grecorromana (una de sus grandes pasiones). Un viaje a través de fotos en blanco y negro que tienen como objetivo principal realzar el juego de luces y la tridimensionalidad conseguidos a partir de sus estilismos. Los 24 escogidos, entre ellos quince modelos femeninas, cinco masculinos y la mismísima Julianne Moore, reencarnan a héroes y mitos de la época clásica. En todos ellos, Lagerfeld ha querido transmitir los cánones artísticos de la época. Los brillos de las piezas doradas junto a las hojas o los frutos que remiten a la naturaleza, pero sobretodo el desnudo que muestra el diseñador, son una retrospección hacia una época dedicada al culto al cuerpo.



Otro trabajo fotográfico que se suma al de Demarchelier, Beard o Richardson, un reclamo al culto y a la belleza del cuerpo humano que nos recuerda otro año más el savoir-faire que se esconde detrás de Pirelli.

Núria Martí Casanova

22 dic. 2010

Vaticinios y personalidades múltiples.



Vivo en los inviernos de 2011. Con esto quiero decir que ya he dejado de pensar en lo que será tendencia el verano que viene y he pasado a pensar en qué llevaremos dentro de un año exactamente. No tengo complejo de profeta; son las visionarias colecciones Pre-Fall 2011 de Nueva York.

He decidido llamarlo “inviernos” (en plural) porque se me ha despertado un alter ego de las sombras que no conocía y he entrado en un debate constante sobre dos de las tendencias que han sido recurrentes, y totalmente opuestas a la vez, estos últimos días. Me gustan por igual, no sabría con cuál quedarme, así que he decidido dividir en dos la pre-temporada: una parte para mi alter ego y otra para mi, fin del problema.

¿Me puede atraer por igual el minimalismo americano de Francisco Costa para Calvin Klein y el excesivo barroquismo bizantino de Karl Lagerfeld para Chanel? ¿Me pueden parecer igual de interesantes las propuestas inspiradas en los 90 y las inspiradas en los 70? La respuesta es claramente un sí. Rotundo. O tengo un trastorno de personalidad múltiple.

Vistas todas las colecciones Pre-Fall 2011 hasta hoy puedo decir que hay dos corrientes claramente opuestas que se han visto las caras hasta en las mismas colecciones, como se da en el caso de Preen.
Preen por ejemplo, presenta una sencilla prenda oversize en color nude con grandes bolsillos, un poco monjil, y a su vez, unos amplios, maravillosos y sedosos vestidos de flores que invitan a revivir Woodstock en pleno S.XXI.


 

Preen. Pre-Fall 2011.
Preen. Pre-fall 2011.

Por un lado encontramos la sencillez de los 90 en las líneas depuradas y limpias de Calvin Klein o Thakoon, la asimetría y la paleta de colores neutros en Doo-Ri Chung o Helmut Lang junto con la delicadeza de la muselina o la organza de J. Mendel que conforman la silueta de la simplicidad más trabajada. La geometría, los juegos de superposiciones y transparencias, los drapeados o los looks monocromáticos como los del 3.1 Phillip Lim, marcan una de las tendencias más destacadas de este año y continuará durante todo el invierno que viene, lo he visto.

Calvin Klein. Pre-fall 2011.

Doo.Ri. Pre-Fall 2011.

Helmut Lang. Pre-Fall 2011.

J.Mendel. Pre-Fall 2011.

3.1 Phillip Lim. Pre-Fall 2011.

 Lo divertido viene ahora, cuando en el futuro se vislumbra a su vez el exceso de los 70, que se apodera de las pasarelas y entre campana y campana se abren paso el leopardo y los grandes abrigos de piel de Zac Posen que cubren todo el cuerpo , los colores casi eléctricos de Erdem y su jumpsuit, la psicodélica mezcla de naranjas, blancos y negros de Thakoon o los looks bohemios, sobrecargados de oro y ornamentos de Chanel.
Zac Posen. Pre-Fall 2011.

Erdem. Pre-fall 2011.

Thakoon. Pre-fall 2011.
Chanel. Pre-fall 2011.

Sin duda, una de las colecciones más representativas de este estilo ha sido la de Tory Burch caracterizada por una mezcla de texturas, prints florales y colores en casi todos sus estilismos, se respira un aire setentero en cada una de las piezas.

Tory Burch. Pre-fall 2011.

Propuestas diametralmente opuestas e igualmente sublimes. 
¿Vosotras también sois 50% 90s y 50% 70s?
 
Helena Guerrero